martes 21 de junio de 2022
Política | Javier Milei |

Javier Milei, entre el auge y el ocaso

El capital político del candidato anarcocapitalista parece diluirse por una sucesión de errores no forzados: su defensa de la libre portación de armas, luego de la masacre de Texas, y de que las personas puedan vender sus órganos.

El fenómeno político que encarnó el ascenso del libertario Javier Milei comenzó a flaquear en las últimas semanas y así lo demuestran los sondeos de opinión publicados la semana pasada. De hecho, no son pocos los analistas que advierten los riesgos del prematuro lanzamiento de la candidatura presidencial del polémico diputado nacional con alrededor de un año y medio de anticipación a las elecciones previstas para octubre de 2023.

La duda acerca de si Milei podría aguantar más de un año haciendo campaña sin experimentar un fuerte desgaste empezó a ser contestada en las últimas dos semanas. Todas las encuestas de opinión pública conocidas en estos días dan cuenta de un fuerte retroceso en sus niveles de imagen y de intención de voto respecto del mes pasado.

¿Qué ocurrió para que el líder de La Libertad Avanza, que se consolidaba como el fantasma de la dirigencia política tradicional y como la mayor amenaza para el crecimiento de Juntos por el Cambio, conociera en tan poco tiempo el pasaje del auge al ocaso?

La respuesta es simple: el diputado libertario, dueño de un discurso disruptivo y crítico de la “casta política” cometió no pocos errores no forzados, lo que le valió ser blanco de los ataques de sus rivales políticos.

Javier Milei "copó" la Feria del Libro al grito de "viva la libertad, carajo"
En las últimos sondeos hubo un retroceso en la imagen positiva de Javier Milei.

En las últimos sondeos hubo un retroceso en la imagen positiva de Javier Milei.

Primero, quedó en evidencia por haber utilizado un pasaje aéreo gratuito para participar de un acto público en Mendoza. Si bien la mayoría de los legisladores nacionales se vale de ese privilegio y rara vez alguien se escandaliza, su uso por Milei puso de manifiesto una aparente contradicción en quien dice luchar contra los beneficios de la casta política.

Después, se pronunció en favor de la “libre portación de armas” en la Argentina, inmediatamente de producida la matanza de Texas que conmovió al mundo por la muerte de 19 niños y dos maestras de una escuela primaria. Más tarde, dijo estar de acuerdo con la posibilidad de que cualquier persona comercializara sus órganos.

Sus declaraciones impactaron negativamente en la sociedad según los sondeos. Según un estudio de Raúl Aragón & Asociados, realizado entre 1.803 personas entre el 9 y el 12 de junio en el orden nacional, el 68,9% de los consultados dijo no estar de acuerdo con la libre portación de armas, impulsada por Milei, y apenas el 9,8% se mostró de acuerdo. En cuanto a sus dichos sobre el comercio de órganos, el 85,9% se pronunció en contra y solo el 7,2%, a favor.

Paralelamente, las encuestadoras que midieron la imagen de Milei también exhibieron resultados desalentadores para el dirigente anarcocapitalista. Para Aragón, su imagen positiva pasó del 51,6% hacia el 17 de mayo al 42,1% el 11 del presente mes, en tanto que su imagen negativa creció del 41,8% al 50,3% en el mismo lapso.

De acuerdo con otro estudio, realizado por Zurban Córdoba, para fines de mayo, su percepción positiva había pasado en un mes del 47,7% al 41,2% y la negativa, del 40,3% al 51,4%. Para la consultora de Ricardo Rouvier, entre mayo y junio, Milei vio caer su imagen positiva del 43,2% al 40,6% y vio subir su imagen negativa del 33,8% al 43,4%.

Se pudrió todo en una conferencia de Javier Milei: "¿Hay alguna forma de que paren de hacer ruido?"
La figura de Javier Milei creció a partir del fastidio y el malestar con la clase política.

La figura de Javier Milei creció a partir del fastidio y el malestar con la clase política.

Esta caída en el nivel de imagen pública de Milei quedó en evidencia en el acto público que lideró en Gerli, localidad del partido bonaerense de Avellaneda, en lo que fue su bautismo en el conurbano. Allí, la cantidad de asistentes que no llegó a las 2.000 personas y resultó muy inferior a la esperada –en abril había reunido a unas 10.000 en Mendoza–. Para peor, después de aquel deshilachado acto proselitista surgieron disidencias públicas dentro de su agrupación, que encabezó el exdirigente de la Ucedé Carlos Maslatón, quien cuestionó al entorno del líder de La Libertad Avanza, empezando por su hermana, Karina Milei, a quien se conoce como “el jefe”.

En los últimos días, también Milei recibió críticas desde distintos sectores del arco político por su ausencia en la sesión de la Cámara de Diputados que aprobó una disminución de la presión impositiva sobre monotributistas y autónomos. En ese momento, el dirigente libertario se encontraba en Colombia, en respaldo de la campaña presidencial de Rodolfo Hernández en Colombia.

Se trata, en todos los casos, de señales de un presunto agotamiento de un fenómeno sustentado en la bronca y el malestar de buena parte de la ciudadanía con la dirigencia política tradicional, pero que deberá reinventarse y dejar de depender de un liderazgo personalista para mantener la expectativa sobre la posibilidad de construir una alternativa que compita por el poder dentro de algo más de un año.

Temas