miércoles 23 de septiembre de 2020
Santa Fe | Campo | Santa Fe | Soja

Mitos y misterios de ataques contra los silosbolsa en los campos

Desde febrero pasado en la provincia se produjeron 16 hechos violentos contra este tipo de acopios. No hay ningún detenido ni ningún hecho dilucidado. En casos puntuales existe la sospecha de que podría ser fruto de conflictos gremiales. Los productores piensan que detrás está el fantasma del kirchnerismo.

Roberto Rufer se levantó al amanecer el domingo 21 de junio. Tenía previsto a ir a juntar leña al campo para hacer un asado para festejar el Día del Padre con su familia en San Jerónimo Sud, un pueblo que se fundó en 1871 en tierras del entonces Ferrocarril Central Argentino.

Rufer es propietario de 30 hectáreas y alquila otras 170 para poder hacer sustentable el emprendimiento agropecuario. En la última campaña decidió por primera vez acopiar la soja en dos silosbolsa en un sector del campo, que está a unos 600 metros de la casa de su primo, según admitió en diálogo con Aire Digital. Los puso allí porque temía que le robaran los granos.

“El año pasado dos camiones de soja me quedaron dentro del default de BLD. Y después de lo que pasó con Vicentin decidí ensilar los granos en bolsa y dejarlos en el campo. Esperar un poco para vender”, explicó.

Leer más ► ¿El gobierno nacional tiene un plan económico para después de la pandemia?

El domingo 21 de junio Rufer pasó un día del padre de perros. La leña nunca la juntó y el asado quedó para otro momento. Porque los dos silos estaban rotos, tajeados de lado a lado. Pero eso no fue lo peor. Parte de los granos estaban manchados con un líquido rojo.

Editada silobolsa dañado.jpg
Un informe de la Fundación Mediterránea estimó que se perdieron 5.700 toneladas de soja por los daños a silobolsas.

Un informe de la Fundación Mediterránea estimó que se perdieron 5.700 toneladas de soja por los daños a silobolsas.

Después, Rufer descubrió que se trataba de un “cura semilla”, un líquido que se usa para aplicar a los granos antes de sembrar. “Si los granos quedan contaminados con este agroquímico no se pueden vender”, apuntó.

Con vecinos y familiares se pusieron a sacar la soja manchada. Fue un trabajo chino. Debían retirar estos granos sin contaminar al resto. “Un laburo de locos”, admitió el productor, que después de hacer esa labor hormiga logró salvar una parte de su producción acopiada. A los que rompieron el silo y arrojaron el “veneno” no los vio nadie. Y parece una trama cargada de misterio de Stephen King.

Leer más ► Salta, al tope de las provincias que más deforestaron durante la cuarentena

Cuando hizo la denuncia en la seccional Nº17 de San Jerónimo Sud, Rufer aportó como posible indicio que había mantenido días antes del ataque a los silosbolsa una discusión con empleados de la cooperativa de la zona, por una cuestión vinculada a la venta de granos. Fue sólo un indicio; nada más. No hay ningún detenido ni sospechado de haber atacado su producción.

En la misma zona, otro productor sufrió un ataque similar. Ricardo Ezmendi denunció que dos silosbolsa de su campo fueron abiertos. En este caso también apareció otro indicio, sin ninguna certeza. Ezmendi había matado un perro de raza galgo de dos cazadores que habían entrado a su campo, con los que mantuvo una fuerte discusión.

Leer más ► Senadores le pidieron a Marcelo Sain que se ocupe de los hechos de vandalismo en las zonas rurales

El rumor más asentado y más creíble en el pueblo es que fue organizado por un comando kirchnerista. Pero nadie puede cargar a la versión de cierta verosimilitud, sólo construida en base al mito de que “el gobierno quiere que los productores vendan los granos y no los guarden”.

En Santa Fe se produjeron entre febrero y junio 16 ataques a silosbolsa, según un relevamiento que hizo el Ministerio de Seguridad, cuyo titular de esa cartera Marcelo Sain había restado importancia al tema en una entrevista con el periodista Gustavo Silvestre la semana pasada.

