martes 17 de mayo de 2022
Ciencia | NASA |

Por qué se desintegró el Columbia y por qué no pudieron repararlo antes de su regreso

El sábado 1 de febrero del 2003, la última tragedia espacial conmovía al mundo. El transbordador Columbia se desintegraba en la atmósfera con sus siete tripulantes a bordo, a sólo 15 minutos de tocar tierra firme. La Nasa no pudo hacer nada para impedirlo.

El desastre ocurrido cuando la misión STS 107 del Columbia regresaba a la Tierra comenzó a minutos de su lanzamiento. La nave despegó hacia su órbita para una misión científica que duró 15 días. Durante el despegue sucedió algo que la Nasa consideraba normal en todas sus misiones, pero esta vez, sería fatal.

El especialista en vuelos espaciales, Diego Córdova, explicó a Aire Digital cómo fue la desintegración del Columbia y por qué la Nasa no pudo hacer nada para advertirlo y repararlo.

Leer más ► El experimento con el que la Nasa demostró que podemos rejuvenecer en el espacio

A 60 kilómetros de la Tierra, sobre el cielo de Texas, el transbordador realizaba su camino de regreso. Sin embargo, nunca lo logró. Según explicó el historiador argentino, que investigó con datos de primera mano las misiones espaciales de la agencia espacial estadounidense, cuando se realizó la investigación del accidente que acabó con la vida de siete astronautas y sentenció al Columbia, se estudiaron las fotos de todos los ángulos y se evidenció la falla, que tuvo origen durante el lanzamiento, quince días antes.

03 COLUMBIA.jpg
Los miembros de la tripulación STS-107, junto con Stephanie Turner (centro) de la Alianza Espacial Unida (EE. UU.). Foto: Nasa.

Los miembros de la tripulación STS-107, junto con Stephanie Turner (centro) de la Alianza Espacial Unida (EE. UU.). Foto: Nasa.

El tanque naranja de combustible, al igual que el de todos los transbordadores, estaba cubierto de una goma espuma muy porosa. “Los días previos al lanzamiento, la nave estaba puesta a la intemperie, había llovido y ese agua quedó almacenada en los poros de la goma espuma. Los posteriores días de frío (porque en febrero en Estados Unidos es invierno) solidificaron el agua”, contó Córdova.

05 COLUMBIA.jpg
El astronauta David M. Brown (izquierda), el especialista de misión STS-107 y el especialista en carga útil Ilan Ramon son fotografiados cerca de un avión de entrenamiento T-38 en Ellington Field cerca del Centro Espacial Johnson ( JSC). Ramon representa a la Agencia Espacial Israelí. Julio del 2002. Foto: Nasa.

El astronauta David M. Brown (izquierda), el especialista de misión STS-107 y el especialista en carga útil Ilan Ramon son fotografiados cerca de un avión de entrenamiento T-38 en Ellington Field cerca del Centro Espacial Johnson ( JSC). Ramon representa a la Agencia Espacial Israelí. Julio del 2002. Foto: Nasa.

Cuando despegó el transbordador Columbia ese día, varios trozos de esa goma espuma se desprendieron, algo que era muy común. Sin embargo, “esta vez la goma espuma con el agua solidificada había adquirido la solidez de una piedra y a la velocidad con la que se desprendió durante el lanzamiento fue un proyectil directo que pegó en el borde del ala izquierda”, explicó el especialista y aclaró que “fue el gran error de la Nasa”, naturalizar esos desprendimientos.

Leer más ► Los detalles sobre la Teoría de Cuerdas, las diez dimensiones y los infinitos Universos que predice

En ese borde, así como en la panza del transbordador, unas lozas térmicas protegían al transbordador de los 1.500 grados Celsius de temperatura de la atmósfera para que no se desintegrase durante el regreso. “Ese trozo de goma espuma había hecho un agujero importante en el ala izquierda del transbordador. Después de eso, no pasó más nada, el vuelo siguió con normalidad. Incluso los astronautas pudieron transmitir fotos y algunos datos científicos en esa misión”, explicó el entrevistado.

Los días previos al lanzamiento, la nave estaba puesta a la intemperie, había llovido y ese agua quedó almacenada en los poros de la goma espuma. Los posteriores días de frío (porque en febrero en Estados Unidos es invierno) solidificaron el agua”, contó Córdova.

transbordador espacial
Modelo de un transbordador espacial. Foto: Nasa.

Modelo de un transbordador espacial. Foto: Nasa.

Cuando el Columbia reingresó en la atmósfera, gran parte de ese aire caliente se introdujo por el orificio provocado días antes. Según aclaró Córdova “eso empezó a hacer tambalear al transbordador, que perdió su aerodinámica”. Así, la nave comenzó a incendiarse y acabó desintegrándose.

¿Se pudo haber evitado la tragedia? ¿Por qué no fueron a la Estación Espacial a pedir ayuda? La EEI estaba habitada de forma permanente desde hacía tres años, sin embargo no era una opción en ese viaje. “Los astronautas del Columbia no habrían podido llegar a la EEI porque estaban en una órbita completamente distinta”, contó Córdova. “No tenían ni el combustible ni la manera de llegar ahí porque no llevaban el aro adaptador para acoplarse ya que no era una misión destinada a la EEI”.

04 COLUMBIA.jpg
Rick D. Husband (derecha), David M. Brown y Laurel B. Clark junto con Ilan Ramon, participan en una sesión de capacitación sobre equipos de cámaras en el Centro Espacial Johnson (JSC). Foto: Nasa.

Rick D. Husband (derecha), David M. Brown y Laurel B. Clark junto con Ilan Ramon, participan en una sesión de capacitación sobre equipos de cámaras en el Centro Espacial Johnson (JSC). Foto: Nasa.

De haber identificado el problema, ¿por qué no habrían podido salir a reparar el orificio? “Los astronautas no tenían los trajes para realizar una actividad extra vehicular porque no había caminatas espaciales programadas para ese vuelo”, dijo el investigador y agregó que “tampoco contaban con los elementos para poder sellar ese orificio ni tenían un extensor en donde se enganchara algún astronauta para poder llegar hasta la zona dañada”.

Leer más ► Hace 17 años, el Columbia se desintegraba y ponía fin a las tragedias espaciales

Tras el accidente del Columbia, cuando se reiniciaron los vuelos dos años después, la Nasa realizó ensayos con materiales en base a epoxi para sellar las naves e incorporaron un brazo extensor con una prótesis de alargue que le permitiese a los astronautas poder llegar a zonas especiales. En su extremo se fijó una cámara donde una vez lanzado el transbordador, se escaneaba todo el área del vientre del transbordador y de las alas, en busca de posibles daños.

14 COLUMBIA.jpg
La luna es visible desde una cámara digital a bordo del transbordador espacial Columbia. 26 de enero del 2003. Foto: Nasa.

La luna es visible desde una cámara digital a bordo del transbordador espacial Columbia. 26 de enero del 2003. Foto: Nasa.

La desintegración del Columbia fue la última tragedia espacial.

Temas