menu
search
Salud sueño |

Día internacional del sueño: qué rol juega el cerebro al momento de conciliar el sueño

El cerebro desempeña un papel fundamental en la conciliación del sueño tanto a través de la producción de hormonas y neurotransmisores, como por medio de la integración de señales externas e internas que influyen en el ciclo. Cuáles son las medidas que los expertos recomiendan adoptar para lograr un descanso de calidad y por qué es importante para la salud física y mental.

Dar vueltas sin parar sobre uno mismo en posición horizontal a la espera de la llegada de Morfeo puede convertirse en una tortura, los pensamientos merodean sin cesar y no facilitan bajar el interruptor. La realidad golpea duro cuando el despertador suena y llega el momento de hacer frente a las tareas diarias. La lentitud, el desgano, la falta de energía y la imposibilidad de hilar dos ideas de corrido son algunas de las consecuencias que se pueden presentar.

El cerebro desempeña un papel fundamental en este proceso tanto a través de la regulación de la producción de hormonas y neurotransmisores, como en la integración de señales externas e internas que influyen en el ciclo de sueño-vigilia. Estar al tanto de estos procesos es crucial para abordar los problemas que surgen.

En una era marcada por la celeridad en la agenda, un buen descanso y un sueño reparador son elementos preciados que colaboran para tener calidad de vida. Hoy el principal factor por el que a las personas les cuesta conciliar el sueño es la ansiedad, ya sea aguda (pasajera) o crónica, esta se da cuando se superan los seis meses con síntomas de ansiedad.

Dormir con luz podría aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.gif
Los trastornos del sueño tienden a registrarse en su mayoría en personas jóvenes adultas, están asociados a la vorágine de la vida diaria y a los aspectos que tienen que resolver en su vida.

Los trastornos del sueño tienden a registrarse en su mayoría en personas jóvenes adultas, están asociados a la vorágine de la vida diaria y a los aspectos que tienen que resolver en su vida.

“Es muy frecuente el porcentaje de la población que sufre trastornos de ansiedad, está en aumento tanto en Argentina como a nivel mundial, eso trae aparejados trastornos del sueño”, explica en AIRE el doctor Hugo Valderrama, neurólogo y máster en neurociencias.

Pueden darse episodios en los que la persona tiene problemas para conciliar el sueño, ya sea para alcanzarlo, también están aquellos que se despiertan a mitad de la noche o una combinación de ambos. Los trastornos del sueño tienden a registrarse en su mayoría en personas jóvenes adultas, están asociados a la vorágine de la vida diaria y a los aspectos que tienen que resolver en su vida. “Esto es en general, pero puede pasar a cualquier edad”, señala el profesional.

LEER MÁS ► Por qué cuando dormimos damos patadas y movemos los ojos: la ciencia responde

Los especialistas recalcan la necesidad de mantener una higiene del sueño, es decir, rutinas y hábitos saludables que posibiliten al cerebro apagarse cuando es necesario. Realizar actividad física, sostener una rutina y mantener los ambientes adaptados son algunas de las recomendaciones que están al alcance de la mano.

Por qué ayuda hacer ejercicio físico aeróbico

Cuando la persona está estresada se elevan neurotransmisores como la adrenalina y el cortisol. Al hacer ejercicio físico, estos disminuyen, baja el nivel de alerta del cerebro y se puede conciliar el sueño.

“La primera medida es bien primitiva, porque las hormonas frente a distintas amenazas no van a disminuir hasta que estas se resuelvan o se tomen otro tipo de medidas como el ejercicio”, describió el especialista.

El cerebro procesa como amenazas los problemas o situaciones diarias que se viven a diario, ya sean cuestiones vinculadas con lo económico, laboral o la salud.

ejercicio 2.png
No es necesario ser un atleta o deportista nato, puesto que con tan solo 15 minutos de una práctica como bicicleta fija, natación, trotar o saltar la soga, es suficiente.

No es necesario ser un atleta o deportista nato, puesto que con tan solo 15 minutos de una práctica como bicicleta fija, natación, trotar o saltar la soga, es suficiente.

Los neurotransmisores son una reacción que el cerebro produce porque la interpreta como una posible amenaza o peligro. “Como no distinguen entre amenazas físicas de las que no lo son, por las dudas te prepara para atacar y huir. Haciendo ejercicio físico disminuyen los neurotransmisores”, agrega Valderrama.

El mayor problema es que todos los días se debe realizar actividad física que ayude a consumir oxígeno y así disminuir el nivel de neurotransmisores, ya que la adrenalina y el cortisol se elevan a diario. Para esto no es necesario ser un atleta o deportista nato, puesto que con tan solo 15 minutos de una práctica como bicicleta fija, natación, trotar o saltar la soga, es suficiente.

