martes 24 de noviembre de 2020
Santa Fe | abuso sexual | Niños | género

Abuso sexual en la infancia y aislamiento: cuando el peligro está en casa

Profesionales santafesinas advierten el peligro que puede significar para algunos menores estar transitando alguna situación de abuso en tiempos de pandemia, donde se reducen los espacios para contar lo que les sucede.

El abuso sexual infantil es problemática social arraigada en todo el mundo y con una triste trayectoria de ocultamiento, dado que en la mayoría de los casos ocurre en el ámbito familiar o en un entorno muy cercano, hoy se agrava por la situación de aislamiento social que se vive en el país como resultado de las políticas de prevención contra el coronavirus, ya que las posibles víctimas pueden no contar con espacios libres de su agresor para denunciar lo que están viviendo.

Dos profesionales que trabajan la temática y son referentes de la asociación civil Generar, la licenciada en psicología Fiorella Giorgi y la licenciada en Trabajo Social Antonella Valdez, dialogaron con Aire Digital al respecto, con el objetivo de hacer foco en la prevención y poner el tema en agenda a nivel local.

Desde la institución, donde dan acompañamiento a las víctimas de violencia de género, impulsaron hace una semana un conversatorio que abordó esta temática. Afirman que, según las estadísticas, Argentina tiene entre sus principales víctimas a las niñas: los últimos registros indican que 1 de cada 5 niñas es víctima de abuso sexual y 1 cada 13 niños, observándose además que el 89% de los agresores son de género masculino. Asimismo entre las denuncias se detecta que el 75% de los casos se producen dentro de un entorno familiar, donde el 40% de las veces es el padre el abusador y un 16% el padrastro.

Abuso sexual infantil 1.jpg

“Desde que empezó el aislamiento y la gente se vio obligada a estar dentro de sus hogares, observamos el peligro que eso significaba para las personas de los sectores más vulnerables, como las mujeres y también los niños y niñas que pueden estar transitando alguna situación de abuso, ya que se verían imposibilitadas de encontrar vías de denuncia o muchas veces también espacios libres de su agresor para poner en palabras lo que les sucede”, comenzó a explicar Fiorella Giorgi.

Y agregó: “Los niños y niñas, por lo general dan a conocer estas situaciones en las escuelas, y esto con las clases virtuales es muy difícil, ya que entendemos que posiblemente están conviviendo con el agresor, y las estadísticas nos dicen que la mayoría de las agresores son del medio familiar, contrario a lo que suele pensarse muchas veces donde se sospecha de un extraño al entorno”.

En este punto, la licenciada en psicología hizo hincapié en la función de la escuela, detallando lo importante que es que los docentes busquen estrategias para tratar el tema, más allá de la virtualidad, como prevención y promoción de salud de la mano también de la Ley de Educación Sexual Integral.

Asimismo brindó algunas pautas a tener en cuenta por los adultos para ayudar a detectar casos y también transmitir a los niños, niñas y adolescentes como formas de prevención de abuso en las infancias. “Es importante enseñarles sobre la intimidad, la importancia de respetar los momentos de privacidad, a respetarse y hacerse respetar, que no cualquiera puede bañarlos ni asistirlos en los momentos que se están cambiando”, dijo Giorgi.

Abuso sexual infantil 2.jpg

La profesional también se refirió a los secretos, lo vital que es transmitir la diferencia entre un secreto malo y uno bueno, además de explicar “que no siempre los secretos se tienen que guardar”.

“Si nos situamos en el psiquismo de los niñitos, es muy difícil que de entrada puedan visibilizar algo de esto, porque no están preparados para la comprensión y por eso muchas veces se denuncian los casos siendo adolescentes o adultos, cuando por fin la niña, niño o adolescente pueden darle un sentido a lo que vivió y a partir de ahí desnaturalizar esas conductas”, dijo Giorgi y aseveró que “es muy difícil para un menor de edad asimilar la situación de abuso, aún más si está dentro de su casa, y cuando es perpetuado por alguien de confianza como ser el padre, el hermano, un abuelo”.

Sobre eso, y remarcando que hay diferentes tipos de abusos “porque no es solo es la violación que es la penetración en sí misma, sino que pueden existir también abusos sexuales sin contacto como el exhibicionismo, la masturbación como para que el otro lo contemple, etcétera”, dijo Giorgis; e hizo referencia a los indicadores específicos que pueden resultar un signo de alarma para detectar hechos: “A nivel del cuerpo hay a veces lesiones específicas, enfermedades de transmisión sexual, embarazos no deseados, flujos vaginales inesperados para la edad y grados comportamentales, como puede ser manejar conocimientos o información de índole sexual; pero también hay señales conductuales, como el rechazo a ciertas figuras de la familia”.

Falta de capacitación e información

Desde Generar evalúan como un déficit del sistema la falta de capacitación para abordar la temática desde la prevención, y en consecuencia han presentado al Concejo Municipal un proyecto de prevención de la violencia desde las infancias que consiste en trabajar con los jardines municipales, no solo en conjunto con docentes, las madres, padres y familias, sino también a través de lo lúdico con niños y niñas.

Abuso sexual infantil 3.jpg

“Por ahora esto está frenado justamente por la situación misma de pandemia, pero tenemos todas las energías puestas en que pueda impulsarse pronto como herramienta de prevención y concientización importante”, afirmó Antonella Valdez.

También mencionó que la asociación civil tiene aprobado un PEIS (proyecto de extensión de interés social de Universidad Nacional del Litoral) para hacer prevención también en distintos organismos -adhiriéndose a la Ley Micaela- para lograr que haya más agentes multiplicadores de los saberes en temas de género y violencia contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes.

Dónde denunciar

En el marco de la pandemia del coronavirus, si bien algunos horarios de atención han cambiado, los espacios de respuesta ante casos de violencia familiar o sexual siguen siendo los mismos. “Siempre sugerimos en primera instancia concurrir a la Comisaría de la Mujer (ubicada en Lisandro de la Torre 2665, teléfono 342-4619923), porque es el lugar donde seguramente recibirán una atención más eficaz y con perspectiva de género. Pero también pueden acercarse hasta los Centros Territoriales de denuncia de Las Heras 2883 (predio ferial municipal), teléfono 342-4831820; y Aristóbulo del Valle 7401 (4833446).”, explicó la licenciada en Trabajo Social, Valdez.

Abuso sexual infantil 4.jpg

Por último, la profesional invitó a quienes necesiten asesoramiento a acercarse a la sede de la asociación civil Generar que actualmente está atendiendo en el edificio del ex hospital Italiano, en Dr. Zavalla 3351, de lunes a viernes de 9 a 12. Los miércoles atiende la abogada, la licenciada en psicología está disponible los miércoles y viernes; y los lunes, martes, jueves y viernes hay trabajadoras sociales. El teléfono para consultas es 342-5497843.

“La situación de pandemia ha cambiado algunos horarios y modalidades, pero seguimos trabajando con el programa Santa Fe Más y los talleres de empleabilidad y administración, además del impulso a una cooperativa de mujeres emprendedoras (Cooperativa Fortaleza) que actualmente elabora productos de panadería y venden para tener un ingreso familiar de ayuda”, cerró Valdez.

Dejá tu comentario