martes 14 de septiembre de 2021
Santa Fe Agua | Santa Fe | Río Paraná

Desde ASSA explicaron a qué se debe el cambio de sabor en el agua

El director de la empresa provincial, Hugo Morzán, aseguró que estos cambios son producto de la bajante del río Paraná, pero aclaró que se trata de agua "perfectamente consumible y potable".

En los últimos días, muchos santafesinos de distintos barrios reportaron que el sabor del agua que llega a sus casas tiene un sabor extraño. Desde Aguas Santafesinas explicaron que el fenómeno está relacionado a la bajante histórica del río Paraná, aunque aclararon que se trata de agua "perfectamente consumible y potable".

En diálogo con el programa "7AM" que conduce cada sábado Geraldine Brezán por Aire de Santa Fe, el director de la empresa provincial, Hugo Morzán, contextualizó estos cambios que se perciben en el agua se dan en el marco de la bajante del río, que ahora se ve de forma pronunciada. El río esta semana alcanzó valores por debajo del cero en la ciudad y para el funcionario, esto significa que hay una menor circulación de agua en volumen del río Paraná y las concentraciones de sales son mayores.

Bajante del Paraná el río perfota el cero en Santa Fe MT 1.jpg
Hay una menor circulación de agua en volumen del río Paraná y las concentraciones de sales son mayores.

Hay una menor circulación de agua en volumen del río Paraná y las concentraciones de sales son mayores.

Al respecto, Morzán aseguró que "lo que podemos garantizar desde ASSA es la absoluta potabilidad del agua que llevamos a los domicilios de nuestros usuarios", aunque naturalmente pueden ocurrir variables respecto de la saborización. Además detalló que "nuestros laboratorios están tratando de sostener el esquema de potabilidad y esto implica la aplicación de mayor cantidad de químicos, la necesidad de mayor cloración y una serie de consideraciones especiales que hacen que el sabor varíe en comparación a cuando el río está a tres metros".

Leer más ► El Salado también se achica: el análisis de una cuenca clave para Santa Fe

El funcionario explicó que están poniendo bombas sumergibles en el río de Colastiné para poder sostener la cantidad de metros cúbicos que se extraen, ya que no podían captar con las bombas que tenían en el muelle y van a colocar dos bombas más en la zona. Además evalúan la posibilidad de poner bombas sumergibles en la toma Hernández y de ser necesario, también pondrán más bombas en el centro del río Santa Fe.

Todas estas acciones son para poder sostener la cantidad de agua que se necesita en poblaciones como la de Santa Fe o Rosario. "Estamos en un estrés mecánico absoluto desde febrero del año pasado", aseveró Morzán, pero reparó en que "el agua que brindamos a los usuarios es perfectamente consumible y potable, apta para consumo humano. Se puede consumir sin inconvenientes".

Por último, Morzán reflexionó que es difícil saber si se van a intensificar los cambios en el sabor del agua porque no se sabe cuál va a ser el comportamiento del río. "Los aportes de los riachos o los afluentes del río Paraná generalmente tienen un mayor contenido de sales disueltas, eso hace que se incremente en cuanto a su dilución. Lo que si garantizamos es que nosotros vamos a brindar el agua en condiciones de potabilidad", concluyó.

Leer más ► El INA proyecta que la bajante será la más extrema registrada en el Paraná

Recomendaciones para un uso racional y responsable del agua

- No utilizar el agua potable en actividades que pueden postergarse, en particular las que demandan importante cantidad de agua: lavado de autos y veredas, riego de jardines, etc.

- Una manguera con salida continua de agua gasta 500 litros por hora: evitemos su uso.

- Sólo lavar las veredas utilizando baldes o mangueras provistas de sistemas de corte (gatillo o interruptores o pulsadores) para evitar el derroche.

- Desengrasar la vajilla con la bacha llena de agua. Recién abrir la canilla para enjuagar.

- Utilizar el lavarropas siempre con carga completa.

- No debemos dejar que el agua corra innecesariamente al lavar los platos, al lavarse los dientes o al bañarse, una ducha de 10 minutos consume 80 litros de agua.

- Controlar las pérdidas en canillas, tanques de agua y otras instalaciones, un depósito de inodoro con deficiencias desperdicia cientos de litros por día.