miércoles 8 de julio de 2020
Sociedad | Medios | Canal 26 | Redes sociales

El top de Romina Malaspina reveló mucho más que sus curvas: preceptos, prejuicios y mercadeo del cuerpo femenino

La modelo e influencer eligió un top con transparencias para conducir un programa en Canal 26 el martes por la noche y generó un debate en las redes sociales. Por un lado la juzgaron por usar esa vestimenta en un noticiero, pero por el otro dejó en evidencia como sólo los cuerpos hegemónicos ocupan lugares dentro de la TV.

Romina Malaspina, una ex Gran Hermano que se sumó al staff de Canal 26 hace algunas semanas, el martes por la noche condujo el informativo con un top hecho de cadenas con transparencias y generó un revuelo en las redes sociales. Recibió muchas críticas por utilizar este tipo de vestimenta en un noticiero y además se la criticó por estar ocupando un puesto sin estar "capacitada" para el mismo, sino que fue seleccionada por su físico. Este caso puntual deja en evidencia varios debates que el feminismo viene planteando hace muchos años: por un lado, el machismo que juzga cómo debe o no vestirse una mujer, y por el otro, la posibilidad de que sólo los cuerpos hegemónicos y erotizados ocupen un lugar en la pantalla chica.

Aire Digital habló con Carmen Asenjo, instagramer y creadora del blog Viva La Moda, para analizar estos dos ejes. Sobre la cuestión de la vestimenta en sí misma que se criticó, aseguró que no está mal que haya ciertas reglas y códigos para ciertos espacios, que de hecho existieron siempre. Pero cree que esas reglas no se actualizan con los tiempos que corren. "Si pensamos en las personas que hoy trabajan en un noticiero están vestidas súper formales, la calle se viste diferente y hay cierta desactualización", manifestó.

carmen viva la moda.jpg

Más allá de que no es necesario tener tanta regla de vestimenta para todo aspecto de la vida, hay ciertos circuitos o trabajos donde son más necesarios, y es algo cultural lo que se entiende por "formalidad". El problema en este caso no es lo que se mostró, sino dónde, porque un pezón en Showmatch no genera tanto revuelo. ¿Hay que opinar siempre del cuerpo de las mujeres que vemos en la tele o en las redes?. "La idea que propone el feminismo en general es empezar a dejar de juzgar a las personas por aspectos físicos y empezar a valorar a las personas más por el contenido que por la estética, darle menos importancia al aspecto y a la vestimenta", señaló la instagramer.

Leer más ► Escándalo en Canal 26: Romina Malaspina hizo el noticiero sin corpiño y las redes estallaron

"El noticiero no es un lugar adecuado para vestir con transparencias o mostrar el busto", aseguraban los comentarios que se veían en las redes cuando Malaspina publicó una foto con el top de la polémica. "Creo que ahí hay un gran error, de entender que un noticiero busca solo el objetivo de comunicar. Más hoy en día, donde los noticieros están en canales de televisión que facturan y ganan plata gracias a la cantidad de personas que hay viéndolo", explicó Carmen.

Malaspina respondió a los comentarios y dijo en Twitter: “Todos escandalizados por ver una transparencia de tetas que encima estaban tapadas con pezoneras. Dejen de hacerse las mojigatas. Claro es muy extraño ver el cuerpo de una mujer no? Mientras sigan viendo tetas cómo algo ‘anormal’ vamos a seguir para atrás. Evolucionen”. Surge la pregunta de si es un planteo feminista el de la ex Gran Hermano. El debate por la autonomía de los cuerpos de las mujeres se viene trabajando desde los movimientos feministas y disidentes desde que comenzó el movimiento. Y este caso pone en evidencia las prácticas patriarcales y los patrones hegemónicos permanentes en los medios de comunicación, que trascienden este hecho puntual, e inclusive a la propia Malaspina.

https://twitter.com/romimalaspina7/status/1273403531169579009

El lado b del debate

A raíz de esta polémica, muchas personas en las redes sociales se preguntaron porqué esta mujer que no estudió periodismo, ocupa un lugar en la televisión, en un noticiero. "Es súper grave", consideró Carmen, ya que producto de que eligió una prenda para vestirse que no es la "adecuada" para el trabajo, se la pone en tela de juicio a ella y a su capacidad para estar en ese lugar o no.

Hoy en día los noticieros buscan contenido que entretengan más allá de que informen, se puede creer que esto está bien o mal, pero independientemente de eso, es en esa veta donde entran otras personas que quizás no son expertos en alguna profesión, sino que tienen la capacidad de pararse delante de una cámara y generar un relato más entretenido que alguien que tiene un conocimiento técnico mucho más amplio. Y la elección de los cuerpos hegemónicos siempre entra en este juego.

"Hoy cuando entramos a un medio de comunicación vamos a encontrar perfiles de todo tipo, por eso me hace ruido que se la critique porque no tiene la capacidad técnica de estar ahí y por la que se la contrata. Quizás lo que se le pide es que pueda pararse frente a una cámara y sea desenvuelta. Hay un doble juego entre lo que creemos nosotros que hacen los medios de comunicación, y lo que hacen los medios de comunicación en sí", aseguró la bloggera.

Leer más ► La Negra Vernaci se metió en la polémica por el sensual look de Romina Malaspina en Canal 26

Pero también es cierto que hay una norma en muchos canales que deja afuera a mujeres y otras identidades de la pantalla si no se ajustan a un modelo de cuerpo escultural y joven, características que en el mismo contexto a los varones no se les pide. También hay que hacer una reflexión como consumidores: "Está claro que hay figuras femeninas que se ponen en el noticiero con el objetivo de cosificarlas. Hay muchos rubros que cosifican a la mujer así, el problema es porqué lo hacen, y evidentemente se hace porque se consume", manifestó Carmen.

El hecho de que la crítica se dirija hacia las mujeres que aparecen en Canal 26, y no a la decisión estratégica del canal de poner a mujeres con curvas y a la elección de la prenda, desvía la discusión de fondo. Hay que analizar cuál es la estrategia que un canal utiliza para seleccionar a sus miembros femeninos: si es por capacidad técnica, capacidad de entretenimiento o simplemente por una cuestión física. Y plantearse también desde el lugar de consumidor, cuáles son los programas que consumimos y los que tienen más rating en este país.

image.png

Cuando se pone un cuerpo que no cumple con los parámetros hegemónicos a muchos los incomoda: "Si estamos todo el tiempo acostumbrados a ver flacos, vamos a empezar a creer que lo que no vemos está mal. Cuando un cuerpo gordo aparece, los comentarios son siempre acerca de adelgazarlos. Entonces por más que nosotros lo aceptemos, tenemos todo un dispositivo de comunicación alrededor nuestro que nos muestra que no ser hegemónico está mal", aseguró Carmen.

Al mismo tiempo entra en una tensión dicotómica la cuestión de la democratización de los cuerpos de las mujeres, de que no haya sólo un parámetro de belleza que sea válido o valioso, en contraposición a que hay muchas mujeres que responden a esos parámetros hegemónicos y son capaces de desempeñarse en cualquier puesto de trabajo. Muchas mujeres asumieron el desafío de no quedarse con ser "sólo una mujer linda", y apostar a su ambición personal, estudiar, tocar instrumentos y especializarse en diferentes profesiones.

Quizás este episodio sirva para cuestionarse como sociedad, qué lugar se les da en la tele a periodistas y conductoras que no pertenecen a los parámetros hegemónicos, y cuáles son los prejuicios que se tiene respecto de la vestimenta y los hábitos que se modifican con el tiempo, en determinados espacios.