menu
search
Policiales | femicidio | juicio |

Una botella con combustible, el dato que incrimina al acusado por el femicidio de Sandra Ojeda

Fue revelado por el empleado de la estación de servicio que ese día de 2014 previo al crimen de Sandra vio a Jonatan Rivero comprar nafta que se llevó en una botella. También declararon las hermanas de la joven y las compañeras de parada que la vieron irse con el sospechoso.

Las primeras horas del 6 de diciembre de 2014 Jonatan Rivero se acercó hasta una estación de servicio en avenida Blas Parera y compró combustible que se llevó en una botella. Poco tiempo después, el propio Rivero condujo a la policía al lugar donde ardía en llamas el cuerpo de Sandra Ojeda.

Este dato fue confirmado por el empleado de la estación de servicio, que reconoció a Rivero y así lo declaró este viernes en el juicio que se desarrolla en la sala 1 de los tribunales santafesinos, ante los jueces Rosana Carrara, Sergio Carraro y Pablo Ruiz Staiger.

La acusación es llevada adelante por las fiscales de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual Alejandra Del Río Ayala y Celeste Minniti. En tanto, Rivero cuenta con la representación de las defensoras públicas Betina Dongo y Silvina Corvalán.

Leer más ► Comenzaron a juzgar a un changarín por dos femicidios sexuales en Santa Fe

juicio rivero femicidios para web acusado.png
Rivero estuvo detenido durante un año por el femicidio de Sandra Ojeda y recuperó la libertad porque los fiscales de entonces consideraban que no había prueba suficiente en su contra

Rivero estuvo detenido durante un año por el femicidio de Sandra Ojeda y recuperó la libertad porque los fiscales de entonces consideraban que no había prueba suficiente en su contra

Una botella con nafta

El último testigo de la jornada aportó un dato revelador: Jonatan Rivero fue hasta la estación de servicio ubicada en Blas Parera y Regimiento 12 de Infantería y compró combustible que cargó en una botella, ese día previo al crimen de Sandra Ojeda. El cuerpo calcinado de Sandra fue encontrado por el personal policial que declaró durante la primera jornada del juicio, y fueron llevados hasta el lugar por el propio imputado, que en ese momento dijo que había sido secuestrado.

Antes de esto, declaró la hermana de Sandra, con quien se desempeñaba como trabajadora sexual. La mujer refirió que todas las noches iban juntas hasta la parada que tenían en Blas Parera, cerca de las 20:30, y volvían juntas a la casa antes de la medianoche. “Me acuerdo como como si hubiera sido ayer”, expresó cuando las fiscales le preguntaron si recordaba la noche del 5 de diciembre de 2014.

La testigo manifestó que esa noche cerca de las 22 Rivero se acercó a su hermana caminando, “pasaba siempre caminando por ahí, y se ponía a charlar con ella. Esa noche se fueron y me pareció raro porque se fueron para el otro lado del hotel o la pieza donde hacíamos los pases”, explicó la joven. Cuando el tiempo pasaba y su hermana no volvía, fue hasta su casa “por si había vuelto directamente, pero no estaba. Me fui a dormir, al día siguiente fui a trabajar a la casa que hacía la limpieza y cuando salí fui a la comisaría a hacer la denuncia. A la tarde fueron a buscarme los policías de Homicidios”, relató.

Luego, la hermana de Sandra explicó que reconoció la calza que vestía su hermana esa noche, así como la ropa interior. Por último, expresó que estuvieron mal todos estos años, y que cuando se enteraron que habían liberado a Rivero, un año después de su detención, sintieron impotencia porque "eso que le hizo a mi hermana podía hacérselo a otra chica".

Leer más ► Piden justicia por Sandra Ojeda

PLACA NUMEROS-VIOLENCIA-DE-GENERO.jpg

Cuerpo carbonizado

En tanto, el médico forense que realizó la autopsia del cuerpo de Sandra explicó que el cuerpo de la joven se encontraba carbonizado casi en su totalidad, sólo las pantorrillas no presentaban esa característica. En cuanto a la causa de muerte se pudo determinar que Ojeda murió por una asfixia por compresión: alrededor del cuello tenía una especie de pañuelo, y al no detectarse hollín en la tráquea, confirmó que la joven ya estaba fallecida al momento que quemaron el cuerpo.

El profesional también revisó a Rivero, el mismo 6 de diciembre de 2014, y repasó las lesiones que había detectado: una mordedura en el antebrazo derecho, y marcas de rasguñones en el rostro, en los brazos y en la espalda. Así, puede presumirse que Sandra se defendió con uñas y dientes de su agresor.

Dejá tu comentario