domingo 12 de julio de 2020
Deportes | Italia | Champions League | España

Crecen las chances para que Lisboa sea la sede de la final de la Champions League

Estambul, donde en un mundo sin coronavirus ya se debería haber definido el certamen, está a punto de bajar su candidatura y la capital de Portugal asoma como la sede más viable para los dirigentes de la UEFA.

La ciudad de Lisboa asoma como gran candidata para reemplazar a Estambul, Turquía, como sede de la final de la suspendida Liga de Campeones 2019/2020 que organiza la UEFA, a causa de la pandemia de coronavirus, y que podría jugarse el próximo 29 de agosto.

Leer más► Fútbol durante la pandemia: en Italia piensan la vuelta a la actividad con público reducido

La capital turca está a punto de renunciar por temas económicos, se iba a jugar allí el pasado 30 de mayo en el Ataturk Stadium, por lo que el estadio Da Luz de Lisboa es favorito para albergar la final del certamen europeo de clubes, por sobre Munich o Madrid, informó el diario catalán Mundo Deportivo.

La Champions League tiene pendientes cuatro partidos desquite por los octavos de final, ocho de cuartos, cuatro de semifinales y la final, un total de 17 encuentros.

Los cuatro equipos clasificados son Atlético de Madrid (España), Atalanta (Italia), Lepizig (Alemania) y París Saint Germain (Francia). Los otro cuatro clasificados surgirán de Manchester City (Inglaterra)-Real Madrid (España) ida 2-1 del City, Bayern Munich (Alemania)-Chelsea (Inglaterra) ida 3-0 Bayern, Juventus (Italia)-Olympique Lyon (Francia) ida 1-0 Lyon y Barcelona (España)-Nápoli (Italia) ida empate 1-1.

La UEFA decidirá, en la reunión del Comité Ejecutivo, el 17 del actual la fecha de la reanudación de la vieja Liga de Campeones (podría ser el 7 de agosto) y la Europa League (el 5 o 6 del mismo mes).

Es sabido que los clubes no podrán obtener dinero de recaudaciones por la venta de entradas, porque los partidos se jugarán a puertas cerradas, mientras es una incógnita cómo serán las restricciones de vuelos entre países.

Muchos clubes piden jugar los cuartos, semifinales y la final en una sede fija (con buenos campos para jugar y entrenar y logística hotelera) a partido único en el plazo de una semana o 10 días como máximo y así evitar desplazamientos aéreos.

En caso de triunfar dicha propuesta, que disgusta a las cadenas que televisan, la final de la Champions League podía adelantarse una semana y celebrarse el sábado 22 de agosto.

No obstante, no sería fácil tampoco compaginar la competición con la Europa League, a la que restaría repercusión mediática en caso de coincidir la misma semana la Final Eight (definición entre ocho equipos) o la Final Four (cuatro equipos).