sábado 2 de julio de 2022
Sonia Tessa | Rodolfo Mingarini | Santa Fe |

Juicio político a Rodolfo Mingarini: una oportunidad para el Estado santafesino

La acusación contra el suspendido magistrado, que saltó a la fama internacional por considerar que una violación no puede cometerse con preservativo, recuperó doce expedientes en los que prevalecen el descreimiento hacia las víctimas, así como la falta de aplicación de leyes y tratados vigentes.

El Tribunal de Enjuiciamiento tiene plazo hasta el 17 de mayo para decidir si destituye al juez Rodolfo Mingarini, hoy suspendido. Sus integrantes –nueve hombres y una mujer- tienen en sus manos la posibilidad de dar un mensaje: la mirada patriarcal que considera a algunos cuerpos habilitados a someter y otros pasibles de ser sometidos ya no tiene lugar en la administración de justicia. Es lo que estipulan tratados y convenciones internacionales como la CEDAW y es un piso mínimo que debe respetar cualquier agente.

La prueba presentada por el procurador general de la Corte, Jorge Barraguirre, es tan abundante como contundente, como se vio en la audiencia del martes pasado, donde detalló ocho resoluciones de Mingarini, y tres de sus votos como integrante de tribunales pluripersonales. El Procurador cuestionó “la ignorancia del derecho manifiestamente reiterada en virtud de que el magistrado incurrió en un sinnúmero de irregularidades que demuestran su inidoneidad para el desempeño de la alta función que le fue encomendada”.

Rodolfo Mingarini juez jury destitución 10.jpg
Rodolfo Mingarini, el juez que se encuentra bajo la lupa de las máximas autoridades judiciales.

Rodolfo Mingarini, el juez que se encuentra bajo la lupa de las máximas autoridades judiciales.

Los argumentos de la defensa se basaron en la independencia judicial, y apuntaron relativizar la frase que llevó al magistrado a los medios de comunicación del mundo. La abogada de Mingarini dijo que haber puesto en duda una violación porque el acusado usó el preservativo fue “poco feliz” y que “pensó en voz alta”. Su gravedad es mayor, y contumaz si se tienen en cuenta otras actuaciones de Mingarini.

Seis integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, el senador provincial Armando Traferri, el diputado Maximiliano Pullaro y los presidentes de los Colegios de Abogados de Reconquista y Rafaela tienen ahora que decidir si lo destituyen o permiten que Mingarini siga tomando decisiones en conflictos que atañen a la vida, la salud y la integridad sexual de las personas.

Jorge Barraguirre Procurador Jury Mingarini 11.jpg
El Procurador Barraguirrre fue quien pidió la destitución de Mingarini.

El Procurador Barraguirrre fue quien pidió la destitución de Mingarini.

En cada una de las ocho resoluciones de Mingarini que fueron detalladas por el Procurador pueden verse un repetido descreimiento de los relatos de las víctimas. Incluso, cuando esos relatos coinciden con pruebas objetivas (pericias médicas) o con los efectos subjetivos que se describen en pericias psicológicas.

Como ejemplo, sólo dos de las causas analizadas:

  • En una audiencia de prisión preventiva realizada en enero de 2019, por abuso sexual con acceso carnal agravado de una niña de entre 10 y 11 años, el magistrado desacreditó el relato, pero también el informe médico que registraba desgarro incompleto de himen y la presencia de líquido blanquecino en la vagina. “No hay datos de si hubo efectivamente desfloración y cuándo la hubo. Hay un desgarro que pudo haber sido por otras razones, que nosotros hoy desconocemos”, dijo el magistrado.
Mingarini desgarro
  • Una nena de 6 años tenía desgarro incompleto a nivel himeneal de larga data, ano dilatado y laceración, sumado al testimonio del pediatra que ratificó el ano dilatado y el pésimo estado de higiene. La nena sufría enuresis (se hacía pis encima durante la noche, un claro indicador de abuso sexual). El acusado era la pareja de su abuela, y la mamá de la nena había declarado haber sido violada por el mismo hombre, en su infancia. En la audiencia de junio de 2021, el juez consideró que lo presentado “no supera el grado de improbabilidad necesaria” y agregó: “No podemos controvertir la condición de falta de higiene, que es lo que me queda como mayor preocupación”.
Mingarini higiene

