miércoles 18 de mayo de 2022
Ciencia estrellas | Córdoba | Astronomía

Astrónomos cordobeses lograron fotos que evidencian la formación de una estrella en sistemas binarios y múltiples

Un equipo de astrónomos de Córdoba logró imágenes de dos particulares jets estelares, chorros que se desprenden de la formación de estrellas. Están ubicados en regiones muy densas del Universo, dentro de la Vía Láctea.

Un equipo liderado y compuesto principalmente por astrónomos de Córdoba logró espectaculares imágenes que evidencian el proceso de formación de una estrella en sistemas binarios y múltiples. Las fotografías muestran lo que se conocen como chorros o jets estelares, que salen despedidos de una estrella cuando está en proceso de formación. El grupo de investigadores está liderado por la doctora en Astronomía, Leticia Ferrero, y otros astrónomos del Observatorio Astronómico de Córdoba, dependiente de la universidad nacional de esa provincia.

Las imágenes fueron tomadas para su estudio desde el telescopio internacional Gemini Sur, ubicado en Chile. Este telescopio permite ver en infrarrojo y fue necesario para poder observar estos chorros, que son objetos débiles y muy lejanos en el espacio. Están ubicados en zonas muy densas del Universo, a 2 mil y 10 mil años luz, dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El infrarrojo fue clave para poder detectarlos.

MHO 1502 - jets estelares.jpg
Jet estelar MHO 1502. Se trataría de una formación binaria.

Jet estelar MHO 1502. Se trataría de una formación binaria.

Los dos chorros estelares que aparecen en el artículo publicado tienen formas particulares que llamaron la atención de los astrónomos.

Cómo se forman los jets estelares

La astrónoma Leticia Ferrero explicó a AIRE cómo es el proceso de formación de estos chorros o jets estelares. "Las estrellas cuando se forman lo hacen en regiones muy densas del espacio, donde hay mucho gas principalmente, y también algo de polvo. Todo ese material, cuando tiene una determinada masa, empieza a colapsar y a formar las estrellas. En ese proceso de formación, es decir, de colapso gravitatorio, empiezan a generar estructuras como discos alrededor y chorros estelares o jets, que salen de las regiones de los polos", contó la investigadora.

MHO 2147 - jets estelares.jpg
El jet MHO 2147, un sistema triple.

El jet MHO 2147, un sistema triple.

A través de estos chorros, los astrónomos pueden detectar un proceso de formación estelar en una oscura región del espacio.

A través de estos chorros, los astrónomos pueden detectar un proceso de formación estelar en una oscura región del espacio. Una vez que la estrella se está terminando de formar, esos jets desaparecen. Un claro ejemplo es lo que ocurre con el Sol, que no tiene jets porque ya se formó. "El período de formación de estrellas de baja masa como el Sol dura entre 10 mil y 10 millones de años aproximadamente. En el caso de las estrellas más masivas, esos tiempos se acortan", explicó la astrónoma. Los dos chorros que investigó Ferrero, llamados MHO 1502 y MHO 2147 indican que uno se trata de una formación estelar de masa intermedia y el otro de masa alta. ¿Qué significa?

No es una estrella, son dos o tres

Ferrero contó que, si la fuente que está produciendo los jets es perturbada gravitacionalmente por otro objeto cercano, esta interacción se transmite al jet haciendo que tengan formas particulares. Si una estrella se está formando sola, estos jets suelen ser principalmente rectos. Pero si otro objeto los perturba entonces la estrella en formación estaría asociada otra compañera y pertenecerá a lo que se denomina como un "sistema binario".

Leer más ► "Miren arriba", que el problema no es de la astronomía

"Hay muchas teorías que pueden explicar estas morfologías raras en los jets y una de ellas es la multiplicidad de la estrella en formación. Es lo que tratamos de estudiar: por qué estos dos objetos tienen estas formas", señaló la astrónoma.

estrellas-juntas.jpg
Cuando se habla de sistemas binarios, se habla de sistemas de estrellas dobles que se orbitan de distintas maneras. También puede haber sistemas triples de estrellas o más.

Cuando se habla de sistemas binarios, se habla de sistemas de estrellas dobles que se orbitan de distintas maneras. También puede haber sistemas triples de estrellas o más.

"El chorro MHO 2147 es el más masivo. Está formado en una región muy densa que se llama nube oscura infrarroja", dijo Ferrero que remarcó la utilización del telescopio infrarrojo ubicado en Chile para poder ser capaz de detectarlo.

"Hay muchas teorías que pueden explicar estas morfologías raras en los jets y una de ellas es la multiplicidad de la estrella en formación", dijo Ferrero.

"Pudimos observar que las fuentes generadoras de estos jets serían, en el caso de MHO 1502 una binaria y, en el caso de MHO 2147, un sistema triple porque desde el mismo centro donde está el jet principal pudimos determinar un jet adyacente ligeramente más rotado y uno casi perpendicular", detalló.

Leer más ► Qué pasa con el agujero en la capa de ozono y cómo nos afectará este verano

"A la fuente en sí falta poder observarla con mayor precisión. Para eso necesitaríamos longitudes de onda un poco más largas, que pueden verse con un telescopio submilimétrico o milimétrico, en otro observatorio", aclaró la experta.

¿En dónde están ubicados estos jets?

Los jets observados por los astrónomos cordobeses están dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. El MHO 1502 es el más cercano y está alrededor de 2 mil años luz de distancia, en la región de la constelación de Vela, mientras que el MHO 2147 está a 10.000 años luz, en el borde de las constelaciones de Ofiuco y Sagitario.

gemini sur.jpg
El Observatorio Gemini Sur está ubicado a una altura de 2.737 metros sobre el nivel del mar, en el Cerro Pachón, en Chile. Es operado por una sociedad internacional que incluye a los Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y Chile.

El Observatorio Gemini Sur está ubicado a una altura de 2.737 metros sobre el nivel del mar, en el Cerro Pachón, en Chile. Es operado por una sociedad internacional que incluye a los Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina y Chile.

Ferrero destacó que las imágenes pudieron tomarse gracias a una técnica de óptica adaptativa que tiene el instrumento Gemini, que consiste en la corrección de la distorsión que genera la atmósfera en las imágenes. El movimiento de la masa del aire genera distorsión en las imágenes del espacio que se observan desde la Tierra y es por lo que los grandes telescopios del mundo se ubican a gran altura.

Leer más ► Cómo es el telescopio espacial más poderoso de la historia que la Nasa lanzó este sábado

El trabajo de los investigadores argentinos fue posible gracias a la colaboración del país con el telescopio infrarrojo Gemini, que tiene un telescopio en Chile y otro en Hawaii. Argentina colabora para su mantenimiento. "Gracias a esta contribución del país se pudo acceder a la observación", destacó Ferrero. Esto le permite al país hacer investigaciones al mismo nivel que se hacen internacionalmente.