miércoles 24 de febrero de 2021
Policiales abuso sexual |

Jardín San Roque: pedirán 16 años de prisión para el maestro imputado por abuso sexual

La Fiscalía presentó la acusación para llevar a juicio la causa que investiga un posible caso de abuso sexual infantil en las instalaciones de un jardín de infantes. Darío C. se encuentra en prisión preventiva desde marzo de 2020.

La causa que investiga un posible caso de abuso sexual infantil a un niño que asistía al jardín de infantes del establecimiento San Roque se encuentra cerca de la etapa de juicio. A fines de diciembre de 2020, las fiscales Alejandra Del Río Ayala y María Celeste Minniti, de la Unidad de Violencia de Género, Familiar y Sexual, presentaron la acusación contra Darío C., el maestro de música imputado por abuso sexual.

Ahora se aguarda que la Oficina de Gestión Judicial fije fecha para la realización de la audiencia preliminar en la que se oficializará la acusación al docente, se expondrá la evidencia de la Fiscalía y se presentará la lista de testigos. La fiscal Celeste Minniti confirmó por Aire de Santa Fe que pretenden una condena a 16 años de prisión para el acusado.

tribunales caso Jardín San Roque-13_1200_MTH.jpg
Celeste Minniti y Alejandra Del Río Ayala llevan adelante la investigación contra el docente del Jardín San Roque.

Celeste Minniti y Alejandra Del Río Ayala llevan adelante la investigación contra el docente del Jardín San Roque.

Darío C. se encuentra en prisión preventiva desde el 3 de marzo de 2020, imputado como autor del delito de abuso sexual con acceso carnal calificado (por ser encargado de la educación), en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores agravada (por la edad de la víctima y por ser encargado de la educación).

En una entrevista con el programa "Será Justicia", la funcionaria del MPA explicó que el maestro queda acusado por este hecho, aunque no se descarta que eventualmente puedan atribuírsele más casos similares dentro de la institución.

"La pandemia complica las cosas en este tipo de investigaciones, y más teniendo en cuenta las edades de los chicos. En muchos niños, por lo menos lo que manifestaron los padres, podría llegar a haber un indicio como para iniciar una investigación", señaló Minniti, aunque explicó que avanzar en este sentido se tornó difícil debido a que "casi ninguna de las posibles víctimas que teníamos pudieron iniciar y continuar un tratamiento terapéutico en el año 2020".

Escuchá la entrevista completa:

La causa

La investigación comenzó en julio de 2019, con la denuncia radicada por los padres de un niño de 5 años que asistía al jardín de infantes del establecimiento educativo San Roque. Los hechos habrían sido cometidos en reiteradas oportunidades, en dos períodos de tiempo: entre marzo y noviembre de 2018, y entre marzo y julio de 2019.

La fiscal recordó que “los ilícitos ocurridos en 2018 fueron mientras la víctima era alumno del Jardín de Infantes. Por su parte, los hechos de 2019, el niño era alumno de la escuela primaria, que pertenece al mismo complejo educativo que el Jardín”, agregó.

Jardìn de Infantes San Roque 2_marca.jpg
Una de las concentraciones de padres en el jardín ubicado en Güemes al 5200 luego de que se conociera la situación dentro de la institución.

Una de las concentraciones de padres en el jardín ubicado en Güemes al 5200 luego de que se conociera la situación dentro de la institución.

Minniti también informó que “de acuerdo a la investigación que desarrollamos hasta el momento, los abusos se concretaron dentro de la institución educativa ubicada en la zona norte de la ciudad”. Asimismo, relató que “de lo manifestado por el niño se desprende que, en alguna oportunidad, el hombre investigado también llevó a una niña de la institución a quien le habría indicado que tuviera comportamientos inapropiados para la edad de ambos”.

“Estamos ante hechos que, sin dudas, tienen entidad suficiente para adelantar el libre y progresivo desarrollo de la sexualidad de la víctima”, argumentó la funcionaria del MPA. En tal sentido, enumeró “la persistencia en el tiempo de la conducta del imputado; la corta edad del niño y el rol de autoridad que reviste el docente para el menor, ya que fue su docente tres años en el Jardín de Infantes y continúa estrechamente vinculado al establecimiento escolar al que asiste la víctima”.

Ayuda en la escuela

Pero según expresaron las fiscales en audiencia a fines del 2018 el pequeño le contó a su mamá que el “profe Darío” lo tocaba y también hacía participar de los abusos a una nena. En ese momento, la mamá recurrió a la escuela a buscar explicaciones, y llevó a su hijo al pediatra. Las autoridades escolares le solicitaron un informe médico estampillado y que el pediatra de cuenta si las lesiones eran compatibles con abuso.

Las lesiones que presentan los niños abusados en la zona del esfínter pueden ser productos de abusos sexuales como también de constipación, por lo cual son necesarios otros tipos de estudios para determinar si se trata de uno o de otro. En este caso, el médico realizó el examen y descartó el abuso sexual. “Ante la posibilidad de caminos, el pediatra optó por el menos comprometedor”, analizó Carraro al momento de fundamentar la prisión preventiva.

Ante esta situación, la mamá solicitó un certificado para que el nene no vaya a la escuela durante un tiempo. En el 2019 empezó primer grado, y al poco tiempo el niño comenzó con problemas de conducta y no querer ir a la escuela. Allí el nene volvió a contarle a la mamá lo que hacía el profe Darío. Ahora lo buscaba en los recreos de la escuela, lo llevaba al baño y abusaba de él. Un día notó que su hijo volvió de la escuela con la cola irritada. Una vez más, la mujer acudió a la escuela. Ante la falta de respuestas esta vez sí fue a la Justicia.

La causa de las directivas

Las fiscales imputaron también a dos directivas del establecimiento educativo por entender que habían encubierto la situación, una vez que los padres del niño les expusieron sus sospechas. C.F.L. y E.K. fueron detenidas, imputadas por el delito de encubrimiento, y recuperaron la libertad en la audiencia de prisión preventiva, en la que el juez Candioti confirmó la atribución fiscal y otorgó medidas alternativas a la prisión preventiva.

Leer más ► Un fallo confirma y revoca cargos en la causa que investiga a directivas del jardín San Roque

Esta resolución fue confirmada parcialmente por el juez de la cámara de apelaciones, Oscar Burtnik, donde avala que las dos imputadas, C.F.L. y E.K., perjudicaron la investigación al no remitir la totalidad de los legajos requeridos por las fiscales Alejandra del Río Ayala y Celeste Minniti, lo que motivó el pedido de allanamiento para obtener la documentación faltante. Sobre la situación actual de las dos docentes, la fiscal Minniti explicó que también se está investigando pero es más complejo porque "la normativa de quién tiene una obligación de denunciar es bastante confusa".

De cualquier forma, Minniti señaló que se están reuniendo documentaciones necesarias "para ver si se puede llegar a una instancia de juicio contra estas otras dos directivas, ya que ninguna de las investigaciones ha sido desestimada o archivada".

Temas

Dejá tu comentario