menu
search
Policiales narco | Rosario | Esteban Alvarado

El narco rosarino que enfrenta un embargo de 50 millones por realizar destrozos y amenazar desde la cárcel de Ezeiza

Se trata de Francisco Riquelme, un criminal que se brotó luego de que le rechazaran una visita en diciembre pasado. Destruyó el mobiliario del SUM de la cárcel e intimidó a los alcaides. Luego, ordenó balear una comisaría y escuelas donde dejaron mensajes contra el gobernador Maximiliano Pullaro

A Francisco Riquelme, narco que operaba en el oeste de Rosario, le saldrá caro lanzar amenazas y provocar destrozos en el penal federal de Ezeiza: el juez federal de Lomas de Zamora Ernesto Kreplak ordenó un embargo de 50 millones de pesos contra quien decía ser el lugarteniente de Esteban Alvarado en los barrios Empalme Graneros y Ludueña, un territorio que se tiñó de sangre.

Riquelme fue procesado ahora por la justicia federal por intimidar a los directivos del penal y destruir todo lo que se encontraba en el SUM de la cárcel, pero a mediados de enero fue imputado por el fiscal Franco Carbone por ordenar desde la penitenciaría federal por lo menos dos atentados en los que se dejaron amenazas contra el gobernador Maximiliano Pullaro.

El juez Kreplak estableció además que a Riquelme, quien fue trasladado al penal de Marcos Paz, se le apliquen medidas restrictivas que había pedido el fiscal rosarino. Sólo podrá hablar por teléfono con un listado de cinco personas identificadas, las visitas las recibirá a través de un blindex y será sometido a un monitoreo permanente y requisas.

LEER MÁS ► Riquelme: quién es el narco que está en huelga de hambre y ordenó amenazar a Pullaro

Riquelme protagonizó en los últimos dos años batallas sangrientas en los barrios Empalme Graneros y Ludueña, del oeste de Rosario, con engranajes de la banda de Los Monos, con quienes se disputaba el control territorial para la venta de drogas. En esa región de la ciudad de Rosario subieron de manera vertiginosa los homicidios ligados a estos enfrentamientos dentro del negocio al menudeo de cocaína, que llevó a que Rosario terminara los dos últimos años con 288 asesinatos en 2022 y 259 el año pasado.

homicidio rosario
En los últimos dos años, Francisco Riquelme se disputó territorios en la ciudad de Rosario con la banda de Los Monos y esa disputa generó un baño de sangre.

En los últimos dos años, Francisco Riquelme se disputó territorios en la ciudad de Rosario con la banda de Los Monos y esa disputa generó un baño de sangre.

El 22 de diciembre pasado, Riquelme debía recibir la visita de Cielo L.. Pero las autoridades del penal rechazaron el ingreso de esta mujer, por una serie de sanciones que había recibido el narco rosarino. Según la causa que investigaron los fiscales Sergio Mola y Patricia Cisnero, de PROCUNAR, Riquelme comenzó a amenazar a las autoridades de la cárcel, luego de que le informaran la decisión.

El detenido comenzó a gritar y romper todo lo que encontraba a mano en el SUM de Ezeiza. Estaba enfurecido. “Prendan la tele hoy a la noche, porque van a ver lo que voy a hacer. Los voy a cagar a tiros a todos ustedes. Acá afuera los voy a matar, voy a cagar a tiros una comisaría en Rosario hoy”, dijo en medio del desenfreno y mencionó los apellidos de dos Alcaides del penal. “Se van a querer matar, ya van a ver lo que voy a hacer”, agregó.

LEER MÁS ► Imputaron al segundo de la banda de Alvarado por la balacera a la comisaría 19° de Rosario

Riquelme parecía estar fuera de sí. Comenzó a romper todo lo que encontraba a mano en el pabellón “D” de la Unidad Residencial VI de Ezeiza. Destrozó un microondas, dos sillas de plástico y una cámara de vigilancia. Arrojó las sillas, palos de escoba y lo que encontró a mano contra el sector de la celaduría, mientras continuaba profiriendo agresiones y amenazas.

penal ezeiza.jpg
El narco de Rosario, Francisco Riquelme, destruyó todo lo que encontró en el SUM de la cárcel de Ezeiza y amenazó a las autoridades del penal

El narco de Rosario, Francisco Riquelme, destruyó todo lo que encontró en el SUM de la cárcel de Ezeiza y amenazó a las autoridades del penal

“Yo tengo toda mi familia en cana. Tengo a mi mujer presa, mi hermano, mira qué familia tenemos todos…ustedes se cagan de la risa cuando a la visita la verduguean…no pasa nada… ni Mameluco los va a salvar, sabes cómo les voy a pegar una zarpada bien piola”, gritó.

