martes 26 de enero de 2021
Policiales | Aire de Santa Fe | Registro Civil | robo

¿El robo perfecto? A casi un año del asalto al Registro Civil la causa no encontró pruebas para dar con el ladrón

El caso ocurrió en 2019 y fue protagonizado por un audaz delincuente que encapuchado y a cara descubierta irrumpió en el área contable y se llevó cerca de 400 mil pesos.

Sigiloso, encapuchado y a cara descubierta. Así actuó el audaz ladrón que sin efectuar un disparo y con tal solo un tono intimidatorio se llevó del Registro Civil de Santa Fe, en horas de la mañana, una suma aproximada de 400 mil pesos que formaban parte de la recaudación semanal del organismo público ubicado en calle San Luis al 2900.

El caso ocurrió un viernes 2 de agosto del 2019, cerca del mediodía, cuando tres empleadas llevaban a cabo el conteo semanal de la recaudación. En ese entonces, un hombre entró a la oficina -ubicada en el primer piso del edificio- y tras exhibir un arma de fuego se llevó el dinero en una mochila. Su escape fue y sigue siendo un misterio.

A casi un año de aquel golpe delictivo, la causa -que llevan adelante los fiscales Ignacio Lascurain y Omar De Pedro- no pudo encontrar evidencias sólidas que permitan establecer quién cometió semejante asalto a un establecimiento público, a plena luz del día y en uno de los edificios más concurridos de la región. De lo contrario, la pesquisa desnudó la falencia en las medidas de seguridad con las que contó la entidad hasta el día del asalto.

Leer más Audaz asalto: armado, robó el área contable del Registro Civil y se llevó $400.000

¿Existe el robo perfecto?, por lo general no. Sin embargo, en este caso, todo indicaría que así lo fue.

Sospechas, pero ninguna certeza

Apenas ocurrió el asalto, los investigadores de la entonces Policía de Investigaciones de Santa Fe (hoy Agencia de Investigación Criminal) tuvieron sus sospechas sobre un trapito que estaba ubicado en la zona del Registro y que aquél día habría entrado al establecimiento público. El mismo fue identificado y un día después del robo, los investigadores allanaron la vivienda del barrio Centenario en donde residía, pero el saldo fue negativo: no estaba el dinero y tampoco algún elemento que lo vincule al caso.

La causa también apuntó a las cámaras de seguridad de la zona y así tratar de determinar la presencia del ladrón o de alguna persona sospechosa. Sin embargo, cuando los investigadores llevaron a cabo un relevamiento de las cámaras se llevaron una buena sorpresa: en el Registro Civil no había cámaras, mientras que en la vía pública se encontraba instalada una del Centro de Monitoreo Municipal –en la esquina de San Luis e Hipólito Irigoyen- pero que no funcionaba.

Registro civil 1.jpeg
El suceso ocurrió un viernes, cuando la entidad realizaba el conteo semanal de la recaudación.

El suceso ocurrió un viernes, cuando la entidad realizaba el conteo semanal de la recaudación.

La única cámara que pudieron encontrar, y que era la más próxima al edificio, fue una que estaba ubicada en la esquina de Rivadavia y su intersección con Irigoyen Freyre, lo cual hizo por demás de dificultoso el trabajo investigativo para identificar a un posible sospechoso.

Leer másLlegaron los refuerzos policiales al Registro Civil, pero continúan sin recibir pagos tras el violento robo

Finalmente, la investigación apuntó a la cantidad de personas que circularon esa mañana por el Registro Civil. Se estima, según fuentes consultadas por Aire Digital, que ingresaron al edificio cerca de 200 personas para realizar diversos trámites. Dichas personas fueron cotejadas por los investigadores y luego sus rostros fueron exhibidos a las empleadas que fueron víctimas del robo, pero ninguno era el atracador.

En cuanto a la huida del ladrón poco se pudo establecer. Si bien trascendió que el mismo había escapado por un patio lindero al Registro Civil, hasta el día de hoy nada de ello quedó claro. Ante la falta de cámaras públicas y privadas por la zona, los pesquisas no saben si huyó por San Luis (al norte o sur), Hipólito Irigoyen, si cruzó la plaza España o si alguien lo pasó a buscar.

Falencias del sistema

Si bien la investigación no logró determinar hasta el momento quien fue el autor, el caso sacó a la luz la vulnerabilidad en la que se encontraba la seguridad dentro del edificio del Registro Civil. Es que para todo el espacio había un solo guardia y el cual se encontraba en una casilla en la planta baja.

La causa pudo establecer además que la manera en que se contabilizaba el dinero y cómo se trasladaba el monto al Nuevo Banco de Santa Fe era por demás de alarmante: no tenía ningún tipo de custodia. Tal situación fue advertida dos días después por un delegado de UPCN del Registro Civil que en diálogo con Aire de Santa Fe sostuvo que “no podemos manejar dinero sin custodia policial”.

Tal situación no pasó inadvertida por los investigadores. De hecho, causó sorpresa el modo en que el dinero de la recaudación se contaba sin ningún tipo de protocolo por lo que desde un primer momento se evaluó desde la Fiscalía si por fuera del asalto no habrían existido otro tipo de delitos vinculados a la administración pública.