miércoles 8 de abril de 2020
Santa Fe | Ministerio de Seguridad |

Fuerte gesto político: intervienen la Unidad Regional XVII con sede en San Lorenzo

Lo decidió el ministro de Seguridad Marcelo Sain, a sugerencia del jefe de la policía provincial Víctor Sarnaglia. Se constataron irregularidades en la vía jerárquica y la prestación de un servicio deficiente. La resolución se basa en motivos policiales pero no queda al margen del conflicto político entre el gobernador Omar Perotti y el senador Armando Traferri.

El ministro de Seguridad, Marcelo Sain, resolvió esta mañana la intervención de la Unidad Regional XVII con asiento en la ciudad de San Lorenzo, al constatar una serie de irregularidades en la vía jerárquica, a la vez que la prestación de un servicio deficiente, en especial corroborada por una secuencia de robos a domicilios en la ciudad de Roldán, que se produjeron a 24 horas de la asunción de nuevas autoridades en la provincia.

La medida fue adoptada por Sain a sugerencia del jefe de policía provincial, Víctor Sarnaglia, que mediante una nota le informó a su superior la confirmación por la vía jerárquica de “una serie de irregularidades en el cumplimiento de los servicios de seguridad pública, que se deben brindar a los vecinos del departamento San Lorenzo de esta provincia, correspondientes a la competencia territorial de la Unidad Regional XVII.

Leer más ► Los 31 jefes policiales que el nuevo ministro de Seguridad de Santa Fe pasó a retiro

Sarnaglia hizo constar en la nota que el jefe de tal Unidad Regional, director general Gonzalo Paz, solicitó el retiro voluntario y que el subjefe, director de policía Gustavo Rapuzzi, “aduce padecer una enfermedad oncológica de la cual será intervenido el día miércoles 18/12/2019”, es decir hoy.

Una de las más importantes pautas de la intervención dispuesta aparece en el tercer párrafo de la notificación. “Es preciso destacar la situación crítica que se da en esta jurisdicción en particular, que tiene como antecedente que en el marco de una investigación llevada a cabo por la Justicia Provincial se han concretado imputaciones por delitos graves y el dictado de prisiones preventivas de Gustavo Spoletti y Cristian Di Franco, personal policial superior destinado en la policía que nos ocupa”.

Gustavo Spoletti es un ex jefe de Drogas Peligrosas de Rosario, que tuvo como último destino San Lorenzo y fue imputado por enriquecimiento ilícito, falsificación ideológica y lavado de activos

La alusión refiere a la acusación realizada hace dos semanas en la que estos dos oficiales, ambos comisarios, fueron imputados en la misma audiencia con Esteban Lindor Alvarado, que está señalado como un actor muy destacado del crimen organizado en Rosario en los últimos siete años. Alvarado está acusado del homicidio de un prestamista, de atentados al Centro de Justicia Penal y por haber conformado una trama de al menos cinco empresas para financiar y dar logística a hechos ilícitos.

Leer más ► De víctima a acusado: piden indagar al exjefe de la federal de Santa Fe que fue baleado en la ruta 9

Gustavo Spoletti es un ex jefe de Drogas Peligrosas de Rosario, que tuvo como último destino San Lorenzo y fue imputado por enriquecimiento ilícito, falsificación ideológica y lavado de activos. Los fiscales plantearon que para construir una casa en Furlong al 1100 de Rosario simuló, ante un pedido de justificación de esa inversión de la Dirección de Asuntos Internos, haberle vendido una casa al imputado Jorge Benegas, mano derecha de Alvarado en varias de sus empresas comerciales.

Spoletti adujo que le vendió a Benegas una propiedad en Bolivia al 1800 cuando el comprador, según los fiscales, no tenía capacidad económica ni financiera para realizar esa operación. Para los fiscales Spoletti hizo constar esa venta por 89.500 dólares simulando que fue antes de construir la casa de calle Furlong para dar apariencia lícita a esta operación.

Aunque tenga su sustento en motivaciones de orden policial, esta circunstancia no queda al margen del conflicto político generado entre el gobernador Omar Perotti y el senador Armando Traferri

Esa operación con un hombre del esquema de Alvarado de un ex jefe de Drogas Peligrosas es, para los fiscales, un permiso estatal para que aquel avance en sus actividades.

En el caso del comisario Cristian “Chamuyo” Di Franco es por haber tomado parte en la asociación ilícita desde 2012 cuando era subjefe de la comisaría 3ª de Carcarañá. También fue señalado en un mail del comisario Gustavo Pereyra como receptor de un lote en Puerto Roldán, en apariencia cedido por Alvarado, donde la fiscalía verificó que efectivamente su ex mujer tiene una casa sin escriturar.

En dos meses de 2012, según una investigación del fiscal bonaerense Patricio Ferrari, a Di Franco le atribuyen mil cruces telefónicos con Alvarado. En la audiencia se le reprochó desviar investigaciones judiciales, aportarle información a la banda y omitir investigar los delitos cometidos por la organización.

Leer másArchivan las denuncias contra un exsecretario de Cultura de la provincia

También le adjudican a Di Franco haber hecho consultas al Registro Nacional de Propiedad Automotor a pedido de Alvarado y suministrarle información para comerciar vehículos de manera ilegítima. El argumento es que el grupo de Alvarado sustraía los vehículos y después, a través de las consultas de Di Franco, averiguaba quiénes eran sus dueños, presumiblemente para falsificar la documentación para comercializarlos.

Cuando estos dos policías fueron imputados, el ex ministro de Seguridad Maximiliano Pullaro solicitó la renuncia de Gonzalo Paz, al considerar que había perdido sustento en su puesto, debido a que ambos comisarios eran hombres de confianza de Paz.

PJ interna Perotti Traferri.jpg

Aunque tenga su sustento en motivaciones de orden policial, esta circunstancia no queda al margen del conflicto político generado entre el gobernador Omar Perotti y el senador Armando Traferri, que es representante del departamento San Lorenzo, y a quien se adjudica relación histórica con los oficiales investigados por la Justicia y con el desplazado jefe de la departamental.

En estos movimientos el gobierno aspira a dar un mensaje en concordancia con el fuerte planteo del discurso inaugural de Perotti hace una semana en la Legislatura, cuando de manera genérica se refirió a un pacto de gobernabilidad entre Estado y delito, donde acusó también a jueces y funcionarios políticos por hacer la vista gorda.

Dejá tu comentario