lunes 9 de diciembre de 2019

¡Tirale, tirale, matalo! La historia de Ezequiel, el practicante de la GSI que fue baleado en el Cementerio Municipal

Le dispararon en la pierna ayer, cuando hacía su última ronda. Cobra 12.000 pesos “en negro” y sin aportes. Esta mañana, funcionarios municipales lo llamaron para inscribirlo “de prepo” en una ART.

Redacción Aire Digital

Ayer a las 18.30, Ezequiel Peralta, “practicante” desde hace seis años de la Guardia Institucional de Seguridad (GSI) del municipio, hacía la última ronda por el Cementerio Municipal. Estaba oscuro -falta iluminación- y vio a una persona que se demoraba cerca del sector de la morgue y de los pabellones que se derrumbaron hace unos años.

“Me acerqué para decirle que el Cementerio estaba a punto de cerrar y que no era seguro quedarse”, le contó a Luis Mino, en el programa Ahora Vengo de Aire de Santa Fe. Pero dos jóvenes salieron de entre las tumbas y comenzaron a golpearlo. Sacaron una pistola y comenzaron a pedirle que les entregue el arma.

Leer más ► Festram repudió el ataque al empleado de la GSI y apuntó contra el Municipio por precarizar a los trabajadores

“Les expliqué que nosotros no llevamos pistolas, pero no me creyeron”, aseguró. La frase que siguió lo aterró: “Tirale, tirale, matalo, porque sino terminamos presos”, dijo uno de los tres delincuentes. Le pegaron en la pierna, debajo de la rodilla y también lo golpearon en el piso.

Después se fueron corriendo a los tiros por el pasillo. Ezequiel escuchó más de diez balazos y lo único que pudo hacer, porque estaba tirado junto a las tumbas, fue taparse la cara con las manos. Pensaba en sus hijos y tenía miedo de que volvieran a ejecutarlo. Quedó tirado, en un charco de agua, durante 15 minutos, hasta que lo ayudó la policía, que lo llevó al Hospital Cullen, y sus compañeros.

Ezequiel, que tiene 24 años, comenzó a trabajar como “practicante” para el municipio hace seis años. Las practicancias fueron aprobadas en el Concejo como programa para facilitar el primer empleo, pero con los años se convirtieron en una herramienta de precarización laboral y trabajo en negro.

Leer también: Estiman que hay 1.400 practicantes, casi el 30% de los 5.000 trabajadores de la Municipalidad de Santa Fe

Esta mañana, y a casi 15 horas del balazo, un funcionario municipal llamó a Ezequiel para que le pase los datos para inscribirlo “de prepo” en la ART. “Para que te pueda ver el médico”, le dijeron. Durante 6 años y medio trabajo sin cobertura en el municipio y con un sueldo que se queda corto para ser considerado de subsistencia: $ 12.000.

Durante la mañana, Ezequiel aseguró que no lo llamó el intendente José Corral ni otro funcionario municipal de jerarquía para saber cómo está. Tampoco los integrantes del gremio de trabajadores municipales (Asoem). La entidad que se preocupo por el ataque es la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (Festram), que publicó un comunicado que advierte que “este hecho pudo convertirse en una tragedia y deja al descubierto la práctica abusiva de muchos intendentes y presidentes comunales, que incorporan personal en situación precaria disfrazada de pasantías, becarios y contratos basura monotributistas”.

Leer también: Festram repudió el ataque al empleado de la GSI y apuntó contra el municipio por precarizar a los trabajadores

El practicante de la GSI también recordó que cuando el municipio le pagaba los adicionales a la policía, el Cementerio era mucho más seguro. Ezequiel tiene dos hijos: un pibe de cinco años y una nena de dos, que este jueves cumple años y que estuvo muy cerca de quedarse sin su Papá.

La entrevista completa de Luis Mino con Ezequiel y el relato del periodista Nacho Laurenti se puede escuchar aquí.

Dejá tu comentario