martes 17 de mayo de 2022
Actualidad | mujeres | Policía | Santa Fe

Policía de Santa Fe: Emilce Chimenti conduce una fuerza con apenas 34% de mujeres

Su nombramiento vino acompañado de más mujeres en puestos de conducción de las unidades regionales. Pero hay un cuello de botella en el ingreso y se ponen en discusión remuneraciones y roles. Qué sucede con la perspectiva de género, la paridad y las disidencias en una institución históricamente verticalista.

Por segunda vez en la historia de la policía de la provincia de Santa Fe, una mujer asume como jefa de la fuerza. Seguramente difiere mucho el escenario que le tocó vivir a Leyla Perazzo en diciembre de 2003, cuando el por entonces gobernador Jorge Obeid la nombró al frente de la policía de la provincia, transformándola en la primera mujer policía en conducir una fuerza en la República Argentina.

“Es una señal que muestra la voluntad de cambio”, había dicho el fallecido mandatario antes de asumir su segundo mandato en la Casa Gris y al justificar el nombramiento de la mujer que, con 61 años, ya se estaba despidiendo de la policía luego de haber estado en la fuerza durante 40.

17 años después, otra mujer ocupa el mismo lugar, aunque con una estructura policial más “aggiornada” a los cambios culturales que piden a gritos “paridad” en todos los ámbitos de la vida cotidiana.

Emilce Chimenti lleva 29 años de servicio policial y ahora es la cabeza de una fuerza históricamente verticalista. De familia ligada al uniforme, a los 17 se anotó en la escuela de policía y no volvió a salir de la fuerza. Tiene dos hijos: una mujer de 20 y un niño de cinco. En diálogo con el programa Creo que se emite por Aire de Santa Fe -la primera entrevista que dio al asumir como jefa de provincia-, Chimenti contó que estuvo en el Comando Radioeléctrico de Rosario en 1995 y que se convirtió en la primera mujer en patrullar las calles de esa ciudad.

Subjefa de Policía de Provincia Chimenti.jpg
17 años después de que Leyla Perazzo llegara a la conducción policial, otra mujer ocupa el mismo lugar

17 años después de que Leyla Perazzo llegara a la conducción policial, otra mujer ocupa el mismo lugar

Hoy, otra mujer (Roxana Eletti) ya logró ocupar la Subdirección de la Policía de Acción Táctica (PAT), una de las áreas más operativas de la estructura policial, según advierten integrantes de la Red de Mujeres Policías de Santa Fe, grupo que hace un año vienen compartiendo experiencias y vivencias para torcer las costumbres patriarcales y machistas con las que “aprendieron” a convivir.

Leer más ► El perfil de la nueva jefa de la Policía de Santa Fe

Quedó claro desde el inicio de la gestión de Omar Perotti que en materia de Seguridad el rol de las mujeres en la policía iba a ser clave, tal como lo manifestó en más de una oportunidad el ministro de Seguridad, Marcelo Sain, quien –rápido de reflejos- recibió a las integrantes de la Red de Mujeres Policías, creó la Subsecretaría de Bienestar y Género Policial, y fue nombrando personal femenino en lugares relevantes.

Sin embargo, la tarea es titánica y no hay tiempo para maquillajes: Chimenti llega a liderar una policía donde apenas el 34% son mujeres, y en la cual el año pasado sólo ingresó un raquítico 25% de personas de género femenino a la Escuela de Policía, pese a haber sido ampliamente mayor el número de aspirantes mujeres en relación a la de sus pares varones.

Mujeres en la conducción

Aire Digital tuvo acceso al detalle de las mujeres que ocupan en la actualidad puestos de relevancia en la Policía de la Provincia:

Estela Rosana Legunda, jefa del Departamento Personal (D-1); Carina Elizabet Degra, jefa del Departamento Operaciones (D-3); Jorgelina Aguirre, subjefa del Departamento Judicial (D-5); Doris del Valle Abdala, directora general de Coordinación de las Oficinas de Gestión Judicial; Mónica Yolanda Ortiz, directora general de Administración; Gladys Alcocer Farfan, subdirectora general de Servicios Sociales; Paula Mariana Drovandi, directora general de la Policía Comunitaria; y Roxana Eletti, subdirectora Zona Centro Norte Policía de Acción Táctica.

También hay una fuerte presencia femenina en las Unidades Regionales:

Marcela Muñoz y María Laura Ponce, interventora e interventora adjunta, respectivamente, de la URI (Departamento La Capital); Jorgelina Llopart, subjefa de la UR II (Departamento Rosario); Marcela Giupponi, jefa de la UR III (Departamento Belgrano); Iliana Insaurralde, jefa de la UR VII (Departamento Garay); Margarita del Carmen Romero, subjefa de la UR X (Departamento Iriondo); Emilse Varoli, jefa de la UR XIV (Departamento San Javier); y Silvina Pucheta, subjefa de la UR XVII (Departamento San Lorenzo).

