sábado 11 de julio de 2020
Política | Vicentín | intervención |

El gobierno ya no habla de expropiación y modera su intervención en Vicentín

Después del banderazo y el fuerte rechazo que generó la medida, el presidente Alberto Fernández abrió una instancia de diálogo y esta tarde se reunirá con Sergio Nardelli, uno de los directivos de la compañía santafesina.

La decisión de intervenir en la empresa Vicentín, ahogada y con una deuda de U$S 1.350 millones, colocó al gobierno nacional en un dilema muy incómodo por el fuerte rechazo que provocó la decisión en una franja importante de la sociedad argentina y el banderazo que realizó la gente de Avellaneda y Reconquista, la región donde la empresa tiene su histórica base.

Esta tarde a las 18, el presidente Alberto Fernández se va a reunir con Sergio Nardelli, el ejecutivo que está al timón del directorio de Vicentín. Como adelantó Aire de Santa Fe, los dos ya conversaron telefónicamente en una charla en la que Fernández le aseguró que la intención es rescatar la empresa, preservar las fuentes de trabajo y evitar que sea subastada y comprada en condiciones desventajosas por compañías internacionales extranjeras.

Leer más ► Fernández le aseguró a un directivo de Vicentín que la intervención busca preservar la empresa

En un tono muy distinto al que utilizó el mismo presidente el lunes, cuando anunció la intervención de la empresa y el envió al Congreso de un proyecto de expropiación.

El gobierno también intenta que la justicia avale la designación de los interventores, luego de las advertencias de que podría haber serias complicaciones jurídicas en este frente.

Leer más ► Masivos cacerolazos en distintos puntos del país contra la intervención de Vicentín

Luego de los cacerolazos de anoche y un nuevo banderazo en Avellaneda, la reunión de esta tarde con Nardelli es clave. Fernández insistió que la vocación del Gobierno es que la empresa siga siendo argentina y que sea manejada y rescatada de la situación en la que está.

El presidente recordó que Vicentín está desfinanciada. “Los productores no le dan granos para exportar y tiene deudas enormes. Nos preocupa que quiebre y la situación sea peor. Ese es el sentido de la intervención. Esto no debería ser motivo de pelea. Estamos rescatando a una empresa de la quiebra. Intentan mostrarlo como un sesgo arbitrario”, concluyó el presidente.

Dejá tu comentario