“Lo ideal es hacer ejercicio físico poco tiempo, que se sienta el consumo de oxígeno todos los días y esto favorece la baja de la adrenalina”, recomienda el especialista que recalca que no hay forma de reemplazar la actividad.

Cómo colabora sostener una rutina en el buen dormir

Sostener una regularidad de horarios es otra de las medidas que se debe tomar para que el ambiente y uno estén preparados para dormir lo mejor posible.

El cerebro tiene un reloj biológico que regula constantemente el horario en que la persona se despierta o va a dormir. A veces es tan específico que hay gente que se despierta a la misma hora. “Mientras más regulado este el mecanismo mejor, mientras más cambios se hagan peor”, sostiene el especialista.

Estudios demuestran que dormir tarde podría aumentar el riesgo de sufrir obesidad
Otra de las normas que forman parte del conjunto de recomendaciones de la higiene del sueño consiste en mantener la habitación oscura, cualquier luz va en contra del sueño.

Otra de las normas que forman parte del conjunto de recomendaciones de la higiene del sueño consiste en mantener la habitación oscura, cualquier luz va en contra del sueño.

Otra de las normas que forman parte del conjunto de recomendaciones de la higiene del sueño consiste en mantener la habitación oscura, cualquier luz va en contra del sueño. Mantener un clima templado en la pieza también colabora.

¿Por qué el cerebro no deja dormir?

En ocasiones a pesar de que el cansancio del día pesa, se hace imposible dormir. “Si tienes una persona latente fuera de tu casa o que van a entrar a tu casa, el cerebro no te va a dejar dormir hasta que resuelvas la amenaza”, explica Valderrama.

Pueden darse episodios en los que la persona tiene problemas para conciliar el sueño ya sea para alcanzarlo, están aquellos que se despiertan a mitad de la noche o puede darse una combinación de ambos.

El cerebro interpreta un montón de amenazas, no distingue si es una persona o un problema de salud o económico. Por esto eleva la adrenalina para prestar atención a la amenaza hasta que esta se resuelva.

En este conjunto de factores no se trata únicamente de estímulos externos, sino que acá entran los pensamientos internos. “Generalmente, no se puede dormir porque se cruzan pensamientos intentando resolver problemas continuamente, en ocasiones se trata de cuestiones no muy bien definidos, que no dejan conciliar el sueño porque el cerebro no para de trabajar”, enumeró el neurólogo y máster en neurociencias. Este mecanismo se genera de manera inconsciente.

Cuánto tiempo es necesario dormir en relación con la edad

  • En el caso de los adultos lo ideal es que duerman entre siete a ocho horas.
  • En un niño de entre cinco a seis años, el ciclo puede extenderse entre ocho a 11 horas.
  • En el caso de los adolescentes es normal que lo hagan hasta diez horas.
  • En cambio, para una persona mayor entre seis y siete horas es suficiente.

La cantidad de tiempo disminuye a medida que la persona envejece.

¿Cómo afecta a la salud no dormir?

Cuando la persona no duerme correctamente, hay síntomas que se manifiestan al otro día de forma aguda y cuando el insomnio o la incapacidad de dormir, pueden devenir en síntomas crónicos

En el caso de los agudos, lo primero que se cansa en el cerebro es el lóbulo prefrontal, es el área que está detrás de la frente que maneja la conducta y la capacidad de fijar atención, entre otras funciones. “Cuando una persona no duerme bien, se levanta y pide “ni me hablen”, es porque el mismo cerebro se da cuenta de que no descansó bien y no va a poder controlar él mismo su propia conducta. Esto genera una falta de control inhibitorio, ante cualquier cuestión la persona se ponga a la defensiva o lo interprete mal y no pueda regular la conducta.

Las neuronas del control inhibitorio se ubican en el lóbulo prefrontal, son las que ponen freno a las conductas impulsivas. “Cuando la persona no duerme bien está más impulsiva, en el momento en que se está cansado esas neuronas no están y todo el impulso agresivo no tiene freno. Sale y se demuestra en la conducta”, agrega.

Es un aspecto que se puede graficar en los más chicos, cuyo lóbulo prefrontal donde se ubica el control de la conducta todavía no está formado. El paso de la adolescencia a la adultez se desarrolla

dormir.jpg
La capacidad de atención también es manejada por el lóbulo prefrontal y se ve afectada por la falta de sueño.

La capacidad de atención también es manejada por el lóbulo prefrontal y se ve afectada por la falta de sueño.

La capacidad de atención también es manejada por el lóbulo prefrontal y se ve afectada por la falta de sueño

Por este motivo, cuando uno está agotado le cuesta focalizar, tener pensamientos claros y como la atención es la primera función cognitiva, cuando la persona está agotada no puede expresarse bien, razonar. “Lo único que se puede hacer es todo lo que es automatizado, el resto se complica”, detalla.

Temas