sábado 11 de julio de 2020
Ciencia | Astronomía | Universo | Vía Láctea

Detectaron la primera ráfaga de radio en la Vía Láctea, un misterio del Universo

La primera ráfaga de radio rápida detectada en nuestra galaxia proviene de una estrella magnetizada y podría ayudar a explicar estos enigmas cósmicos. La investigación fue publicada en la revista Nature.

Durante una fracción de segundo a fines de abril, una estrella hipermagnetizada en la Vía Láctea disparó repentinamente energía de radio. Ahora los científicos dicen que este repentino y extraño problema podría ayudar a explicar uno de los mayores acertijos de la astronomía: qué impulsa a los cientos de otras misteriosas ráfagas de radio rápidas (FRB) que se han detectado mucho más lejos en el Universo.

La estrella, conocida como SGR 1935 + 2154, es una magnetar*, una ascua densa y giratoria que queda después de una supernova y envuelta en intensos campos magnéticos. Muchos astrónomos piensan que las ráfagas rápidas de radio, breves pero potentes destellos cósmicos que se encienden por solo milisegundos, provienen de magnetares, pero no han podido mostrar el enlace.

Los documentos preliminares que describen la explosión, que es la primera que se detecta en la Vía Láctea, inundaron el servidor de preimpresión arXiv en los últimos días.

tierra rayos
Los científicos estudian las misteriosas ráfagas rápidas de radio que recibe constantemente la Tierra. ¿Qué son?

Los científicos estudian las misteriosas ráfagas rápidas de radio que recibe constantemente la Tierra. ¿Qué son?

Leer más ► Llegan señales desde el espacio que son un misterio para la astronomía: ¿qué dicen los científicos?

Hasta ahora, la explosión de radio rápida conocida más cercana ocurrió a unos 150 millones de parsecs (490 millones de años luz) de la Tierra. Este magnetar se encuentra en nuestra galaxia, a solo 10.000 parsecs de distancia, lo que lo hace lo suficientemente cerca como para que los astrónomos tengan una gran vista mientras chisporrotea con la actividad. Los científicos creen que es una oportunidad fantástica para conocer al menos una de las fuentes que podrían estar causando FRB.

Los científicos creen que es una oportunidad fantástica para conocer al menos una de las fuentes que podrían estar causando FRB.

Un espectáculo

Todo comenzó el 27 de abril, cuando los satélites, incluido el Observatorio Swift Neil Gehrels de la Nasa, detectaron rayos γ que fluían desde SGR 1935 + 2154. La estrella es uno de los cerca de 30 magnetares conocidos en la Vía Láctea; estos ocasionalmente pasan por períodos de actividad durante los cuales emiten radiación a diferentes longitudes de onda. Al día siguiente, el radiotelescopio del Experimento de Mapeo de Intensidad de Hidrógeno Canadiense (CHIME) en Penticton, Canadá, detectó un enorme destello de radio a un lado de su campo de visión, desde el lugar en el cielo donde se encontraba el magnetar.

El equipo de CHIME esperaba recoger las emisiones de radio de SGR 1935 + 2154. Pero esperaban débiles pulsos de radio. En cambio, se obtuvo algo mucho más emocionante.

Leer más ► La respuesta de un astronauta de la Nasa a los terraplanistas

Un segundo equipo de investigación se hizo aún más afortunado al captar la intensa explosión de lleno. El radiotelescopio STARE2 está hecho de antenas de baja tecnología, cada una de ellas con un tubo de metal con dos moldes de torta, en dos ubicaciones en California y una en Utah. STARE2 estuvo observando el cielo desde el año pasado, con la esperanza de atrapar algo parecido a una rápida explosión de radio en la Vía Láctea. El 28 de abril, hizo exactamente eso, detectando el mismo pulso de radio que CHIME vio. Los científicos no podían creer que fuera real.

El destello más brillante jamás visto desde una magnetar

Así lo definen los científicos. El destello de radio es, con mucho, el más brillante jamás visto desde una magnetar en la Vía Láctea, y podría ofrecer pistas sobre las causas de las rápidas ráfagas de radio que se ven en otras partes del Universo.

Debido a que los magnetares giran rápidamente y tienen poderosos campos magnéticos, tienen enormes reservas de energía que pueden producir explosiones. Una idea sobre la fuente de estos estallidos es que algo que ocurre dentro del magnetar, como un "terremoto estelar", análogo a un terremoto, podría romper su superficie y liberar energía. Otra posibilidad es que el entorno altamente magnetizado alrededor del magnetar de alguna manera produzca la explosión.

Leer más ► El campo magnético de la Tierra se está debilitando y desconcierta a los geofísicos

Los astrónomos podrían reducir estas posibilidades al estudiar tanto la ráfaga de radio de SGR 1935 + 2154 como las explosiones en otras longitudes de onda de luz que ocurrieron simultáneamente, dice Laura Spitler, astrónoma del Instituto Max Planck de Radioastronomía en Bonn, Alemania. Varios satélites detectaron ráfagas de rayos X desde el magnetar aproximadamente al mismo tiempo que la emisión de radio. Es la primera vez que los astrónomos detectan estas señales en otras longitudes de onda; verlos fue posible solo porque el magnetar está muy cerca de la Tierra.

universo tierra cielo
Todo el tiempo, la Tierra recibe señales desde el Universo, que son un misterio para la astronomía.

Todo el tiempo, la Tierra recibe señales desde el Universo, que son un misterio para la astronomía.

Pero quedan algunos misterios. Por un lado, la explosión del 28 de abril fue aproximadamente 1.000 veces menos enérgica que las rápidas ráfagas de radio vistas en galaxias distantes. Y algunas ráfagas distantes se repiten a intervalos que no pueden explicarse fácilmente como provenientes de un magnetar. Quizás algunas, pero no todas, las ráfagas rápidas de radio provienen de magnetares.

Leer más ► Científicos capturaron el nacimiento de un planeta del espacio interestelar

Los astrónomos todavía quieren recolectar tantos ejemplos de ráfagas de radio rápidas como puedan, tanto cerca como lejos. Recientemente, los científicos comenzaron a usar esa información para mapear la distribución de la materia en el Universo.

*Un magnetar o magnetoestrella es un tipo de estrella de neutrones alimentada con un campo magnético extremadamente fuerte.

FUENTE: Nature