sábado 19 de septiembre de 2020
Ciencia | Científicos | Francia | China

Nicolás, el santafesino que trabaja en la construcción del reactor nuclear más potente del mundo

Nicolás Schiliuk es un científico santafesino que participa de la construcción de un reactor nuclear que logrará energía de fusión a una temperatura diez veces más caliente que la del Sol. El proyecto busca demostrar que este tipo de energía es viable y que puede ser utilizada en el futuro para reemplazar las formas de energía actuales "y al mismo tiempo tener una energía inagotable, segura y limpia".

Nicolás Schiliuk participa de un proyecto que hará historia en el mundo. En el 2017 quedó seleccionado para formar parte del desarrollo del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (Iter) más potente del planeta. Con un millón de componentes y diez millones de partes, el reactor ocupará su lugar en la historia como el primer dispositivo de fusión para crear energía neta. Y allí dejará su nombre Nicolás, el santafesino que dio sus primeros pasos en la escuela Sarmiento y en el colegio La Salle Jobson, antes de irse a vivir a Europa por cuestiones familiares.

Este joven ingeniero nació en la ciudad de Santa Fe y en 1998 se trasladó a los Países Bajos, donde cursó la secundaria en la Escuela Internacional de La Haya. Un test vocacional (sumado a que sus padres son ingenieros químicos) lo orientó a formarse en ciencias exactas y alcanzar su primer título como Ingeniero Aeroespacial en la Universidad Técnica de Deft, que completó con un Máster en la misma disciplina. Las matemáticas no fueron un problema para él, ya que siempre le resultaron “fáciles” y le interesaron. ¿Por qué Ingeniería Aeroespacial? Porque “es una ingeniería que toca muchos campos de las ingenierías y los proyectos aeroespaciales siempre son multidisciplinarios, como todo lo que es nuclear”, explicó Nicolás en exclusiva para Aire Digital.

Nicolas Schiliuk_MG_2655-MTH-1200.jpg
“La humanidad tiene un problema con la energía. Cada vez somos más personas viviendo en el mundo y consumiendo energía. Tenemos que desprendernos de esta dependencia con los fósiles

“La humanidad tiene un problema con la energía. Cada vez somos más personas viviendo en el mundo y consumiendo energía. Tenemos que desprendernos de esta dependencia con los fósiles", dijo Nicolás Schiliuk a Aire Digital.

En el 2010, el científico regresó a Argentina para formar parte del equipo de trabajo encomendado por la Autoridad Regulatoria Nuclear Argentina (ARN), en el Centro de Investigación de Métodos Computacionales (Cimec) y el Conicet. Allí se dedicó a los estudios de seguridad nuclear, desempeñándose en el área termo hidráulica de las centrales nucleares Atucha II y Embalse.

Nicolás recuerda este trabajo como una etapa en la que aprendió mucho, y que le abrió las puertas para llegar a donde está hoy. Tras un proceso de selección, que buscaba por sobre todo experiencia práctica, fue elegido para formar parte del equipo del proyecto Iter, junto a científicos de la comunidad europea, de Japón, China, Corea del Sur, Rusia, India y Estados Unidos.

Así, en el 2017 se trasladó al sur de Francia junto a su esposa y su hija, a una localidad llamada Aix-en-Provence, que se encuentra a 40 kilómetros de la construcción del reactor. Hoy trabaja en el Departamento de Ingeniería del proyecto.

ITER03
Las instalaciones del Iter.

Las instalaciones del Iter.

“La humanidad tiene un problema con la energía. Cada vez somos más personas viviendo en el mundo, más personas consumiendo energía y todas las fuentes de energía que estamos explotando hoy en día son viables hasta cierto punto. La humanidad tiene que plantearse salir, desprenderse de esta dependencia con los fósiles que tenemos. Hoy en día, la mayor parte de la energía que consumimos proviene de una reacción química de los fósiles”, explicó el ingeniero.

“Una buena alternativa puede ser la energía nuclear. Cuando hablamos de energía nuclear hoy en día generalmente se habla de fisión, que es una forma de generar energía nuclear, que es como se genera electricidad en reactores como Atucha I, Atucha II, Embalse, y todos los reactores de potencia que hay en el mundo”, agregó.

Pero la energía de fisión tiene sus problemas: utiliza combustible radioactivo, que genera desechos radioactivos (por lo que hay que tener precauciones) y al mismo tiempo no es inagotable. El combustible de uranio está en la Tierra pero hay una cantidad limitada.

Leer más ► Alyssa Carson hará historia si logra ser la primera mujer en pisar Marte

“Si pensamos a futuro, los fósiles se van a acabar. La energía de fisión se va a acabar. Entonces, cuando uno piensa a futuro, la energía de fusión nuclear que es la que trabaja Iter, se presenta como el mejor candidato para reemplazar todas estas formas de energía y al mismo tiempo tener una energía inagotable, segura y limpia”, detalló el científico.

ITER01
 Japón, China, Corea del Sur, Rusia, India y Estados Unidos son los países que colaboran con el proyecto Iter.

