lunes 6 de julio de 2020
Ciencia | Astronomía | Universo |

Cada vez más luces cierran la ventana que da al Universo

Argentina tiene uno de los cielos más limpios del mundo del lado de la cordillera. Sin embargo, la demanda de luz en el desarrollo de las ciudades está impidiendo que el cielo, un histórico aliado de la civilización, continúe revelando a simple vista las maravillas que ofrece. De a poco, la ventana que da al Universo se está cerrando.

“El cielo es una herencia común y universal. La contemplación del firmamento ha sustentado a lo largo de la historia muchos de los avances científicos y técnicos que definen el progreso. La calidad del cielo nocturno y el acceso a la luz de las estrellas y de cuantos objetos llenan el universo, se está deteriorando en muchas zonas. Su contemplación se hace cada vez más difícil…”, escribió la Unesco en el 2007, cuando declaró al cielo nocturno Patrimonio Intangible de la Humanidad. Y remarcó el derecho de las generaciones futuras a “observar el cielo estrellado”.

Desde el inicio de la historia de la humanidad, las civilizaciones mantuvieron una relación directa con el cielo para desarrollarse. Pero con el paso del tiempo, todo cambió. Hoy en día son muy pocas las personas que se interesan por preservar el cielo y reflexionar sobre el problema de la contaminación que generan las luces artificiales mal administradas. Proteger los cielos nocturnos de la intrusión de estos tipos de luz beneficioso para la ciencia, la cultura, la educación, el medio ambiente, la salud y la gestión responsable de los recursos energéticos.

Leer más ► Llegan señales desde el espacio que son un misterio para la astronomía

Argentina tiene uno de los mejores cielos del mundo en la región de Cuyo. La localidad de Barreal, en San Juan, ubicada a 1.500 metros sobre el nivel del mar, en el departamento de Calingasta, es un pueblo con pocas luces, muy poco viento y sin nubes casi 300 noches al año, por lo que sus condiciones son óptimas para detectar estrellas. En el 2019, la provincia fue elegida entre las mejores cinco del mundo por un reconocido sitio de turismo para mirar al cielo y el eclipse de julio permitió a los científicos del planeta avanzar en investigaciones sobre el cosmos. Barreal mantiene abierta una ventana al Universo protegiéndola con una norma.

Argentina tiene uno de los mejores cielos del mundo en la región de Cuyo.

luminica 05
Observatorio El Leoncito, en Barreal (San Juan).

Observatorio El Leoncito, en Barreal (San Juan).

En Mendoza pasa algo similar. El 14 de abril del 2005 se sancionó una ordenanza que protege el cielo argentino de la localidad de Malargüe, a los pies de la cordillera. Es la única ordenanza que hay en el país de contaminación lumínica que contempla un departamento. Así lo confirmó a Aire Digital Andrés Risi, extrabajador del Observatorio De Rayos Cósmicos Pierre Auger y actual concejal. En la ciudad, una espectacular pirámide azul alberga la sala de proyección del Planetario de Malargüe, el primero del país.

El 14 de abril del 2005 se sancionó una ordenanza que protege el cielo argentino de la localidad de Malargüe, a los pies de la cordillera. Es la única ordenanza que hay en el país de contaminación lumínica que contempla un departamento.

“Con la astrónoma Beatriz García armamos una ordenanza en el 2005 y logramos aprobarla. Usamos varias ordenanzas de base, como una que hay en Rosario, pero que está a modo de sugerencia”, contó Risi. “En ese momento, la disputa en Malargüe era con la luminaria de mercurio. Se sacaron las de mercurio que eran de 500 vatios y se pusieron las amarillas de sodio, a baja presión, de 250 vatios, con la protección necesaria para que no contamine. Con eso cambiaron todas las luminarias del pueblo y se redujo un montón la contaminación lumínica”, explicó.

El control lumínico

Con el avance de los años, llegaron las luces led que, si bien son de bajo consumo, cuando no se hace una correcta instalación que contemple el cuidado de la energía, contaminan y afectan a la vida de las personas y los animales. Una luz que no apunta hacia abajo, ilumina hacia arriba y no es necesario. El cielo tiene luz propia. Ahora, el estudio de la luminaria en las ciudades presenta un nuevo desafío a estudiar.

luminica 03
Normas básicas de utilización del alumbrado.

