lunes 6 de julio de 2020
Policiales | Esperanza | Homicidio | pandemia

Esperanza: el fiscal se opuso al pedido de prisión domiciliaria de Noroña y se aguarda la resolución del juez

Finalmente el pedido de prisión domiciliaria para Javier Noroña, condenado por el crimen de su ex esposa y un amigo, no se trató en audiencia oral. El juez Pegassano resolverá en el plazo de ley.

La defensa de Javier Noroña, hombre condenado a 26 años de prisión por un doble homicidio, solicitó la prisión domiciliaria para el hombre, por considerar que una afección cardíaca que padece lo ubica como población de riesgo ante la pandemia de coronavirus. El pedido se iba a discutir en audiencia oral en tribunales, pero finalmente el fiscal presentó un escrito rechazando la solicitud y el juez Jorge Pegassano resolverá la oposición en los próximos días.

Noroña fue condenado en 2013 como autor de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por alevosía reiterado. El 29 de octubre de 2011, minutos después de la medianoche, ingresó en la vivienda de su ex pareja en la ciudad de Esperanza y le efectuó cinco disparos a Guillermo Munarriz y tres disparos a la madre de sus hijos, Viviana Eberhardt.

Al conocerse el pedido de prisión domiciliaria de la defensa de Noroña, la comunidad de Esperanza y los allegados a las víctimas expresaron su preocupación y su repudio a la posibilidad que el hombre reciba este beneficio.

Leer más ► Un doble femicida de Esperanza pidió la prisión domiciliaria por temor al coronavirus

“Viviana tenía mucho miedo que él la mate”

En Emergencias 911, Bruno Ballesteros e Ignacio Laurenti entrevistaron a la hermana de Guillermo y amiga cercana de Viviana, María Laura, quien recordó lo ocurrido en la vivienda de la mujer, esa noche de octubre de 2011.

“Fue un ataque premeditado” precisó María Laura. Los dos hijos que tenían en común la víctima y el agresor estaban esa noche en la vivienda de los abuelos paternos. “Él siempre la vigilaba cuando ella se quedaba sola en la casa, y le decía que si veía entrar a alguien la iba a matar”, recordó la entrevistada.

María Laura era compañera de trabajo de Viviana, y una de sus mejores amigas: “ella tenía mucho miedo que él la mate, la tenía amenazada permanentemente, (le decía) que el día que entrara alguien en la casa la iba a matar, por eso esa noche, un poco en broma un poco en serio le dije (a Guillermo) que lo piense bien antes de ir a visitarla: ‘tené cuidado Guille porque el tipo es un loco’”.

Viviana había realizado varias denuncias en contra de Noroña, quien era personal policial e instructor de tiro en la fuerza. “La familia está muy vinculada a la policía acá en Esperanza, ella nunca tuvo resguardo. Al final ya no le tomaban las denuncias y las radicaba en Santa Fe”, explicó María Laura.

Dejá tu comentario