Japón, China, Corea del Sur, Rusia, India y Estados Unidos son los países que colaboran con el proyecto Iter.

El santafesino se desempeña como responsable técnico del diseño e instalación de un sistema de enfriamiento de seguridad de la planta que, una vez que el proyecto esté en funcionamiento, se va a utilizar en los casos en los que ocurra un accidente.

El reactor más grande y potente de la historia

La construcción del Iter es un salto enorme entre el reactor más grande de fusión del mundo, que se ubica en Inglaterra, y el que se va a construir, que es diez veces más grande.

“Las razones para tomar este salto y por las que no se puede hacer con un solo país es el presupuesto, que es enorme. Para lograr este reactor se necesita mucho dinero y muchas personas involucradas. El presupuesto de Iter es de alrededor de 20 mil millones de dólares hoy en día y es una cifra que puede aumentar”, contó Nicolás.

El reactor de Iter no está pensado para generar electricidad. Se trata de un reactor experimental que busca demostrar que el reactor de fusión —que es la unión entre dos átomos— se puede lograr a gran escala y la energía que eso libera en Iter va a ser mayor que la energía que tiene que ingresar al reactor para que se genere la fusión. “Es algo que nunca se logró en el mundo”, explicó el argentino.

ITER02
El reactor Iter logrará energía de fusión a una temperatura diez veces más caliente que la del Sol.

El reactor Iter logrará energía de fusión a una temperatura diez veces más caliente que la del Sol.

“Para lograr esto se tiene que construir un reactor más grande que los que existen. Es un problema de escalas. La teoría indica que si uno quiere que la fusión funcione, tenemos que construir reactores más grandes. El reactor de Iter tiene un tamaño que jamás se construyó a nivel de fusión”, explicó.

Además, será empalmado en una zona estratégica. Provence está cerca de un puerto, de todos los países europeos y de un gran centro de investigación nuclear francés.

Más caliente que el Sol

Otro de los desafíos del reactor de Iter es técnico: hay muchas cosas que se harán en Iter que nunca antes se hicieron.

“El núcleo del reactor Iter está confinado en un gran espacio que se llama ‘toroide’ (una estructura con forma de anillo), que va a estar internamente al vacío. Este vacío más grande que se va a generar va a ser el vacío más grande del mundo y el de mayor vacío. Ahí se generará la energía, se le va a inyectar un combustible que es hidrógeno. Son isótopos de hidrógeno que es inagotable porque se puede extraer este combustible del mar, o sea que no hay un límite del uso. Y el otro isótopo que se usa es el tritio, que no es un gran impedimento porque se puede elaborar. Entonces, el combustible es infinito y el desafío de Iter es lograr este vacío y luego confinar el plasma. Al plasma hay que calentarlo para lograr la fusión. El gas se inyecta y se calienta. Pero para lograr la fusión, adentro de este reactor hay que lograr que la temperatura del hidrógeno llegue a los 150 millones de grados Celsius”, adelantó el santafesino.

Toroide en construcción. Iter..jpg
Simulación del toroide, que está en construcción. Foto: Iter.

Simulación del toroide, que está en construcción. Foto: Iter.

Y agregó un dato impactante: “No hay nada más caliente en el mundo ni en el Universo que llegue a 150 millones de grados Celsius. El centro del Sol está a 15 millones. Estamos hablando de 10 veces más caliente que el Sol. Vamos a hacer eso en la Tierra y en un lugar chico”. Será un reactor de unos 50 metros cúbicos aproximadamente.

Sol
“No hay nada más caliente en el mundo ni en el Universo que llegue a 150 millones de grados Celsius. El centro del Sol está a 15 millones. Estamos hablando de 10 veces más caliente que el Sol. Vamos a hacer eso en la Tierra y en un lugar chico”, sostuvo Nicolás Schiliuk a Aire Digital.

“No hay nada más caliente en el mundo ni en el Universo que llegue a 150 millones de grados Celsius. El centro del Sol está a 15 millones. Estamos hablando de 10 veces más caliente que el Sol. Vamos a hacer eso en la Tierra y en un lugar chico”, sostuvo Nicolás Schiliuk a Aire Digital.

¿Cuándo encenderán semejante reactor?

Actualmente, los científicos se encuentran trabajando en la primera etapa, denominada “Primer Plasma”, que concluirá en el 2025. Es la primera meta de los equipos de trabajo. El reactor se encenderá por primera vez en ese año pero no se generará la fusión. Solamente se calentará el reactor para poder llegar al plasma y poder empezar a probar distintos dispositivos del reactor. La fusión se hará más tarde, en el 2035.

Leer más ► Lucas Paganini, el científico argentino que halló cerca de Júpiter un componente esencial para la vida

Sin embargo, pasarán 20 años más de pruebas y demostraciones que servirán para la construcción del próximo reactor, que “ya está en papeles”, y que se llama Demo (Demostración de generación de potencia) y que será mucho más grande que Iter y que será el primer reactor de fusión que entregue electricidad a la red.