jueves 2 de julio de 2020
Policiales | Narcotráfico |

Lazos familiares, sicarios y ex jefes policiales bajo la lupa, luego del ataque al Casino

La pareja del detenido por el ataque al casino de Rosario es sobrina del ex jefe de la Policía de Santa Fe. Se investigan si estos vínculos tendrían relación con el atentado del sábado pasado en City Center.

Cuando los policías de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) fueron a detener a Maximiliano Díaz, alias "Cachete", sospechado de haber organizado el ataque al casino City Center el sábado pasado, en un departamento en pleno de centro de Rosario, en Mitre y Pellegrini, se encontraron con una sorpresa que no dimensionaron en ese momento. La pareja del hombre, que es una especie de empleado de Ariel Guille Cantero, tiene contactos directos con la Policía a través de sus familiares, puntualmente del ex jefe de la Policía Marcelo Villanúa.

Los investigadores a cargo del atentado contra el casino, donde fue asesinado Enrique Encino, gerente del Banco Nación de Las Parejas, relevaron la información para ver quién era la pareja de Díaz y se toparon con una sorpresa: Flavia Broin, esta mujer que se encontraba con Díaz la noche de su detención, con quien el detenido tendría una relación desde hace tiempo, tiene varios parientes que son policías.

Leer más ► La protección mafiosa, el negocio de los grupos criminales que afloró en el atentado al Casino de Rosario

Al poner el foco en su entorno familiar surge de la investigación que el hermanastro de esta mujer se llama Fernando Ismael González, un oficial de la Policía de Santa Fe que fue secretario de la Unidad Regional II y actualmente está en comisión desde el 12 de diciembre pasado en la Policía de Investigaciones (PDI).

Hasta ahora no aparecen elementos de que Villanúa haya tenido alguna relación directa con Cachete Díaz, el gestor del ataque del sábado al casino. Pero sí llama la atención de los investigadores estos vínculos familiares.

En este árbol genealógico hay otras relaciones que aparecen. González y Broin son los sobrinos de Adriana Corrales Antunes, quien ocupó la Dirección de Personal de la Policía hasta el 17 de diciembre pasado. Corrales Antunes está casada con el exjefe de la Policía de Santa Fe Marcelo Villanúa, quien asumió en ese cargo el 14 de febrero de 2018, luego de estar al frente de la Unidad Regional II.

marcelo villanúa.jpg
Marcelo Villanúa asumió la conducción de la jefatura de la policía provincial en febrero de 2018 y fue desplazado con la llegada del nuevo gobierno.

Marcelo Villanúa asumió la conducción de la jefatura de la policía provincial en febrero de 2018 y fue desplazado con la llegada del nuevo gobierno.

El ministro de Seguridad Marcelo Sain aseguró públicamente que hay dos directores generales de la Policía, como son Villanúa y el ex jefe de la PDI Daniel Corbelini que –según el funcionario– “se creen dueños de la parada y del circuito” de la Policía. Ambos fueron relevados tras la asunción de Saín.

Los lazos a través de Broin con Maximiliano Díaz están bajo la lupa. Otro punto que llamó la atención fueron las recurrentes salidas a Paraguay del sobrino del ex jefe de la Policía, que fue ascendido a oficial, a través de un concurso en 2016, carga con 14 penas disciplinarias, según su legajo. González está destinado desde el 12 de diciembre pasado en comisión de servicio a la Policía de Investigaciones. Este oficial tiene registrados, según datos de migraciones, 24 cruces a Paraguay a través del cruce por Encarnación en los últimos dos años. Lo que se preguntan en la investigación a qué respondían tantos viajes a Paraguay.

Leer más ► Perotti sobre la ola de crímenes en Santa Fe: "Hay una firme decisión tomada"

Hasta ahora no aparecen elementos de que Villanúa haya tenido alguna relación directa con "Cachete" Díaz, el gestor del ataque del sábado al casino. Pero sí llama la atención de los investigadores estos vínculos familiares a través de la pareja de Díaz, que es un hombre de 30 años que está ligado a Los Monos desde hace tiempo, y estaba siendo seguido a través de escuchas telefónicas por otros hechos violentos en esta trama narcocriminal que tiene a los Cantero como protagonistas. Aire de Santa Fe se trató de contactar con Villanúa, pero el exjefe de la Policía prefirió no responder los mensajes.

guille cantero.jpg
Guille Cantero, el líder de la banda narco

Guille Cantero, el líder de la banda narco "Los Monos", está detenido en el penal de Marcos Paz.

Díaz se encargaba de un trabajo que gerenciaba Ariel Cantero, alias Guille, que consistía en balear residencias de hombres que eran dirigentes del gremio de Peones de Taxis hasta octubre pasado, cuando se desató un escándalo por supuesta corrupción y desmanejo en las cuentas del sindicato.

Morel es el otro brazo armado de Guille Cantero. Este hombre fue detenido la semana pasada porque se cayó de un techo cuando trataba de escapar.

Horacio Yanotti, que era el segundo en la estructura del gremio detrás de Boix, tomó la batuta y fue considerado un traidor por el ex jefe del sindicato. A partir de ese momento empezaron los ataques a balazos contra dirigentes del gremio. Yanotti denunció en la justicia que un apretador a sueldo, que se hacía conocer como Cachete, y hablaba en nombre de Guille Cantero extorsionaba a los dirigentes para que le entreguen dinero a cambio de que no le disparen en sus casas.

Leer más ► La provincia se desangra y la Justicia está de vacaciones

Según las pruebas que reunió el fiscal Luis Schiappa Pietra, después de que Yanotti se negara a pagar esa extorsión nueve dirigentes sufrieron ataques a balazos en sus domicilios.

La semana pasada, "Cachete" estaba en otra empresa similar, siempre en torno a la violencia. En escuchas que se habían ordenado en otra causa, Díaz habló los días previos con Guille Cantero para planificar el ataque al casino. “Hay que ir a hacer lo del casino”, dijo el líder de Los Monos. Cachete le respondió que ya había encargado el “trabajo” “a dos pibitos”.

A la par de Cachete hay otro miembro de Los Monos que realiza una función similar en la banda. Su nombre es Fernando Ezequiel Morel, quien el 25 de diciembre pasado, en plena navidad, no volvió a la cárcel de Piñero después de una salida transitoria, a pesar de que está condenado a 20 años por homicidio.

Morel es el otro brazo armado de Guille Cantero. Este hombre fue detenido la semana pasada porque se cayó de un techo cuando trataba de escapar. Fue internado en el hospital de emergencias de Rosario de donde trató escapar a pesar de que tenía custodia policial. En el Ministerio de Seguridad iban a montar una guardia más reforzada porque temían que otros miembros de la banda lo fueran a rescatar.

Dejá tu comentario