jueves 14 de noviembre de 2019

Puente Carretero: los 80 años del “gigante de hormigón” que lo dio todo y espera un relevo

Fue habilitado el 14 de julio de 1939. La imponente estructura de hormigón fue considerada para la época como una de las más importantes del mundo en su género. Hoy continúa incólume uniendo a santafesinos y santotomesinos.

 

Por Valentina Fassi

El 14 de julio de 1939 se habilitaba el tránsito sobre el entonces Nuevo Puente Carretero Santa Fe – Santo Tomé. La estructura de hormigón de más de 1.320 metros de largo con dos arcos parabólicos, uno sobre el Vado y otro sobre el Salado, fue considerada para la época una de los más importantes del mundo en su género. Era el mayor puente de Sudamérica.

A 80 años de aquel día, sigue incólume como insignia de unión y conexión para miles de santafesinos y santotomesinos que a diario lo atraviesan.

 

 Gentileza: Museo Histórico “Andrés Roverano” de la Municipalidad de Santo Tomé

 

Sus antecesores de madera y metal se deterioraron con el tiempo por el agua que pasaba por debajo, pero también quedaron chicos ante el importante crecimiento poblacional y económico de la región.

Leer más►La historia del paso sobre el Salado y el Vado

 

En 1936 la Dirección de Obras Públicas de Santa Fe llamó a licitación pública para la construcción. La empresa alemana Gruen y Bilfinger S.A. ganó la obra y al año siguiente comenzaron los trabajos que terminaron dos años más tarde. La dirección de los trabajos estuvo a cargo del ingeniero Guillermo Wagner y la supervisión por la Provincia fue realizada por el ingeniero Alberto Cazeneuve, hijo de un inmigrante francés y uno de los “rebeldes” responsables de que su inauguración se diera en una fecha patria francesa en plena Segunda Guerra Mundial.

 

 

 

 

 

 

 

 

El Carretero es fiel testigo del progreso de las ciudades que une, de la expansión metropolitana y también regional como parte de la conexión vial del Mercosur, la Ruta Nacional N°11. Y aunque el “gigante de hormigón” soportó crecidas y caudales de 150 m3/seg a 3100 m3/seg, como los que se registraron en la inundación de 2003 que anegó un tercio de la capital provincial y dejó 23 muertos en las listas oficiales; el aumento de tráfico de 2.000 vehículos por día, al momento de su inauguración, a los 45.000 que hoy lo cruzan lo transformaron en un embudo. 

Datos brindados por Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Santo Tomé.

 

Atravesarlo en determinados horarios es una odisea. La última medición del tráfico en hora pico realizada en febrero de este año registró 14.800 vehículos cruzando la conexión, de un lado al otro, entre las 6 de la mañana y las 9, según los datos brindados a Aire Digital desde Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Santo Tomé.

Hace 20 años que vecinos y mandatarios de ambas ciudades reclaman un nuevo puente. Un relevo que permita al Carretero seguir con vida. Las promesas llegaron hace 12 años atrás, hubo avances en estudios, proyecto y el pliego licitatorio finalizado espera desde 2014 en una pila de expedientes una decisión política nacional.

Leer más►El nuevo puente Santa Fe – Santo Tomé, la deuda pendiente

 

Foto: Maiquel Torcatt / Aire Digital

 

Aunque sobre ese reiterado reclamo no hubo respuestas, hace un mes el puente recibió una buena noticia: próximamente se inician trabajos de bacheo sobre su calzada para solucionar el único problema que presenta en la actualidad.  Los trabajos fueron anunciados por Vialidad Nacional, en el marco de los trabajos de reparación de la Ruta Nacional N°11 entre Timbúes y Santa Fe, y comenzarán en breve en horarios nocturnos sobre el puente.

 

Leer más ► Temerarios: historias de locura e imprudencia sobre los arcos del Carretero

Dejá tu comentario