miércoles 23 de septiembre de 2020
Policiales |

Estafas, "clink caja" y libertad: los alcances del acuerdo abreviado para la banda de gitanos

Esta mañana se desarrollaron dos audiencias de procedimiento abreviado para poner fin a la causa por estafas reiteradas, cometidas por una banda de gitanos. Reparación total a las víctimas y donaciones al MPA y la PDI.

La causa contra la banda de gitanos que estafaba a personas mayores con la modalidad del cuento del tío empieza a escribir su página final. Esta mañana el juez José Luis García Troiano dio por admitidos los acuerdos arribados en el marco de un procedimiento abreviado entre la Unidad Fiscal de Delitos Complejos y los defensores particulares de los imputados, con el consentimiento de las víctimas.

Los alcances del acuerdo comprenden de condenas de 5 y 3 años de prisión, la reparación total a las víctimas de las estafas, un pago en concepto de multa al Ministerio Público de la Acusación y una donación en insumos tecnológicos a la Policía de Investigaciones.

En las audiencias de esta mañana admitieron su responsabilidad en los hechos seis de los gitanos imputados; en tanto se espera que en los próximos días se realice la audiencia para los dos imputados restantes.

Depósito y libertad

En sendas audiencias desarrolladas esta mañana en la sala 1 del subsuelo de tribunales, Diego Miguel Maico, Marcelo Jesús Traico y Pablo Traico, y por último Roberto Iancovich admitieron conformar una asociación ilícita dedicada a cometer estafas especialmente a personas mayores, a través del “cuento del tío”: las llamaban por teléfono y se hacían pasar por algún familiar. Argumentaban sobre salida de circulación de billetes, o la imposición de un corralito bancario, y hacían incurrir en el error a las víctimas que de manera voluntaria entregaban sus ahorros a quienes los iban a buscar.

El abogado defensor de los Traico y de Maico, Claudio Torres del Sel, expresó al finalizar la primera de las audiencias desde el móvil de la radio en tribunales que los tres imputados ya realizaron el depósito monetario correspondiente y recuperaron la libertad. Sólo Maico deberá cumplir cinco años de prisión por ser el organizador de la asociación ilícita, y lo hará en su vivienda en la provincia de Misiones donde reside con su esposa y sus cuatro hijos menores.

Leer más ► Los oscuros antecedentes de “Maico”, el líder gitano que dirigía las estafas desde Misiones y Corrientes

Audio ► La palabra del defensor Torres del Sel tras la audiencia

Embed

Multa y reparación millonaria

A continuación se realizó la segunda audiencia, en la que Roberto Iancovich, asesorado por su abogado defensor Pedro Busico, también admitió ser parte de la asociación ilícita. La fiscal de Delitos Complejos Laura Urquiza precisó desde el móvil de la radio en tribunales que la suma total abonada por la banda para cerrar la causa es de 10.200.000 pesos, en concepto de reparación, multa y donación.

Diego Miguel Maico, condenado como organizador de la asociación ilícita, debió depositar 2.120.000 pesos de reparación; Roberto Iancovich depositó 2.080.000, en tanto el resto de los integrantes de la asociación depositaron 1.500.000 cada uno.

De los 10 millones de pesos depositados por los gitanos, 9.300.000 son destinados para reparar a las víctimas de las estafas; 650.000 en concepto de multa para el Ministerio Público de la Acusación y 200.000 en insumos de tecnología para la Policía de Investigaciones.

Audio ► La palabra de la fiscal Urquiza tras la audiencia

Embed

Seis meses detenidos

La banda cayó en junio de 2019, en un operativo realizado en el centro de la ciudad de Santa Fe, cuando intentaban concretar uno de los engaños. La Fiscalía venía tras los pasos de la banda por varias denuncias radicadas en la zona.

Tras la detención de los primeros seis, se logró ubicar al organizador en la provincia de Misiones y fue trasladado a Santa Fe. Al poco tiempo cayó en Córdoba el último de los implicados.

La prisión preventiva fue revisada en el mes de julio, tras la feria judicial. En una resolución que generó el repudio de los fiscales, el juez Pegassano decidió otorgar la libertad bajo fianza a los seis primeros detenidos. Pero los imputados nunca pudieron pagar la fianza y llegaron a la audiencia de apelación aún privados de su libertad, y así permanecieron hasta la mañana de hoy.

gitanos detencion.jpg
El operativo policial logró la detención en flagrancia de seis de los gitanos investigados

El operativo policial logró la detención en flagrancia de seis de los gitanos investigados

Estafas reiteradas

En la audiencia imputativa desarrollada el 14 de junio, los investigadores lograron atribuirles en un primer momento seis hechos. “La banda se dedicaba a cometer estafas en distintos puntos del país. Uno de los integrantes se contactaba telefónicamente con la víctima –generalmente de avanzada edad–, simulaba ser un familiar y le hacía creer que determinados billetes saldrían de circulación, que habría una devaluación o que se impondría un corralito bancario”, explicó sobre el modus operandi la fiscal Urquiza.

“El supuesto familiar le decía a la víctima que tuviera todos sus ahorros disponibles y que una persona pasaría a buscarlos por su domicilio”, agregó la funcionaria judicial y a su vez destacó que “el integrante de la banda que llamaba a la víctima no permitía que se cortara la comunicación telefónica y seguía dialogando con la persona estafada hasta que un tercero pasaba por su domicilio y se llevaba el dinero”.

Según explicó el Ministerio Público de la Acusación, a través de su Oficina de Prensa, el primero de los hechos que comprobó la Fiscalía fue cometido el lunes 13 de mayo cuando en horas del mediodía, un hombre se contactó con la víctima y simuló ser su sobrino. Este le dijo que venía un corralito y la mujer retiró de una entidad bancaria 263.000 pesos y 20.630 dólares que los entregó a un hombre en la puerta de la iglesia de la Inmaculada Concepción, frente a la plaza de Mayo.

El segundo hecho fue el jueves 30 de mayo. En ese caso, la víctima fue un hombre al que lo llamaron haciéndose pasar por su hijo. Le dijeron que su dinero perdería valor y que debía cambiarlo de forma urgente. Seguidamente, la víctima buscó 47.300 dólares que tenía guardados y se los dio a una persona que pasó por su casa a buscarlos.

Por su parte, a principios de junio, en horas del mediodía se contactaron con una víctima, simulando ser su nieto. Con el mismo modus operandi, le explicó que los dólares que tenía ahorrados perderían valor. Hecha la trampa, un hombre pasó por su casa y se llevó 10.187 dólares.

En cuanto al cuarto hecho, la víctima fue una mujer a la que le sacaron 40.000 dólares y 1.070 euros. Las estafas continuaron en otras dos oportunidades pero quedaron en “grado de tentativa” ya que en uno de los casos la víctima fue a la caja de seguridad bancaria en la que tenía guardado el dinero, pero no le quedaban dólares.

El último ilícito investigado por la Fiscalía fue uno en el cual la víctima fue una mujer, a la que le dijeron que hablaba su sobrino. La misma fue engañada diciéndole que el dólar estaba siendo devaluado y que había que cambiarlos en el Banco Nación.

Dejá tu comentario