En cuanto al caso que llevó a Mingarini a la fama, cuando dijo que no podía representarse cómo el acusado podría haber cometido violación si utilizó preservativo, Barraguirre consideró que el magistrado “erró groseramente en la determinación del marco general legal aplicable y, en cascada, adoptó una versión del consentimiento sorprendente, humillante y aterrorizadora; desconsideró que el consentimiento no puede ser jamás establecido sobre la base de una implicancia o presunción; lo sostuvo a pesar de que puede ser retirado en cualquier momento; y aceptó -como formas derogatorias- ciertas formas de violencia física, exclusivamente de modo completamente irracional”. Por eso, concluyó que sus decisiones forman parte de la denominada “cultura de la violación”, que resulta “deslegitimatoria del Poder Judicial”, al socavar la confianza social que merece recibir.

Las decisiones de Mingarini no son gratuitas para las víctimas (las primeras afectadas), pero tampoco para el estado argentino, que deberá responder –tarde o temprano- en tribunales internacionales por estas decisiones revictimizantes, violatorias de leyes y tratados vigentes. En los delitos contra la integridad sexual, la palabra de la víctima constituye una prueba. Barraguirre lo dijo con estas palabras: “Razonar con perspectiva de género no es atentar contra el principio de inocencia; es, antes que nada, estar atento a este tipo de hecho y descartarlo como algo conclusivo en contra de la víctima. Tal como tribunales internacionales y locales han dispuesto en importantes decisiones”.

Jury Mingarini 13.jpg
El Tribunal de Enjuiciamiento tiene plazo hasta el 17 de mayo para decidir si destituye al juez Rodolfo Mingarini.

El Tribunal de Enjuiciamiento tiene plazo hasta el 17 de mayo para decidir si destituye al juez Rodolfo Mingarini.

En la provincia de Santa Fe existe un ejemplo reciente: la historia de CER, una joven de Reconquista que en 2011 denunció a su padre por reiterados abusos sexuales. El juez Nicolás Muse Chemes sobreseyó al acusado, sin atender al relato de la denunciante ni a las pruebas. Una Cámara de Apelaciones en lo penal confirmó la sentencia y CER, acompañada por el Comité Latinoamericano y del Caribe por los Derechos de las Mujeres (Cladem) llegó al Comité de la CEDAW (Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres) de Naciones Unidas.

En esa instancia internacional, se consensuó que Santa Fe pida disculpas y repare a CER. La entonces diputada provincial Alicia Gutiérrez pidió el juicio político a Muse Chemes y en 2019, un Tribunal de Enjuiciamiento lo destituyó, por 6 votos a 4. Cuestionó “la ignorancia inexcusable del derecho” y “la falta de idoneidad de Muse Chemes para el juzgamiento del colectivo jurídico involucrado en estas causas, donde se encuentran comprometidos no sólo los derechos constitucionales de los imputados sino también de las presuntas niñas, niños, adolescentes víctimas. Importan también un incumplimiento reiterado de las obligaciones del cargo impuestas por la Constitución y las leyes”.

El 17 de mayo, además, se cumplen 15 años de la muerte de Ana María Acevedo, la joven a la que dejaron morir en el Hospital Iturraspe de Santa Fe, al negarle el aborto terapéutico al que tenía derecho porque sufría cáncer de maxilar. Es un buen día para que el estado santafesino demuestre que aprendió a respetar los derechos de mujeres, niñas y niños.

Dejá tu comentario