Siete días después apareció otra amenaza contra las autoridades de la cárcel. Riquelme ordenó que colgaran un trozo de tela de color blanco con dimensiones similares al de una sábana, que estaba instalado en el alambrado externo del penal. El “trapo” contenía una leyenda escrita con aerosol de color negro que mencionaba los nombres de los Alcaides: ”Dejen de verdugear a los presos del módulo 6 Atte: Los Narcos”.

LEER MÁS ► La explicación a los ataques contra las escuelas de Rosario: guerra entre bandas y venganzas por controles en las cárceles

El juzgado federal de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional N° 2 de Lomas de Zamora, interinamente bajo la órbita de Ernesto Kreplak, procesó a Riquelme por el delito de “coacción agravada por haberse realizado con el propósito de obtención de alguna medida o concesión por parte de cualquier miembro de los poderes públicos” y también por “daño agravado por tratarse de bienes de uso público”.

Pullaro bullrich
El narco de Rosario, Francisco Riquelme, amenazó al menos dos veces al gobernador Maximiliano Pullaro.

El narco de Rosario, Francisco Riquelme, amenazó al menos dos veces al gobernador Maximiliano Pullaro.

El magistrado había dictado antes medidas restrictivas para el detenido, que en Rosario fue imputado por el fiscal Franco Carbone de amenazar al gobernador santafesino Maximiliano Pullaro.

Riquelme fue acusado de balear la comisaría 19 de Rosario y de intentar atentar contra una escuela, donde dos soldaditos iban a tirar un mensaje con una amenaza contra el gobernador. Los dos atacantes fueron detenidos por la Policía de Acción Táctica cuando se dirigían a la escuela Paulo IV. En sus mochilas los efectivos hallaron guantes de látex, una pistola y el mensaje intimidatorio.

LEER MÁS ► Buscan que los bienes secuestrados a los narcos en la Justicia Federal puedan ser utilizados por el Estado

Se sospecha que fueron los mismos que atentaron el 12 de diciembre contra una sucursal del banco Macro y la guardia del hospital de Emergencias. Allí también se habían dejado amenazas contra Pullaro, que ese día dispuso un reagrupamiento de los presos de alto perfil en las cárceles de Santa Fe, algo que generó represalias permanentes de los detenidos en la calle.

En medio de esa dinámica atravesada por la violencia como respuesta, este viernes fueron baleadas una escuela y un jardín de infantes, donde se secuestraron notas amenazantes que dejaron los atacantes.

Escuela baleada en Rosario el viernes 2 de febrero de 2024.jpeg
Este viernes balearon una escuela en Rosario y volvieron a dejar mensajes amenazantes. Se sospecha que el narco Francisco Riquelme puede estar detrás de los hechos.

Este viernes balearon una escuela en Rosario y volvieron a dejar mensajes amenazantes. Se sospecha que el narco Francisco Riquelme puede estar detrás de los hechos.

La escuela primaria “Jesús obrero” ubicada en Pasco al 7200, en barrio Belgrano, fue blanco de un ataque a tiros en la madrugada por soldaditos que estaban a pie. Los sospechosos dejaron una nota intimidatoria donde se menciona a dos presuntos narcos del barrio 7 de Septiembre como supuestos responsables de las amenazas a la Tropa de Operaciones Especiales y al gobernador Pullaro. Horas después, balearon el jardín de infantes "Arco iris", situado en Monte Flores y Nicaragua, a once cuadras del otro caso, donde también arrojaron un papel con un texto mafioso.

LEER MÁS ► Rosario: la pulseada entre el gobierno de Pullaro y los grupos criminales escala en la cárcel y suma escenas para generar terror en las calles

En la escena del primer hecho, personal de la brigada Motorizada de la Unidad Regional II halló tres vainas servidas y constató tres impactos de bala en la puerta de ingreso. “Hay un caño roto por uno de los impactos. No hubo mayores daños materiales, más allá de la puerta. No hubo desgracias personales. Pedimos a las autoridades que hagan lo que se puede y debe hacer para superar esta situación”, sostuvo una directiva de la escuela.

Mariano Sironi, subsecretario de Gestión Territorial educativa de Santa Fe, opinó: que las bandas criminales “no nos van a amedrentar. Las escuelas van a seguir abiertas y vamos a hacer todo lo necesario para acompañar a las autoridades”. “Queremos dar un mensaje diciendo que las escuelas no son el ámbito para dejar mensajes de esta naturaleza. Queremos transmitir tranquilidad, siempre vamos a estar presentes”, apuntó.