domingo 3 de julio de 2022
Sociedad Psicología | hiperexigencia |

Hiperexigencia: ¿qué es, de dónde proviene y cómo se controla?

¿La hiperexigencia conduce al éxito? Tres psicólogos reflexionan sobre este patrón característico de pensamientos, emociones y comportamientos y dan consejos para controlarla.

Hay personas que son más exigentes y menos compasivas con ellas mismas que con los demás. Olvidar algo, fallar en alguna tarea o no trabajar lo suficiente pueden ser motivos para castigarse y autocriticarse sin piedad. Estos patrones de pensamientos, emociones y comportamientos tienen como consecuencia la exigencia de alcanzar la perfección o un alto estándar de desempeño, que puede derivar en graves consecuencias en la salud mental. ¿De qué se trata la hiperexigencia? ¿Merece ser celebrada? Tres psicólogos reflexionan sobre cómo controlarla.

El psicólogo Bruno Ruggiero habló con AIRE y pensó la autoexigencia en el marco del sistema capitalista y de producción constante que se inscribe en cada uno de los sujetos y aparece a modo de síntoma. En este sentido, afirmó que "la hiperexigencia desborda al sujetoy puede terminar en síntomas como ataques de pánico o estrés en el ambiente laboral, que es muy común hoy en día".

image.png
La hiperexigencia es una falsa idea que hace creer que uno puede con todo, todo el tiempo.

La hiperexigencia es una falsa idea que hace creer que uno puede con todo, todo el tiempo.

Para la psicóloga Sofía Calvo, es una falsa idea que hace creer que uno puede con todo, todo el tiempo. "Es un poco no permitirnos encontrarnos con lo que en psicoanálisis llamamos la falta, lo que no podemos. Impide establecer los límites que necesitamos poner para llevar una vida saludable, porque claramente es una manera de hacernos daño", sostuvo en conversación con AIRE. Además, lo consideró un mecanismo de defensa para no encontrarse con algunos aspectos que se presentan cuando la persona está en silencio.

Por su parte, la psicóloga Camila Bulletich consideró importante para pensar a la hiperexigencia cuestionarse de qué se trata el éxito, cuál es el ideal en la sociedad moderna y en cada uno. "Hoy el ideal de éxito está relacionado con cuestiones como tener plata o alcanzar cierto ideal de belleza y delgadez, por ejemplo, y eso se equipara a la felicidad. Parece que si alcanzamos eso, estaremos felices y completos. Cuando en realidad el deseo es muchísimo más complejo", dijo.

Leer más ► Duelos bloqueados: ¿cuál es el costo de no aceptar las pérdidas?

Ante esto, Ruggiero reflexionó que es como una receta de la época actual, donde parece que si seguimos determinados caminos se llega a ese ideal de ser felices y completos, pero que en realidad "nos damos cuenta de que ese ideal está cada vez más lejos y uno está cada vez más desbordado". Además, profundizó en que "la condición humana es ser incompletos. Deseamos porque hay algo que nos falta, sino no habría posibilidad de desear".

Para Calvo, la hiperexigencia no merece ser celebrada y en la sociedad capitalista son muy pocas las personas que pueden identificar cuando alguien se está sobreexigiendo. "Un padre o madre puede ver a su hijo o hija estudiando todo el día sin vida social y felicitarlo por su disciplina, en vez de preguntarle por qué no sale un poco con sus amigos. En esta sociedad, ser productivo o productiva vende, pero no vemos el costo subjetivo que hay detrás de la búsqueda de excelencia", afirmó.

Leer más ► Redes sociales y filtros: ¿cómo influyen en la propia imagen corporal?

Esta forma de relacionarse con uno mismo puede llevar a la excelencia, pero el estrés y la ansiedad que conlleva ese sacrificio puede tener consecuencias en la salud física por socavar durante tanto tiempo la salud mental. "Es un disfrute efímero porque las consecuencias siempre son peores y generalmente no se disfruta el proceso, sino solo alcanzar el objetivo. Una vez que lo hacemos, necesitamos entretenernos con otra cosa porque, para un autoexigente, nunca es suficiente lo que haga", señaló Calvo.

Qué hacer para controlar la hiperexigencia

El primer paso para bajar la sobreexigencia es ser consciente de los efectos que tiene y cuánto nos afecta en realidad. En este sentido, Bulletich recomendó revisar en cada historia personal a qué está relacionado el hecho de sobre exigirse. Por su parte Calvo coincidió en la necesidad de identificar de dónde proviene en un espacio terapéutico.

Leer más ► Maternidad y puerperio: la realidad del posparto que no se muestra como hazaña

Por lo general, lo que hay detrás de las personas autoexigentes son crianzas muy rígidas en donde no se les permitía el error o donde siempre se marcaba que lo que hacían no era suficiente. O muchas veces se relaciona a la necesidad de recibir el reconocimiento de alguien importante para uno. "Cada caso es único y por eso es importante siempre indagar en nuestra historia", concluyó Calvo.