domingo 25 de octubre de 2020
Política | Alberto Fernández | Macri | Horacio Rodríguez Larreta

El diálogo a solas de Alberto Fernández con Rodríguez Larreta

Alberto Fernández y Rodríguez Larreta conversaron durante más de una hora el jueves a la noche, luego de la reunión con Axel Kicillof. Aunque cada uno mantuvo su postura quedaron en no romper el diálogo.

"Ojo, te vas a meter en un lío porque no tenés derecho a reclamar, lo que te pasó Macri estuvo mal dado y vos lo sabés", le advirtió el presidente Alberto Fernández al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta sobre la presentación judicial que haría la administración porteña ante la Corte Suprema por el recorte de los fondos que le envía la Nación por el traspaso de la policía. Fue el jueves a la noche en Olivos y se extendió durante más de una hora, luego de que terminaran el encuentro con el gobernador Axel Kicillof para definir cómo seguiría la cuarentena.

El Presidente le adelantó a Rodríguez Larreta que buscarían aprobar rápidamente la ley que fijará los recursos que le abonará la Nación de ahora en más y el jefe de gobierno le explicó que no tenía otra que recurrir a la Justicia porque podría faltar a los deberes de funcionario si no lo hacía.

Desde ambos sectores aseguraron que la conversación siempre mantuvo el buen tono y que los dos coincidieron en la conveniencia de no romper el diálogo. El jefe de gobierno fue particularmente insistente sobre este punto.

Según consigna este domingo el diario Página 12, el encuentro fue la continuación del capítulo iniciado la semana pasada, cuando el Presidente resolvió a través de un decreto derivar más de un punto de los recursos que le enviaba a la Ciudad para que la provincia de Buenos Aires tuviera un fondo de financiamiento que le sirviera para resolver la protesta policial.

En Gobierno admitían que Rodríguez Larreta no fue advertido con tiempo de la poda que se le haría. "Si se lo decíamos uno o dos días antes hubiera sido tapa de todos los diarios, nos presentaban un amparo y no hubiéramos podido hacer nada", era la explicación que daban en Olivos.

De la misma manera, también sostenían que el tema no era para nada nuevo y que ya la primera vez que se reunieron, en diciembre pasado, cuatro días antes de que Fernández asumiera como presidente, la cuestión estuvo en la charla. Rodríguez Larreta le dijo entonces que siguieran conversándolo. Los diálogos continuaron a través de los equipos técnicos de la Ciudad y del ministerio del Interior y quedaron interrumpidos en marzo por la pandemia. "Pero él siempre supo que íbamos a hacer esto, no puede decir que lo sorprendió. No se lo avisamos en el momento que lo haríamos ni tampoco de cuánto sería el monto, pero porque en las conversaciones nunca se llegó a definir", detallaban en Gobierno.

Según las estimaciones de los equipos de Interior que encabeza la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, en vez de los 2,35 puntos de los fondos coparticipables que le traspasó Mauricio Macri por un decreto simple en enero de 2016 -que con el 1,4 que ya recibía la Capital alcanzaba el total de 3,75 por ciento- correspondía apenas el 0,92 por ciento. Así se puso en el decreto que firmó el Presidente la semana pasada -que estableció que la suma que se traspasaría equivaldría al 2,32 por ciento- pero que en el proyecto de ley que ingresó el miércoles al Senado se calculó de otra manera. Allí se puso que se continuaría abonando el porcentaje histórico del 1,4 por ciento más una suma que para este año equivale a 24.500 millones de pesos que se irá actualizando según una fórmula que combinará el sueldo promedio de la Policía Federal junto el índice de precios del Indec.

"No es porcentaje porque no es coparticipación, esto sale de los fondos coparticipables que le quedan a la Nación. Entonces le daremos el 1,4 por ciento más la suma para pagar el servicio de la policía traspasada. La ley va a ser muy buena para la Ciudad porque le va a dar certeza de que eso ya es inmodificable. Acá se hizo todo por decreto y eso va en contra de lo que establece la Constitución, que dice que el pase del servicio y sus recursos tiene que ser por una ley", explicaban en Gobierno.

El Presidente le comentó esto mismo a Rodríguez Larreta en Olivos. Para entonces, jueves a la noche, el proyecto de ley ya había ingresado al Senado donde el oficialismo tiene mayoría y es de imaginar que le dará un rápido tratamiento.

En cambio, la demanda judicial porteña todavía no había llegado a Tribunales, aunque el jefe de gobierno le adelantó que lo haría al otro día. Había obvios motivos políticos para ello: Rodríguez Larreta no podía quedar inerte ante la opinión pública frente una quita de recursos y sin presentar una defensa. Aunque en el diálogo con el Presidente sólo mencionó argumentos legales. Le dijo que si no presentaba un amparo ante la Corte Suprema alguien lo podría acusar de incumplimiento de los deberes de funcionario público por ver cómo le quitaban recursos a la Ciudad y no hacer nada.

Fernández le reconoció que era cierto, pero también le advirtió: "Te vas a meter en un lío, lo de Macri estuvo mal dado. Te pueden rechazar la demanda y preparate, porque después pueden salir todas las provincias a reclamar lo que cobraste de más. Te estás exponiendo una enormidad, si la Justicia dice que no correspondía todo ese dinero que se traspasó a la Ciudad deja la puerta abierta para el reclamo".

Según explicaban los funcionarios que se ocupan de los temas jurídicos del Gobierno, a eso se lo llama "enriquecimiento sin causa". Ese excedente fue calculado por los técnicos de Interior en 86.269 millones de pesos entre 2016 y 2019, por lo que rondaría los 100 mil millones sumados los meses que van de este año.

El jefe de gobierno reiteró que al otro día presentaría la demanda pero que su intención era encontrar alguna solución conciliatoria. "Bueno, veremos que dice la presentación judicial", le respondió Fernández.

Ambos coincidieron que debían mantener el diálogo, un punto en el que el jefe de gobierno insistió una y otra vez. "Está claro que él no quiere quedar pegado a Macri y a Patricia Bullrich. Debe tener encuestas que le dicen que ellos tienen mala imagen y nosotros no, porque fue muy reiterativo en que no debíamos perder el contacto", evaluaban cerca del Presidente.