martes 2 de junio de 2020
Santa Fe | coronavirus | tecnología | Conicet

Investigadores santafesinos trabajan en el desarrollo de un test de diagnóstico rápido de coronavirus

Son parte del equipo de argentinos que elaboró un kit que detección de la enfermedad que solo demora 60 minutos y pertenecen al Conicet Santa Fe. Adelantaron que el test podría estar disponible en dos o tres meses.

La aparición de la pandemia mundial motivó hace poco más de un mes a los investigadores a aplicar una tecnología de diagnóstico molecular que estaban desarrollando para otro tipo de virus, como dengue, en la detección de Covid-19. El prototipo detecta material genético del virus en base a una nueva tecnología nueva denominada CRISPR. Tanto el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación, como el CONICET, están al tanto de los avances y a la espera de resultados.

En diálogo con Aire de Santa Fe, Berli contó que el test consiste en la detección del material genético del virus (ARN). Explicó que actualmente el procedimiento de detección sigue protocolos internacionales que "se realizan en el formato convencional de mesada en laboratorio, con requerimiento de equipos y personal especializados" y que demora varios días, y que lo que están diseñando ellos es "un sistema portable y que requiera la mínima intervención del personal”.

"Hoy hay un protocolo de muestra de saliva que viaja a un laboratorio de referencia y eso toma un proceso de dos días; y si todas las muestras que tienen que analizarse pasan por ese procesos, el sistema se congestiona ante la alta demanda. Estos test están pensados para hacerlo más ágil fuera del laboratorio", señaló.

Berli explicó que si bien es necesaria la instancia de diagnóstico que corresponde al protocolo internacional, este test serviría para un primer diagnóstico de "screening y monitoreo" y podría estar listo para su producción masiva en dos o tres meses.

"El gobernador dijo que hay 17 mil santafesinos que están en cuarentena obligatoria. Si a esos pudiéramos haber hecho un test a cada uno de ellos y podríamos haber discriminado quiénes tienen que estar aislados y haber tomado medidas más razonables", ejemplificó el investigador.

Embed

El proyecto se financia con fondos que recibió la empresa CASPR Biotech desde diversas fuentes, en primer lugar de la aceleradora GridX en Buenos Aires; pero también otros como la incubadora tecnológica IndieBio, en San Francisco. "Una parte importante del equipo está ahora allí. Nosotros trabajamos desde aquí en permanente interrelación con ellos y en breve se armarán los primeros prototipos para testear allí en San Francisco", comentó.

Dejá tu comentario