menu
search
Salud Esterilidad | OMS | Embarazo

Esterilidad: la Organización Mundial de la Salud pide políticas públicas para enfrentar un problema en crecimiento

Desde 1994 la Organización Mundial de la Salud reclama a todos los países un mejor abordaje y más investigación para tratar la esterilidad. Estudios recientes marcan que 186 millones personas en todo el mundo la padecen. La presión social, los problemas en la salud mental y la ley de reproducción asistida en la Argentina.

Estadísticamente, una de cada seis personas tiene problemas de fertilidad, según la OMS. La prevalencia de la esterilidad varía poco de una región a otra y las tasas son similares en los países de ingresos altos, medianos y bajos, lo cual demuestra que se trata de un importante problema de salud pública en todos los países y en todas partes del mundo.

Según la OMS, la esterilidad es un trastorno del aparato reproductor (masculino o femenino) consistente en la incapacidad para lograr el embarazo tras 12 meses o más de relaciones sexuales regulares sin protección. Puede causar mucha angustia, estigmatización y dificultades económicas y afectar al bienestar mental y psicosocial de las personas. La infertilidad primaria es la incapacidad de lograr un embarazo, mientras que la infertilidad secundaria se refiere a no poder conseguir un embarazo después de una concepción previa.

Esterilidad embarazo infertilidad.jpg
Según los especialistas de la Organización Mundial de la Salud, las personas que padecen infertilidad sufren ansiedad y depresión, generando ramificaciones en la salud mental y en el bienestar psicosocial.

Según los especialistas de la Organización Mundial de la Salud, las personas que padecen infertilidad sufren ansiedad y depresión, generando ramificaciones en la salud mental y en el bienestar psicosocial.

En relación a esto, el Dr. Rodolfo Agustín Pasqualini (M.N. 102.009) explicó a AIRE que "la infertilidad es más común de lo que parece y aun así la presión social sigue generando inconvenientes, agravando en muchos casos la situación". El especialista agregó que "los síntomas que indican una alteración en la fertilidad son poco evidentes y los tratamientos de fertilidad tiene una tasa de éxito de apenas entre el 10% y el 40%, porcentajes que pueden disminuir con la edad.”

Según el tocoginecólogo, "cada vez son más las personas que se acercan a pedir asistencia". Además, contó que el promedio de edad de pacientes que van a consulta es de 39 años, siendo que "el pico de fertilidad se da entre los 33 y 35 años, comenzando a descender a los 37". Pasqualini aclaró que cada vez más personas consultan sobre el congelamiento de ovarios: "Lo importante es informarse, hoy pueden hacerse consultas sobre reserva ovárica y tener información sobre factibilidades de tratamientos".

Para el doctor, la fertilidad es una condición altamente compleja y puede verse afectada por diversos factores, incluyendo la edad, los desequilibrios hormonales, condiciones médicas, trastornos autoinmunes, tratamientos previos como radioterapia o quimioterapia, enfermedades ginecológicas, exposición a tóxicos o pesticidas y exceso de alcohol o tabaquismo. Por eso es importante mantener buenos hábitos de salud, como una buena alimentación o realizar periódicamente ejercicio físico.

Dr Rodolfo Agustin Pasqualini tocoginecólogo.png
El Dr. Rodolfo Agustin Pasqualini contó a AIRE que la edad de los pacientes que consultan sobre asistencia reproductiva ronda los 39 años.

El Dr. Rodolfo Agustin Pasqualini contó a AIRE que la edad de los pacientes que consultan sobre asistencia reproductiva ronda los 39 años.

La Dra. Pascale Allotey, directora del Departamento de Salud Sexual y Reproductiva e Investigaciones Conexas de la OMS, resaltó el pedido para que la afectación de la fertilidad sea abordada con mejoras de las políticas y la financiación públicas, ya que facilitaría considerablemente el acceso a los tratamientos y puede proteger a los hogares más desfavorecidos para que no caigan en la pobreza. "Millones de personas afrontan gastos catastróficos para tratar su esterilidad, lo que hace de esta cuestión un importante problema de equidad y, con demasiada frecuencia, una trampa que empuja a la pobreza".

Desde el organismo internacional piden a los países que proporcionen más datos sobre la esterilidad, desglosados por edad y por causa, para ayudar a cuantificar el problema, determinar quién necesita atención y saber cómo se pueden reducir los riesgos. Actualmente, muchos países no cuentan con los estudios y datos necesarios.

En Argentina

En nuestro país, en el año 2013, se sancionó la Ley 26.862 de "reproducción médicamente asistida", que tiene por objeto garantizar el acceso integral a los procedimientos y técnicas médico-asistenciales de reproducción médicamente asistida. En su artículo 8 establece la obligatoriedad para los organismos de salud estatales y para las prepagas de brindar a sus afiliados o beneficiarios la cobertura integral e interdisciplinaria del abordaje, el diagnóstico, los medicamentos y las terapias de apoyo y los procedimientos y las técnicas que la Organización Mundial de la Salud define como de reproducción médicamente asistida.

Esto incluye la inducción de ovulación; la estimulación ovárica controlada; el desencadenamiento de la ovulación; las técnicas de reproducción asistida (TRA); y la inseminación intrauterina, intracervical o intravaginal, con gametos del cónyuge, pareja conviviente o no, o de un donante, según los criterios que establezca la autoridad de aplicación.

Quedan incluidos en el Programa Médico Obligatorio (PMO) los diagnósticos, medicamentos y terapias de apoyo, con los criterios y modalidades de cobertura que establezca la autoridad de aplicación, la cual no podrá introducir requisitos o limitaciones que impliquen la exclusión debido a la orientación sexual o el estado civil de los destinatarios.

También quedan comprendidos en la cobertura los servicios de guarda de gametos o tejidos reproductivos, según la mejor tecnología disponible y habilitada a tal fin, para aquellas personas, incluso menores de 18 años que, aun no queriendo llevar adelante la inmediata consecución de un embarazo, por problemas de salud o por tratamientos médicos o intervenciones quirúrgicas puedan ver comprometidas su capacidad de procrear en el futuro.

La presión social

El Dr. Pasqualini remarcó que la presión social no solo puede originarse en el entorno cercano, como amigos y familiares, sino que también se magnifica a través de los medios de comunicación y redes sociales con imágenes idealizadas de la maternidad y la paternidad. Las preguntas intrusivas o los comentarios bien intencionados, pero inoportunos, que normalmente se responden con sonrisas forzadas o respuestas evasivas, pueden tener un impacto emocional negativo en quienes atraviesan tratamientos de fertilidad complejos.

Para la Dra. Allotey, "las personas que padecen infertilidad sufren ansiedad y depresión, generando ramificaciones en la salud mental y en el bienestar psicosocial".

Por todo esto es que Pasquelini destaca que la empatía, sensibilización, educación y concienciación son fundamentales para derribar los estigmas asociados a la infertilidad y brindar un entorno de apoyo a quienes lo necesiten.