Leer más ► Inseguridad: terminada la novela Sain-Sarnaglia, es hora de avanzar

Cabeza sin cuerpo

Los números marcan una realidad: una cabeza de conducción “femenizada” a partir de una decisión política de visibilizar a las mujeres y de comenzar a producir un cambio de paradigma en la fuerza, aunque con un cuerpo ”masculinizado”. De los 21.502 agentes que hoy componen la policía santafesina, sólo 7.405 son mujeres (34,4%) y los restantes 14.097 (65,5%) son varones, según se desprende de datos de la propia cartera de Seguridad a los que tuvo acceso AIRE.

asuncion emilce chimenti policia 3.jpg
El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, ponía en funciones a Emilce Chimenti en Rosario

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, ponía en funciones a Emilce Chimenti en Rosario

Del total de mujeres policías, el 0,2% ocupa puestos de dirección; el 33,9% se encuentra ocupando espacios en áreas no operativas; el 43,8% en Operación; el 13,9% en Apoyo Operativo, el 0,57% en comisión y el 6,4% sin función.

En tanto, del total de varones, el 0,6% está en cargos directivos; el 22% en áreas no operativas; el 62% en Operaciones; el 6,4% en Apoyo Operativo; el 0,4% en comisión y el 6,5% sin función.

“Las mujeres dentro de la institución ocupan todos los lugares operativos y administrativos. En las divisiones o áreas más operativas cuesta más que ese porcentaje aumente, porque aún les cuesta a algunos jefes entender que la mujer es tan operativa como un varón, que tenemos las mismas capacidades, para cumplir con los objetivos”, explicó Tania (Red de Mujeres Policías de Santa Fe) en una charla con Aire Digital.

Peor aún es la situación de los ingresos a Escuela de Policía, donde en los hechos parece haber una especie de “cupo femenino” que en realidad se convirtió en el cuello de botella para muchas mujeres y personas del colectivo LGBTIQ: “Generalmente el cupo femenino en el ingreso es del 30% y en varias tandas de ingresos no se respetó. En 2019, la última promoción fue sólo de varones, cuestionada por el actual ministro. Esperamos se continúe y respeten las leyes de paridad laboral y cupo trans”, señaló.

Es que el año pasado fueron muchas más las aspirantes mujeres al Instituto de Seguridad Pública (Isep) pero apenas pudo ingresar alrededor del 25% y el “privilegiado” resto del 75% fue para los varones. No hay papel ni ley que establezca este tipo de “cupo” que en los hechos es un torniquete de grandes dimensiones.

Leer más ► El ministro Marcelo Sain confirmó el desplazamiento de Sarnaglia de la Policía de Santa Fe

Fifty fifty

Tania, oficial de policía de la ciudad de Santa Fe, no duda en asegurar que una mayor presencia de mujeres por sí sola no garantizará mayor perspectiva de género, pero admite que es el primer paso para buscar un cambio cultural en serio: “Creemos que el ingreso debe ser de 50% y 50%. Creemos necesaria una mejor instrucción para todos, ya que no se trata de genitalidad sino de un constante replanteo, de una revisión constante, de una verdadera ‘deconstrucción’. Los cargos de mayor responsabilidad están obligados a hacerlo ya que es lo que debe llegar al personal y a la sociedad”, expresó.

Cuarentena control policial
De los 21.502 agentes que hoy componen la policía santafesina, sólo 7.405 son mujeres (34,4%)

De los 21.502 agentes que hoy componen la policía santafesina, sólo 7.405 son mujeres (34,4%)

¿A igual tarea, igual remuneración?

Es histórico en el mundo que la violencia machista esté también manifestada en los salarios de las trabajadoras por igual tarea en comparación con los de sus compañeros varones. Ante la consulta de Aire Digital, Tania descartó que esa discriminación de género suceda en la policía de Santa Fe, aunque marcó algunos aspectos vinculados con roles tradicionales de unas y otros, que terminan funcionando como “techo de cristal” para muchas agentes mujeres: “Dentro de la institución no se discrimina esto por sexo, aunque sí se ve afectado el sueldo ya que la mujer es la que queda relegada en los ascensos, ya sea por estar embarazada o ser madre; no se las incluye en los cursados de ascensos por considerarse de riesgo y por las licencias médicas, que son un derecho”, se lamentó.

Chimenti llega a liderar una policía donde apenas el 34% son mujeres, y en la cual el año pasado sólo ingresó un raquítico 25% de personas de género femenino a la Escuela de Policía

Mariela es psicóloga y comisaria supervisora. Actualmente es jefa de Relaciones Policiales en la Unidad Regional XVII e integra la Red. Sus palabras demuestran la urgencia del colectivo de mujeres por cambios de raíz.

