domingo 26 de junio de 2022
Policiales | Cárcel de Coronda | marihuana | Santa Fe

"Pato" Calderón y un nuevo procesamiento: del acopio de droga a digitar desde la cárcel la llegada a Santa Fe 300 kilos de marihuana

Un juez federal procesó a "Pato" Calderón por realizar actos preparativos para el tráfico de estupefacientes. Es la tercera causa que suma en su contra desde su detención, en junio de 2021, cuando fue apresado como jefe de una banda dedicada a las usurpaciones de viviendas en la capital provincial.

Juan Pedro “Pato” Calderón, un presidiario santafesino, actualmente detenido en la cárcel de Ezeiza, sumó una nueva causa en su contra en menos de un año. La primera, tramitada en la Justicia provincial, que lo colocó como el jefe de una banda que usurpaba viviendas. La segunda, por el almacenamiento de estupefacientes a grandes escalas en una casona del barrio San José. Y la nueva, por haber digitado desde un penal la llegada a la ciudad de Santa Fe de un cargamento de marihuana de unos 300 kilos.

La flamante medida judicial fue dictada por el juez federal Reinaldo Rodríguez y procesó a Calderón por realizar actos preparativos para el tráfico de estupefacientes (confabulación) entre octubre y noviembre del 2021, cuando se encontraba alojado de manera preventiva en la cárcel de Coronda.

El procesamiento, según indicaron fuentes judiciales a AIRE, abarca además al hermano de “el Pato”, Ariel Fabián “Melli” Calderón, y su expareja, Natalí “Natita” Rojas. Ambos, si bien quedaron vinculados al caso, transitarán en libertad la causa que se instruyó en la fiscalía federal N°1, a cargo de Gustavo Onel.

Juzgado Federal 1 y 2.jpg
La resolución fue dictada en el Juzgado Federal de Santa Fe.

La resolución fue dictada en el Juzgado Federal de Santa Fe.

La investigación tuvo su inicio a partir de la causa que se tramita en el área de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación, encabezada por las fiscales Mariela Jiménez y Laura Urquiza, y que apuntó a desbaratar a una organización, liderada por Calderón, que por los menos cometió siete usurpaciones de viviendas en Santa Fe y el departamento La Capital.

En esa investigación, las escuchas evidenciaron cómo “Pato” mantuvo conversaciones telefónicas desde la cárcel de Coronda con parte de su entorno, en donde habló sobre la llegada de un cargamento de 300 kilos de marihuana prensada. Al advertir el tenor de esos diálogos, y a las puertas de un delito de la órbita federal, las escuchas fueron remitidas a la Fiscalía que conduce Onel.

Escuchas e inteligencia

Por el caso, los investigadores de la División Operativa Federal Santa Fe de la Policía Federal Argentina (PFA) realizaron una serie de tareas de inteligencia que implicaron escuchar, entre octubre y noviembre, distintos diálogos que fueron interceptados del teléfono que usó Calderón desde la cárcel de Coronda.

En esas escuchas “Pato” habló sobre la llegada de un cargamento a la ciudad de Santa Fe y que de la logística iban a participar “el Ariel” y otra chica que habría mantenido una relación sentimental con el convicto. Sin embargo, con el transcurrir de los días, la maniobra nunca reveló cuál iba a ser el lugar destinado para acopiar el cargamento.

Esa situación llevó a los investigadores a desplegar múltiples puestos de observación en los domicilios donde pudiera ser descargada la droga. Desde las casas de las personas ligadas a Calderón hasta una distribuidora del norte de la ciudad fueron algunos de los puntos que los investigadores de la PFA observaron durante días. Pero el cargamento nunca logró ser interceptado.

onel.jpg
Gustavo Onel, el fiscal federal que impulsó la causa.

Gustavo Onel, el fiscal federal que impulsó la causa.

Las tareas de inteligencia tuvieron su ocaso cuando el domingo 31 de octubre, en horas de la tarde, los investigadores recibieron una escucha (que para ese entonces era directa) en donde una mujer llamó a Calderón y le informó sobre la llegada de una suma inferior a la que se esperaba. “Fíjate que a la nati dice que no le dieron todo, le dieron cien nomá”, le comentó la mujer, a lo que el “Pato” se sorprendió y le dijo que ya la llamaría por medio de otra aplicación. Por esa escucha, la investigación dio un giro y apuntó a Natalí “Nati” Rojas, quien también estuvo implicada en la causa que investigó la Justicia provincial sobre usurpaciones y la cual presuntamente participó de la logística de la llegada del cargamento.

Ante esa nueva sospecha, los investigadores allanaron el domicilio de Rojas, en Azcuenaga al 2500, el 1 de noviembre del 2021. Al ingresar a la vivienda, los agentes de la PFA hallaron unos gramos de marihuana y una balanza, pero nada que condujera hacia el cargamento. De todos modos, y por orden del fiscal, secuestraron el teléfono de la mujer el cual fue remitido a pericia a la Gendarmería Nacional.

Dentro de ese dispositivo, la Fiscalía acusó a Rojas de participar de la trama de los 300 kilos de marihuana tras el cruce de mensajes con “Melli” Calderón. A su vez, comprobaron que también visitó a Calderón durante el tiempo que estuvo preso en la cárcel de Coronda, por lo que la Justicia sospecha que en ese encuentro se planificó cómo se desarrollaría la llegada del cargamento.

Condena reciente

El flamante procesamiento tuvo la particularidad de que salió unos días antes de que el Tribunal Oral Federal de Santa Fe condene a Calderón por el almacenamiento de 191 kilos de marihuana que fueron hallados en el interior de una casa de Alberti al 4000 del barrio San José. Dicho hallazgo se dio cuando investigadores del área de Asuntos Internos allanaron la propiedad por la causa que impulsaron las fiscales provinciales Laura Urquiza, Bárbara Ilera y Mariela Jiménez y que terminó con policías, abogados y civiles detenidos por usurpación de viviendas y asociación ilícita.

pato calderon 200 kilos.mp4

Agentes de la Brigada Antinarcóticos durante el conteo de los panes encontrados en la vivienda.

Por aquel lote de droga se inició una causa en la Fiscalía Federal N°1 y que terminó con Calderón y otros dos hombres, identificados como Javier Fernández y a Lautaro Emanuel Arredondo, procesados por almacenamiento de estupefacientes, agravado por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo”.

El expediente fue elevado a juicio y este martes el juez, José María Escobar Cello, condenó a los tres santafesinos a distintas penas por almacenamiento de estupefacientes. En el caso de Calderón, la sentencia le impuso seis años de prisión efectiva, la cual se unificará con una condena anterior, también por venta de drogas, por lo que el fallo quedó en diez años cárcel. En lo que respecta a Fernández, la resolución lo condenó a cinco años de cárcel, mientras que Arredondo recibió una pena de tres años de prisión. El fallo fue luego de un juicio abreviado alcanzado por la fiscal auxiliar ante el Tribunal Oral Federal, Jimena Caula y el defensor de los tres implicados, el penalista Daniel Rocca.

El dato

Sobre "Pato" Calderón también recae una resolución judicial, emitida por el juez Reinaldo Rodríguez, a pedido del fiscal Gustavo Onel, que le prohibió utilizar teléfonos celulares en los centros de detención en los que permanezca alojado. Tal fallo fue emitido el pasado 9 de marzo y ordenó al director de la cárcel de Coronda impedir que Calderón se comunique con el exterior sin un adecuado control por parte de las autoridades penitenciarias.