domingo 25 de octubre de 2020
Salud | La historia detrás de la foto | pandemia | Estados Unidos

100 años después, las recomendaciones ante la pandemia son las mismas

Esta es la historia de la llamada "gripe española" que azotó al mundo en 1918. Hoy, en 2020, a pesar de las lecciones aprendidas y los avances del sistema de salud, la medicina, la ciencia y las sociedades, muchas de las medidas para minimizar los contagios siguen siendo tan básicas como la higiene personal, el aislamiento y el distanciamiento.

La llamada "gripe española" que se propagó a nivel mundial durante 1918-1919, fue la pandemia más grave de la historia reciente. Se estima que un tercio de la población mundial se infectó con el virus y causó más muertes que la Primera Guerra Mundial que estaba terminando justo ese mismo año. Se cree que fallecieron al menos 50 millones de personas en todo el mundo, sobre todo niños, jóvenes y ancianos. En Argentina, la cifra oficial de víctimas fatales es de casi 15.000.

La enfermedad que se propagó rápidamente por todo el mundo se observó por primera vez en Europa, Estados Unidos y partes de Asia; pero solo en España, país que permaneció neutral al conflicto bélico de la época, los medios dieron cuenta de su existencia y por eso su particular nombre.

Foto gripe española.jpg
Consejos para prevenir la influenza de 1918.

Consejos para prevenir la influenza de 1918.

La foto de una enfermera de la Cruz Roja con un barbijo de gasa sobre la nariz, la boca y el mentón, sacada por el fotógrafo estadounidense Paul Thompson y publicada en un cartel en octubre de 1918 en una ciudad de la costa este de Estados Unidos, acompaña una serie de recomendaciones para prevenir la temible gripe.

Embed

"No respirar cerca de otras personas, mantener la boca y los dientes limpios, evita a aquellos que tosen o estornudan, no visitar lugares mal ventilados; mantener el calor, tomar aire fresco y sol; evita el miedo, la preocupación y la fatiga; quedarse en casa si tiene gripe; caminar al trabajo y a la oficina; en salas con enfermos utilizar una máscara de gasa como en la ilustración", detalla el aviso que guarda la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Gripe 1918 3.jpg
Una peluquería al aire libre en plena pandemia de gripe. Fotografiado en la Universidad de California, Berkeley, en 1919. (Archivos Nacionales)

Una peluquería al aire libre en plena pandemia de gripe. Fotografiado en la Universidad de California, Berkeley, en 1919. (Archivos Nacionales)

Cien años atrás, la asistencia en Salud no era la de ahora; incluso en los países del primer mundo era un lujo de pocos. Y ante la nueva enfermedad desconocida no había medicamentos, mucho menos una vacuna; y esta recién estuvo disponible unos 20 años más tarde.

Ante la situación de emergencia, los esfuerzos para el control de contagios a nivel mundial se limitaron a intervenciones sociales como aislamiento, cuarentena, buenos hábitos de higiene personal, ventilación de espacios, uso de desinfectantes, máscaras faciales y limitaciones de reuniones públicas acompañadas por el cierre de escuelas, teatros y negocios.

Gripe 1918 5.jpg
“Todos los teatros están cerrados hasta próximos aviso. A solicitud del alcalde”, indica el cartel que está detrás del  repartidor de diarios que posaba para la foto al frente de un teatro en Seattle, en el estado de Washington, en 1918 durante la pandemia de gripe.

“Todos los teatros están cerrados hasta próximos aviso. A solicitud del alcalde”, indica el cartel que está detrás del repartidor de diarios que posaba para la foto al frente de un teatro en Seattle, en el estado de Washington, en 1918 durante la pandemia de gripe.

Hoy, 100 años después, los sistemas sanitarios se robustecieron; la vigilancia epidemiológica es constante; la tecnología, la investigación y la ciencia permitieron grandes avances en la medicina para lograr identificar y conocer los virus, diagnosticarlos y tratarlos; pero la historia se repite.

Gripe 1918 2.jpg
Una mecanógrafa usa su barbijo de tela en octubre de 1918 en Nueva York para prevenir contagios de gripe.

Una mecanógrafa usa su barbijo de tela en octubre de 1918 en Nueva York para prevenir contagios de gripe.

Con la aparición del nuevo coronavirus el mundo debió parar y ponerse en cuarentena para evitar que el virus siga circulando entre las personas o al menos disminuir su posibilidad de contagio. A pesar de las lecciones aprendidas y los avances de la medicina y de las sociedades, las recomendaciones para mitigar los contagios siguen siendo las mismas.

Hasta que no llegue la vacuna, que por primera vez en la historia lo hará en tiempo récord, las medidas que adoptaron todos los países -por ser las más efectivas- no difieren de las que se aplicaron hace un siglo atrás. Más que nunca la evolución de la pandemia y el daño total depende simplemente de la conciencia y responsabilidad social.

Idea y realización: Valentina Fassi

Producción y edición: Thamina Habichayn