“Todo esto es un gran verso montado por Clarín, no me cabe ninguna duda. Esto se inscribe dentro del marco de una campaña realmente grande”, dijo el ministro en alusión a una nota que había publicado en el diario Clarín del periodista Nicolás Wiñazki, cuyo título decía: “Sospechan que grupos K rompieron silobolsas, quemaron campos y atacaron chacareros”.

Leer más ► En Santa Fe se perdieron 10.000 empleos en los dos primeros meses de la cuarentena

El gobierno nacional tampoco le dio entidad a las denuncias de los productores, muchas veces connotadas con la histórica rivalidad con el campo. En el medio del conflicto que se desató por la crisis de Vicentin, con un banderazo que se amplificó desde Avellaneda el norte de Santa Fe, a varias ciudades del interior, el relato de los ataques a los silosbolsa parecía escribir un nuevo capítulo de la pelea entre el campo y el kirchnerismo.

Lo que no tiene lógica en este punto es porqué grupos kirchneristas atacarían una de las pocas cajas de ingresos de divisas que le queda al gobierno de Alberto Fernández. La pérdida no es sólo para los productores atacados, también lo es para el Gobierno que deja de cobrar impuestos sobre esos granos que se pierden. Un informe elaborado por el Instituto de Estudios Económicos sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, de la Fundación Mediterránea, estimó que con la cantidad de soja que se perdió en estos ataques –serían unas 5.700 toneladas– el gobierno perdería en concepto de retenciones U$S 382.000.

Luego de que distintas entidades del sector agropecuario salieran a plantear su preocupación por el tema y a lanzar duras críticas contra Sain, desde el propio gobierno nacional y el de Omar Perotti buscaron darle una contención al problema de inseguridad rural, para evitar que se consolidara como una nueva causa de conflicto. El presidente Alberto Fernández pidió que la ministra de Seguridad Sabina Frederic se ocupara del tema.

"Les pedimos a las provincias que nos provean de información y vamos a ir viendo medidas para mejorar la seguridad rural", indicó Gabriel Fucks, secretario de Articulación Federal de Seguridad.

Sain bajó un cambio y admitió que el problema existe, aunque para él tiene que ver con conflictos puntuales, entre ellos algunos con el gremio de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre). Lo mismo hizo la ministra Frederic.

El 28 de junio pasado, el Ministerio de Seguridad y el jefe de la Policía Víctor Sarnaglia dieron una orden operacional a las unidades regionales y a la guardia rural para que se realicen “patrullajes y controles activos donde se suscitan estos hechos delictivos, como hurtos y daños a los silos bolsas”. El registro oficial señala que se produjeron 16 ataques y robos contra este tipo de acopio. En estos hechos se atacaron 29 silos. Sólo en dos casos se concretó el robo de cereal y en uno de ellos se sustrajo equipamiento.

Durante la semana pasada un grupo de productores “autoconvocados” plantearon fuertes críticas a Sain. De manera más orgánica, los referentes de la Mesa de Enlace plantearon el mismo problema el viernes de la semana pasada al ministro de Agricultura de la Nación Luis Basterra, que trasladó el tema a Frederic, que a su vez planteó la cuestión en la reunión extraordinaria del consejo de seguridad interior que se realizó el miércoles. Allí los ministros de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe expusieron la situación y entregaron informes al secretario de Articulación Federal de Seguridad, Gabriel Fucks, que designó a dos directores del área para trabajar el tema a mediano plazo.

En diálogo con Aire Digital, Fucks señaló que “el primer paso que se dio es que se va a empezar a recopilar y a procesar información de un tema que no estaba como preocupación en la agenda de seguridad. Les pedimos a las provincias que nos provean de información y vamos a ir viendo medidas para mejorar la seguridad rural, que es de jurisdicción provincial”.

“Por ahora a este tema lo vamos a abordar en el marco del programa Cosecha Segura, que ya existía, pero estaba abocado solamente a la seguridad en torno a los puertos y el transporte de granos. Vamos a georeferenciar los ataques a los silos bolsa y vamos a tratar de unificar la mirada sobre el problema”, sostuvo el funcionario.

Dejá tu comentario