Pide “jerarquías y cargos en femenino, ingreso en porcentajes iguales y ocupar puestos de decisión en paridad”, pero además aclara: “No solo debe ser pareja la cantidad de mujeres y varones que ocupen esos puestos sino también que construyan perspectivas en Derechos Humanos, que en definitiva eso es perspectiva de género”.

“Ocupar roles, a las mujeres no les garantiza, como lo dijimos al principio, que se tenga perspectiva o ganas de que algo cambie”. Reclama, a viva voz, la “democratización de la institución”.

Para Mariela es fundamental “que nos reconozcamos sujetos políticos institucionales, que nos cuestionemos todo el tiempo cuál es nuestro rol social dentro del sistema, que nos empoderemos como laburantes y en consecuencia aprendamos los derechos que tenemos”.

policias.jpg

"La mujer es la que queda relegada en los ascensos, ya sea por estar embarazada o ser madre", aseguran desde la Red

Ella plantea, en tono disruptivo, dejar de abonar la idea de que cada agente pertenece a esa “gran familia” que es la policía. Parece formar parte de una vieja concepción patriarcal de la fuerza que impide el “volantazo” cultural. Es por eso que exige que los y las policías actúen “como profesionales dentro de una institución que está al servicio de la comunidad realmente”.

Desde la Red de Mujeres Policías consideran “prioritario” la educación con perspectiva de género desde el inicio de la instrucción policial, “desnaturalizar desde la violencia a los micromachismos porque –admiten- te obligan, conscientemente o no, a comportarte de alguna manera en particular para poder pertenecer, para que te crean capaz”.

Todas las consultas de Aire Digital al colectivo de mujeres fueron ampliamente debatidas, repensadas, compartidas en forma grupal y horizontal, en un claro mecanismo que contrasta con la verticalidad de su profesión. A Tania y Mariela se le sumaron Laura y Graciela, otras dos agentes que integran el grupo con las mismas inquietudes.

Ocupar roles, a las mujeres no les garantiza, como lo dijimos al principio, que se tenga perspectiva o ganas de que algo cambie Ocupar roles, a las mujeres no les garantiza, como lo dijimos al principio, que se tenga perspectiva o ganas de que algo cambie

Al plantear las preguntas, en el grupo de mujeres surgieron otras: ¿Hay contención para la mujer cuando sufre desigualdad en su ámbito laboral?, ¿Se pueden arbitrar medios para que se implemente una solución rápida cuando se dan casos de violencia en el trabajo? ¿Qué solución pueden dar las oficinas de género en la Policía de la Provincia? ¿No deberían estar integradas por personal policial, que es el que toma contacto directo con esas situaciones, y así dar respuestas más inmediatas?

Ellas sostienen que “no hay dicha contención” y que por eso surgió “la necesidad de crear la red de Mujeres Policías

“Es un grupo de compañeras a las que nos une el hecho de haber pasado todas por situaciones de desigualdad, violencias y acosos en nuestra carrera, por eso vimos la necesidad de presentar un proyecto de ley de la creación del Centro Integral con Perspectiva de Género (Cipgen) para todas las mujeres de las fuerzas de seguridad, que sea independiente de la institución policial. Este proyecto ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados desde el 22 de agosto de 2019 y aún se está en comisiones del Senado, a la espera”, advierten.

Leer más ► Por primera vez asumió una mujer al frente de la Unidad Regional I de Santa Fe

Disidencias y revanchas

Si a las mujeres aún les falta por recorrer un largo camino en la búsqueda de paridad, a las personas que pertenecen al colectivo LGBTIQ, mucho más.

De todas maneras, el 2020 será un año recordado para las disidencias santafesinas, quizás como el año de una revancha histórica. Narela Alejandra Gómez (26) se convirtió en la primera mujer trans en ingresar a la carrera de Policía de Santa Fe, y marca una vuelta de página para muchas generaciones de personas trans y travestis que vivieron en la oscuridad, perseguidas y golpeadas por otras generaciones de policías, amantes de la “mano dura” ante las “contravenciones” de la época.

Narela Gómez, mujer trans en la policía
A la izquierda, Narela Gómez, la primera mujer trans en ingresar a la policía de Santa Fe

A la izquierda, Narela Gómez, la primera mujer trans en ingresar a la policía de Santa Fe

Se trata de pequeños grandes pasos en una batalla cultural que recién comienza y de la cual la Legislatura deberá tomar nota, ante el enorme desafío de tratar y aprobar leyes que apuntan a reformar de cuajo la estructura policial.

Dejá tu comentario