menu
search
Ciencia sueño |

Por qué cuando dormimos damos patadas y movemos los ojos: la ciencia responde

Cumplir con los ciclos de sueño, que duran una hora y media, es fundamental para descansar bien. La ciencia explica por qué una persona puede despertarse a media noche despejada y a la mañana costarle más levantarse. ¿Por qué, cuando dormimos, damos patadas o movemos los ojos? ¿Qué pasa en el cuerpo mientras dormimos?

¿Por qué las personas dan una patada mientras duermen? ¿Por qué durante algunos minutos mueven los ojos? ¿Por qué pueden despertarse a medianoche despabiladas y que a la mañana les cueste levantarse? No hay que tomar el descanso a la ligera. Todas estas conductas tienen una explicación y revelan cómo estamos durmiendo.

Los humanos pasan un tercio de su vida durmiendo y el buen rendimiento que tengan a lo largo de los años depende de la calidad del descanso. Por eso, cuando los síntomas del sueño comienzan a aparecer, por ejemplo, al bostezar o cuando los ojos empiezan a cerrarse, "hay que ser respetuosos", dice la reconocida psiquiatra española, Marian Rojas Estapé, y evitar alargar la ida a la cama con pantallas, charlas o lo que fuera: hay que irse a dormir.

Los síntomas del sueño aparecen porque el cerebro empieza a segregar la hormona llamada melatonina, que es la que induce al sueño, y que es inhibida con sustancias como la cafeína. Por eso, luego de la cena o durante la última comida del día, las bebidas con cafeína no están recomendadas. Tampoco se recomienda inhibir los síntomas del sueño con pantallas, ejercicio -que eleva el nivel de alerta del cuerpo-, o charlas tóxicas, es decir, con personas que pueden elevar el nivel de estrés (cortisol) antes de dormir.

sueño 1
Una hora y media antes de ir a dormir, hay que dejar las pantallas y generar un ambiente con poca luz y poco estrés.

Una hora y media antes de ir a dormir, hay que dejar las pantallas y generar un ambiente con poca luz y poco estrés.

Es por estos motivos que, en la hora y media antes de irse a descansar, lo mejor es relajarse y reducir gradualmente la luz, ya que el cuerpo de este modo interpretará que debe retirarse a descansar y segregará naturalmente la melatonina.

"Dormir mal genera problemas de salud", advierte Estapé. Provoca, por ejemplo, falta de atención, síntomas depresivos o ansiosos, lo cual es muy perjudicial para el cerebro. "El sueño es reparador y baja los niveles de cortisol (estrés)", señala.

Y una vez que nos fuimos a dormir ¿qué pasa en el cuerpo?

Si se presta atención a una persona que está descansando y se la ve dar una patada de repente o mover los ojos ¿qué está pasando? ¿Conviene despertarla? ¿Por qué algunas personas se despiertan con ruidos y otras no?

El sueño, explica Estapé, está dividido en ciclos de 90 minutos (una hora y media). Esos ciclos, a su vez, se dividen en cinco fases: la fase 1 y 2, del sueño liviano; la fase 3 y 4, del sueño profundo; y la fase 5, en donde se producen los sueños.

Entre cada uno de estos ciclos de una hora y media, las personas tienen un micro despertar. Acá es cuando puede suceder que den una sacudida con la pierna. Esto quiere decir que están pasando de un ciclo a otro.

sueño 2
Cada una hora y media, las personas tienen un micro despertar en la noche para terminar un ciclo de sueño y empezar otro. En este micro despertar, puede darse algún movimiento, como la famosa sacudida de un pie.

Cada una hora y media, las personas tienen un micro despertar en la noche para terminar un ciclo de sueño y empezar otro. En este micro despertar, puede darse algún movimiento, como la famosa sacudida de un pie.

Cuando recién nos acostamos, ponemos la cabeza en la almohada, cerramos los ojos y nos dormimos... comienza a transcurrir el primer ciclo.

  1. Comienza la fase 1 y, al cabo de unos diez minutos, la fase 2. El sueño acá es liviano, una persona incluso puede despertarse si siente un ruido. Estas dos fases juntas duran unos 20 minutos y luego se pasa a las fases 3 y 4.
  2. Las fases 3 y 4, que duran juntas unos 40 o 45 minutos, son las del sueño profundo, las que realmente nos están haciendo descansar. Acá es en donde se da el descanso reparador y puede que la persona dormida no sienta los gritos y ruidos alrededor. Es importante que se respete este momento del sueño que es el más importante.
  3. Finalmente, durante los últimos 20 minutos de un ciclo de sueño, se da la fase 5, en donde la persona empieza a soñar. "Empieza a trabajar el cerebro y empieza a procesar todo lo que ha sucedido emocionalmente", dice Estapé. En esta etapa, el cuerpo se paraliza para evitar realizar los movimientos que está soñando. Por ejemplo, para que la persona no corra, se levante, no luche, ni haga otros movimientos que están ocurriendo mientras sueña. Por eso, si una persona despierta en esta etapa final de un ciclo de sueño (que recordemos dura 90 minutos) puede sentirse rígida o paralizada.

Este ciclo del sueño detallado anteriormente, se verá interrumpido a los 90 minutos con un micro despertar de la persona y volverá a comenzar durante la noche tantas veces sea necesario hasta que suene el despertador. Para que una persona descanse bien, necesita al menos 4 o 5 ciclos de sueño. Es decir, dormir al menos seis horas o siete horas y media. Dormir menos de esto tiene "efectos nocivos para el cuerpo y para la mente" dice la psiquiatra, que ahonda en este y más temas en su libro "Cómo hacer que te pasen cosas buenas".

Despertarse a media noche despabilado y a la mañana cansado

¿Por qué puede ocurrir que, al despertar durante la noche, estemos despabilados y, si dormimos un poco más y despertamos a la mañana, estemos cansados? La respuesta tiene que ver en los ciclos de sueño y sus cinco fases.

sueño 3
Una persona puede despertarse a media noche habiendo cumplido dos o tres ciclos de sueño completos y, por lo tanto, no sentirse cansada. Pero puede dormir más horas pero interrumpiendo un ciclo de sueño y levantarse cansada.

Una persona puede despertarse a media noche habiendo cumplido dos o tres ciclos de sueño completos y, por lo tanto, no sentirse cansada. Pero puede dormir más horas pero interrumpiendo un ciclo de sueño y levantarse cansada.

Si una persona se acuesta a las doce y pone el despertador a las siete y media, le costará menos despertarse e incluso notará que su cerebro se activa con mayor facilidad y frescura. Pero, si pone el despertador a las ocho, aunque duerma más, le costará más levantarse. "Tu despertador habrá sonado en plena fase de sueño profundo", explica Estapé.

Y sentencia: "La ciencia del sueño lo o que postula es que no depende tanto del número de horas que uno pasa en la cama, sino los ciclos del sueño realizados" que hay que respetar.

Temas