Normas básicas de utilización del alumbrado.

Las decisiones de la región de Cuyo se fueron replicando en otras regiones del país, con intentos por avanzar en el cuidado de la energía y el ambiente. “Se contactaron desde La Plata y desde Córdoba, pero no sé si prosperaron”, dijo el astrónomo.

Leer más ► La maestra que iba a dar una clase desde el espacio, pero murió en el fatídico despegue

Desde el Observatorio Astronómico de Córdoba, explicaron a Aire Digital que durante el 2019 hubo algunos interesados en avanzar con el tema del control lumínico, pero no prosperó. Además, hubo algunos proyectos de la Universidad Nacional de Córdoba para avanzar sobre la problemática. “Un concejal se contactó por la página de consultas del observatorio preguntando si conocíamos alguna legislación que estuviera funcionando para disminuir la contaminación lumínica. Le enviamos el material que es público de las Canarias, que fueron precursores en este tema, y le mencionamos las legislaciones de la Serena (chile) y Malargüe (Mendoza)”, dijo la Dra. Eugenia Díaz. “Desde el observatorio, que depende de la UNC, hemos hecho en el pasado campañas de concientización sobre contaminación lumínica, incluyendo mediciones de la calidad del cielo de la ciudad en el año 2012”, agregó.

Leer más ► El santafesino que trabaja en el reactor nuclear más potente del mundo

En Santa Fe, el director del Observatorio Astronómico y Museo del Espacio (CODE), Jorge Coghlan dijo que lo recomendable para tener una ciudad correctamente iluminada, respetando la protección del cielo, es que se haga con “pantallas que apunten hacia abajo”. “En la costanera, a nosotros las luminarias de led nos han destruido la posibilidad de observar con transparencia el cielo. También contamina mucho la iluminación decorativa, por ejemplo, para iluminar árboles. Hay que iluminar en donde haga falta, cuando haga falta”, dijo el astrónomo. Sin embargo, el problema entre la necesidad de alumbrar los rincones de la ciudad como medida de prevención por la inseguridad, choca con la problemática de la polución lumínica. “Es un problema bastante complejo”, reconoció Coghlan.

“En la costanera, a nosotros las luminarias de led nos han destruido la posibilidad de observar con transparencia el cielo. También contamina mucho la iluminación decorativa, por ejemplo, para iluminar árboles. Hay que iluminar en donde haga falta, cuando haga falta”, dijo Coghlan. “En la costanera, a nosotros las luminarias de led nos han destruido la posibilidad de observar con transparencia el cielo. También contamina mucho la iluminación decorativa, por ejemplo, para iluminar árboles. Hay que iluminar en donde haga falta, cuando haga falta”, dijo Coghlan.

luminica costanera noche santa fe 01
La costanera de la ciudad de Santa Fe de noche.

La costanera de la ciudad de Santa Fe de noche.

El desarrollo de la ciudad de Rosario, con el Bulevar Oroño y la autopista Santa Fe-Rosario, que tienen una importante iluminación, cambiaron el panorama de la zona. “Perdí el cielo añorado que tenía desde chiquito”, dijo el astrónomo Víctor Buso a Aire Digital. Los astrónomos debieron adaptarse a los cambios en la luminaria de las ciudades con el paso de los años, utilizando filtros para determinada luz. Como las primeras luces colocadas eran de mercurio, crearon filtros para el mercurio que les dejaba el resto del espectro limpio. Luego, al cambiarse por las amarillas de sodio, que emiten en varios lugares del espectro, crearon filtros para las luces de sodio. Todavía había bandas en las que se podía seguir trabajando. Con la instalación de las led, que emiten en todo el espectro, ya no se puede usar ningún filtro. “Estamos bien embromados”, dijo Buso, aunque reconoció que son “bárbaras” como aparatos de iluminación para los ciudadanos.

Muchas personas no logran dormir bien por las luces que llegan a las ventanas de sus dormitorios desde las calles y en algunos puntos de las ciudades en donde se ingresa, los conductores corren riesgo de encandilarse.

