miércoles 21 de octubre de 2020
Santa Fe | Legislatura | Santa Fe | Diputados

Las leyes que se van a negociar en la Legislatura después de la charla entre Omar Perotti y Miguel Lifschitz

Tras el último contacto entre el gobernador y el presidente de la Cámara de Diputados se acordó una mesa legislativa. El ministro Borgonovo aclara que todos los espacios serán consultados, pero es clave la negociación entre los tres vértices de poder político de la provincia: ejecutivo, senadores del PJ y Lifschitz en Diputados.

Una nueva ronda de conversaciones con los bloques de la Legislatura no se pudo concretar esta semana por cuestiones prácticas pero se pasó para la próxima. El Poder Ejecutivo espera poder encaminar en los próximos tres meses lo que hasta ahora fue una tormentosa relación con la Legislatura, plena de desconfianzas mutuas, leyes que no prosperan, acusaciones cruzadas y problemas de alineamiento dentro del propio oficialismo. Con el marco de acuerdo general que le dieron el gobernador Omar Perotti y Miguel Lifschitz en el último contacto que tuvieron, esta semana se iba a iniciar la ronda de conversaciones que por dificultades prácticas se pasó para la próxima.

Si bien se habló de una mesa legislativa tripartita entre Poder Ejecutivo, un par de senadores y un puñado de diputados, el ministro de Gobierno Esteban Borgonovo aclaró a Aire Digital que la ronda de diálogo será con todos los sectores con representación parlamentaria.

Perotti entrega de atributos 1.jpeg
La conversación entre Omar Perotti y Miguel Lifschitz es importante para intentar acordar una agenda legislativa pero hay un tercer sector clave para la gobernabilidad: el bloque del PJ en el Senado.

La conversación entre Omar Perotti y Miguel Lifschitz es importante para intentar acordar una agenda legislativa pero hay un tercer sector clave para la gobernabilidad: el bloque del PJ en el Senado.

Los negociadores por el Ejecutivo serán el propio Borgonovo, el ministro de Gestión Pública Rubén Michlig y Marcos Corach. La misión es darle una hoja de ruta al año legislativo, algo que hasta ahora no estuvo en el radar del gobierno.

Con nombre y apellido

A dos meses del fin de las sesiones ordinarias, que pueden prorrogarse durante diciembre, las dos leyes más urgentes para el gobierno serán el presupuesto 2021, que todavía no ingresó, y Santa Fe+Conectada. Así denomina el gobierno a la idea de tirar fibra óptica en toda la geografía provincial.

Con respecto al Presupuesto 2021 se esperan detalles. De cómo proyecte el gasto el contador Walter Agosto se podrán deducir las prioridades del gobierno.

Leer más ► Usurpaciones: la puja por la tierra, en la que no sólo aparecen los que están debajo de la línea de la pobreza

Con respecto a la conectividad, se trata de dos leyes. Una que modifica el objeto social de Enerfe Sapem para ampliar sus capacidades de gestión y el otro es un pedido de endeudamiento por 100 millones de dólares de la Comisión Andina de Fomento “para financiar unos 4.000 kilómetros de fibra óptica que garantizarán el acceso a internet de calidad a las 365 localidades de la provincia. También prevé que 134 barrios populares de las ciudades de Santa Fe y Rosario tengan acceso a wifi libre”, según la presentación que se hará este jueves en la Casa Gris.

Habrá mucho debate sobre este proyecto. La oposición quiere saber si existe un plan concreto y proyecto técnico o si se trata de contratar llave en mano. También habrá que regular si Enerfe actuará como una distribuidora mayorista que lleva la fibra óptica a la entrada de cada pueblo o ciudad para que luego se enganchen las cooperativas o las pymes de cable e internet que ya están operando, o si también actuará como prestadora final y bajo qué condiciones.

sain anuncio policia 3.jpg
Las próximas semanas serán claves para saber si las reformas en el área de Seguridad que impulsa el ministro Sain logran avanzar en la Legislatura.

Las próximas semanas serán claves para saber si las reformas en el área de Seguridad que impulsa el ministro Sain logran avanzar en la Legislatura.

En un escalón inferior en las prioridades, el oficialismo buscará acuerdos para las reformas en seguridad. El paquete de tres leyes que impulsa el ministro Marcelo Sain todavía no ingresó y es casi seguro que lo haga por Diputados, donde manda la oposición. Todo un síntoma de lo difícil que se prevé el trámite en el Senado. El Frente Progresista tiene coincidencias con muchas de las ideas que plasman esos tres proyectos, pero es de esperar que no avanzará en tanto y en cuanto el peronismo no logre primero acuerdos internos entre el Ejecutivo y los bloques de ambas cámaras. Es más que improbable que el tríptico reformista sea ley antes de fin de año.

Los ministros remarán también para sacar un lote de leyes que están trabadas desde la Legislatura anterior: ley de paridad de género, educación sexual integral y la adhesión a la ley nacional de riesgos y accidentes del trabajo. Sobre esta última viene trabajando hace meses el ministro de Trabajo Roberto Sukerman sin todavía encontrar una síntesis de las contradicciones que atraviesan a partidos y cámaras.

Cualquier proyecto de fondo requiere el consenso del triple vértice de gobernabilidad santafesina: ejecutivo, mayoría peronista del Senado y el Frente Progresista que controla Diputados.

La oposición

La oposición también tiene su agenda para la negociación. En el caso del Frente Progresista, el jefe de la bancada radical Maximiliano Pullaro apunta a sacar la ley de ayuda a los jardines de infantes y otros dos proyectos con media sanción titulados Asistir (créditos para sectores productivos y comerciales) y Sostener (para financiar alquileres a quienes están o estuvieron paralizados).

Además de esos bloques legales que habilitan asistencia económica por la pandemia, el socialista Joaquín Blanco apuntó la ley del Consejo Económico Social y la de Educación, pendiente de la Legislatura pasada.

Con respecto a las asistencias económicas, el gobierno tiene sus reparos, primero porque objeta las fuentes de financiamiento y segundo por una cuestión de iniciativa. En algunos casos la Casa Gris demoró en atender los reclamos o no quiso atenderlos, y la Legislatura le ganó de mano, generándose conflictos como el del veto a la ley de aporte para los reemplazantes. Hoy mismo Diputados intentará reunir los dos tercios de los votos para rechazar el veto del gobernador.

Leer más ► Santa Fe tuvo 131 mil focos de calor entre enero y septiembre de este año

Más allá de las leyes puntuales, lo esencial para el Frente Progresista es garantizar los recursos y la asistencia del gobierno provincial a las intendencias propias, en especial Rosario, Santa Fe, Venado Tuerto y Villa Gobernador Gálvez. Y buena parte de la gobernabilidad en esos territorios se define en la Legislatura.

Cualquier proyecto de fondo requiere el consenso del triple vértice de gobernabilidad santafesina: ejecutivo, mayoría peronista del Senado y el Frente Progresista que controla Diputados. Hasta ahora la mesa chica del perottismo no parecía aceptar o ceder a esa realidad. Se abre un nuevo capítulo.

Dejá tu comentario