domingo 5 de julio de 2020
Sociedad | Psicología | vejez | Adultos mayores

¿Cómo construyo mi vejez?

¿Te acordás cómo te sentiste aquella vez que respondieron por vos y menospreciaron tu opinión? ¿Todavía memorizás aquella vez que esa persona que tanto querés ignoró tus sentimientos? O pensá cómo te sentís cuando te levantan el tono de voz o te gritan... Todos en algún momento hemos protagonizado algún tipo de maltrato, como víctimas o victimarios, y esto no tiene edad.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, designa el 15 de junio, como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la vejez. Esta fecha, tiene por objetivo, expresar su oposición a los abusos y los sufrimientos infligidos a las generaciones mayores. Ellos, al igual que el resto de los ciudadanos, tienen el derecho a vivir en entornos donde sean tratados con respeto, por lo tanto, el trato inadecuado es una incuestionable violación a tales derechos.

¿Alguna vez, te pusiste a pensar qué es el Buen Trato? Estas palabras que utilizamos cotidianamente y que exigimos y propiciamos en todas las relaciones humanas, parecen simples pero encierren toda una Sabiduría de convivencia en nuestros vínculos.

abuelos abrazados.jpg
Abuelos sonriendo y abrazados.

Abuelos sonriendo y abrazados.

La cultura del Buen Trato implica un reconocimiento de las posibilidades físicas y emocionales de los demás, requiere de empatía que permita ponernos en el lugar del otro, posibilitándonos interaccionar y relacionarnos positivamente. Una comunicación efectiva, es un condimento esencial, ya que puede permitirnos que a través del lenguaje verbal y no verbal podamos conocer y expresar las necesidades y deseos nuestros y de los demás; y por último, pero no menos importante, una actitud de mediación que nos permita ser capaces de resolver los conflictos que aparecen en el día a día.

El 15 de junio está designado como Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la vejez

Lamentablemente, en nuestra sociedad, aún estamos bastante lejos de conseguirlo. Mientras etapas vitales como la Juventud, “Divino Tesoro”, significan belleza, fortaleza, seguridad, esperanza, a la vejez se le atribuyen significantes de limitaciones, fragilidad y soledad.

Como sociedad hemos ido creando una serie de estereotipos y prejuicios referidos a las personas mayores: están enfermas, son dependientes, no coordinan bien, se olvidan de las cosas y repiten cuatro veces las anécdotas, son pasivos, no entienden, no quieren incorporar nuevos aprendizajes... Tales ideas condicionan la forma de vincularnos, lo cual contribuye a que el propio adulto mayor asuma roles, comportamientos y actitudes que responden al estereotipo que se tiene de él.

Mientras etapas vitales como la Juventud, “Divino Tesoro”, significan belleza, fortaleza, seguridad, esperanza, a la vejez se le atribuyen significantes de limitaciones, fragilidad y soledad.

Esta imagen de la persona mayor unida a la pérdida de influencia social y mediática, no ayudan a cambiar las cosas. Los estereotipos que nos hacen ver a la persona mayor como un ser frágil, dependiente, sin medios para valerse por sí mismo, sin capacidad de decisión, hacen que por el simple hecho de la edad se les trate de forma diferente: muchas veces no se les permite tomar decisiones, se les infantiliza y no se les deja llevar a cabo una vida plena. Por otro lado nuestro afán de proteger al que creemos débil, ahonda su desprotección, le inutiliza, le convierte en sujeto pasivo, cada vez más necesitado de los demás, y lo hacemos sin darnos cuenta que este trato inadecuado puede llevar a dependencia, depresión y aislamiento de la persona mayor.

soledad tercera edad.jpg
En plena pandemia, los <a href=adultos mayores necesitan más que nunca un acompañamiento de familiares y amigos." id="180580-Libre-936400496_embed" />

En plena pandemia, los adultos mayores necesitan más que nunca un acompañamiento de familiares y amigos.

Frente a tal situación es importante reflexionar, pensar y actuar de otro modo. Para lo cual, es fundamental, conocer cómo son nuestros mayores, analizar cómo los tratamos y, preguntarles si es necesario, cómo quieren que se les trate para así conseguir una sociedad más justa, donde la edad no sea una desventaja que nos impida llevar la vida que cada uno elija vivir.

Nuestro afán de proteger al que creemos débil, ahonda su desprotección, le inutiliza, le convierte en sujeto pasivo, cada vez más necesitado de los demás, y lo hacemos sin darnos cuenta que este trato inadecuado puede llevar a dependencia, depresión y aislamiento de la persona mayor.

Nosotros, como Psicólogos y Profesionales de la Salud Mental queremos invitarte a que celebremos juntos este día, acercándonos a aquellos adultos mayores más cercanos y con quienes compartimos vínculos afectivos, cultivando esta Cultura del Buen Trato.

Recomendaciones para los adultos mayores en cuarentena

Desde una mirada psicogerontológica, considero importante que los adultos mayores tengan en cuenta algunas recomendaciones para atravesar estos días:

  • Establecer una rutina diaria. Es decir, fijar horarios para realizar las diferentes actividades cotidianas.
  • Evitar la sobre información, consultar solamente a fuentes oficiales y en momentos del día establecidos.
  • Realizar actividad física y cognitiva, ejercitar la mente mediante rompecabezas, acertijos, sopas de letras y crucigramas es una práctica que trae siempre buenos resultados. Y en cuanto a lo físico, establecer una rutina de ejercicios acorde a las posibilidades de cada uno.
  • Ser creativo para hacer aquellas tareas pendientes. Aprender algo nuevo, leer, pintar, escribir, cantar, bailar, etc. Animarse a cocinar recetas nuevas, hacer manualidades, realizar tareas de jardinería.
  • Información y redes sociales, buscar contenidos que motiven y generen impacto positivo, como por ejemplo: tutoriales para bailes, visitas virtuales a museos, biografías de personas que admiramos, documentales entretenidos. Es importante establecer un tiempo para su uso.
  • Frente a situaciones que generen ansiedad, se puede recurrir a técnicas de relajación. En aquellas situaciones, que la persona sienta que el estado de ansiedad, continúa varios días consultar con un profesional.

Redactado por:

María Cecilia Nelli. Lic. en Psicología y Psicogerontóloga. Mat.: 888.

Sebastián Nelli. Lic. en Psicología y Psicogerontólogo. Mat.: 2334.

Vanesa Soledad Gelmi. Lic. en Psicología. Mat.: 2331.

Dejá tu comentario