Sin embargo, la buena luz a veces juega una mala pasada. No sólo afecta el reloj biológico humano el tener noches excesivamente iluminadas, sino también la rutina de los animales. Por ejemplo, los pájaros en las ciudades no distinguen el día de la noche y se estresan. Muchas personas no pueden dormir bien por las luces que llegan a las ventanas de sus dormitorios desde las calles y en algunos puntos de las ciudades en donde se ingresa, los conductores corren riesgo de encandilarse.

Acercarse más al cielo

No es casualidad que los observatorios astronómicos estén instalados en las montañas. Más abajo, no sólo tienen el lastre de la luz artificial, sino las perturbaciones de la atmósfera. En el norte de Chile, a 5 mil metros sobre el nivel del mar, se ubica el Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter Array), el mayor proyecto astronómico del mundo.

Leer más ► Alyssa Carson hará historia si logra ser la primera mujer en pisar Marte

“En Chile, donde están los grandes observatorios, tienen reglamentos con respecto a la iluminación. Estuve allá en enero del 2019 y los astrónomos me comentaron que hay muchos intereses económicos por encima de la ley, por lo que siguen instalando faroles. Menos mal que los telescopios están bastante alejados en las montañas y aunque por ahí las luces molestan, siguen teniendo buenos cielos. Además, están en grandes alturas, por encima de los 3 mil metros”, contó el rosarino. Los astrónomos de ALMA no pueden permanecer mucho tiempo arriba porque la altura afecta a su salud.

luminica 04 alma
El Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter Array) es el mayor proyecto astronómico del mundo hasta el momento y se ubica al norte de Chile.

El Observatorio ALMA (Atacama Large Millimeter Array) es el mayor proyecto astronómico del mundo hasta el momento y se ubica al norte de Chile.

La Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile, país con uno de los cielos más limpios del mundo, sostiene que “se ha descubierto que la exposición a la luz artificial durante la noche trae consecuencias negativas para la fisiología humana y animal”. Según explicó a Aire Digital la experta en observaciones y residente del Observatorio Docente de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Daniela Fernández, controlar la luminaria “también trae beneficios en lo económico, porque se está ahorrando energía, y además estamos ayudando a las personas porque en la noche si dormimos con luz no producimos melatonina, dormimos mal y después trabajamos mal”.

Leer más ► El científico argentino que halló cerca de Júpiter un elemento esencial

Pero, aunque no es un tema prioritario en la agenda de los ambientalistas, muchos países trabajan en conjunto para proteger sus cielos. “Antofagasta tiene un decreto hace mucho tiempo y adapta la ciudad a la disminución de la contaminación lumínica para proteger el cielo y potencial los observatorios. Una característica súper visible que se ve en estas ciudades es que los faroles de la luz son de luz más tenue y apuntan hacia el piso. No como los faroles que apuntan 360° y la única luz que te sirve es la que apunta al suelo”, remarcó. En consonancia con lo que explicó Buso, la chilena dijo que “en Santiago hay varias restricciones que no se cumplen, como las luces led, que alteran nuestro ciclo de vida”, contó.

luminica 01
La Vía Láctea.

La Vía Láctea.

“Cuando instalamos un observatorio científico tratamos de hacerlo en un lugar que esté alejado de la contaminación de las ciudades y que esté lo más alto posible sobre la capa de nubes, para tener la mayor cantidad de noches despejadas en el año”, dijo.

Conocer el “barrio” de la Tierra

Con una noche despejada y un cielo cuidado, se pueden contemplar a simple vista las maravillas del Universo y entender en dónde estamos parados.

“En un lugar con un buen cielo despejado y oscuro podemos ver millones de estrellas, incluso podríamos llegar a ver nuestra galaxia. En cielos oscuros, alejados de una ciudad, sientes que el cielo se te viene encima porque son millones de estrellas juntas. Ves este camino de leche, la Vía Láctea, la mancha blanca que cruza todo el cielo. Y puedes ver regiones más oscuras, regiones más claras y los colores. Es impresionante”, reveló Daniela Fernández a Aire Digital. Las futuras generaciones, como declaró la Unesco, tienen derecho a poder contemplar el “barrio” de la Tierra, que es el soporte de la historia de la humanidad.

luminica 02
La Vía Láctea.

La Vía Láctea.