sábado 16 de enero de 2021
Policiales | Corte | Prisión domiciliaria |

El juez absuelto en juicio político ahora enfrenta una posible suspensión de seis meses

La Procuración de la Corte pidió la máxima sanción disciplinaria para Ignacio Vacca, el magistrado de Villa Constitución que le dio prisión domiciliaria a un femicida que se fugó al enterarse de la muerte de su pareja, a la que había prendido fuego.

La Procuración de la Corte solicitó la suspensión por 6 meses del juez penal de Villa Constitución Ignacio Vacca a causa de dos “faltas graves” relacionadas al otorgamiento de prisión domiciliaria a imputados en situaciones que no correspondían. La principal y más conocida es la de Cristian Cabrera, acusado de prender fuego a su pareja Florencia Coria, la cual murió tras nueve días de agonía. Ahora será la Corte la que decida si hace lugar al pedido del procurador Jorge Barraguirre.

El caso Cabrera-Coria llevó al juez Vacca a un procedimiento de juicio político en octubre pasado. En ese momento el Tribunal de Enjuiciamiento analizó los hechos y, entre las únicas dos posibles decisiones –destitución o absolución–, resolvió que los hechos no alcanzaban para echarlo. Sin embargo dejó abierta la puerta a una sanción disciplinaria por vía administrativa del Poder Judicial.

florencia-coria-@facebook-mujeres-de-negro-rosario.jpg
Florencia Coria murió luego de 9 días de agonía por las graves quemaduras.

Florencia Coria murió luego de 9 días de agonía por las graves quemaduras.

Tras haber sido rechazada la destitución, la Procuraduría de la Corte avanzó con la solicitud de sanción. Sobre la base de la investigación administrativa realizada por el fiscal de Cámaras Carlos Corbella, Barraguirre pidió a los ministros de la Corte la sanción más grave: suspensión por 180 días sin goce de sueldo.

La acusación se basa en dos hechos: las prisiones domiciliarias otorgadas a Cristian Cabrera, acusado del femicidio de Coria, y a Orlando Aguirre, acusado de portación ilegal de arma de guerra.

El femicidio de Coria, el 29 de diciembre de 2019, tuvo enorme trascendencia pública por su crueldad y porque el imputado, apenas supo de la muerte de su pareja 9 días después del hecho, se fugó de su domicilio a donde fue alojado sin custodia y sin elementos de control electrónicos. La decisión de Vacca desoyó el pedido de la fiscal del caso de prisión preventiva efectiva en una unidad penitenciaria, que se basaba en gran cantidad de indicios de que Florencia no intentó suicidarse sino que Cabrera la había rociado con alcohol y la prendió fuego.

Cristian Cabrera femicida Florencia Coria 3 _PX.jpg
Cristina Cabrera, el imputado por haber prendido fuego a Florencia Coria y que había sido beneficiado con prisión domiciliaria, se fugó cuando se enteró de la muerte de su pareja.

Cristina Cabrera, el imputado por haber prendido fuego a Florencia Coria y que había sido beneficiado con prisión domiciliaria, se fugó cuando se enteró de la muerte de su pareja.

La acusación de la procuración apunta a:

- Ignorancia manifiesta de las reglas y principios aplicables.

- Morigeración de la coerción cautelar sin estar cumplidos los requisitos que establece el Código Procesal Penal para acceder.

- “Extraordinaria inhabilidad” para llevar adelante el análisis probabilístico de autoría.

- “Extraordinaria inhabilidad” para llevar adelante el análisis en relación al peligro de fuga y al entorpecimiento probatorio.

- “Carencia de aptitudes y saberes prudenciales” en orden al aseguramiento de las medidas dictadas.

La procuración achaca una larga lista de errores a Vacca en base al audio y video de la audiencia imputativa de Cabrera realizada al día siguiente del hecho, el 30 de diciembre de 2019. Fue el día que Vacca decidió conceder la prisión preventiva ignorando el pedido de la fiscal Analía Saravalli y los indicios de autoría.

Detalla que Vacca ignoró los antecedentes de violencia género de Cabrera; el antecedente de una condena anterior (era por abuso sexual); el testimonio de la madre de la víctima sobre la relación tóxica y agresiva que mantenía la pareja y las al menos tres denuncias de violencia de género, incluida la del día del casamiento en el que Cabrera le dio una trompada.

Con respecto al hecho en sí, la procuración lo acusa de una extraordinaria inhabilidad para analizar la probable autoría del acusado en base a las evidencias que presentaba la fiscalía:

- La médica que recibió a la mujer quemada constató escoriaciones y golpes en el costado del tórax que no eran a causa del fuego.

- El relato inverosímil del acusado, que repitió el patrón discursivo de estos casos, en el que la mujer se intenta suicidar a causa de amor porque supuestamente él le dijo que iba a dejarla.

- Que cuando llegaron los primeros investigadores la escena del crimen estaba limpia.

- Que la ropa de Florencia que vestía al momento de ser incinerada no apareció y que Cabrera argumentó que ella estaba desnuda, a pesar de que las circunstancias hacían improbable esa versión.

- Que fue el propio Cabrera fue quien entregó con sus manos la botella de alcohol, superponiendo sus huellas a las que podrían servir como prueba.

- Tenía quemaduras en el dorso de la mano –según un perito– compatible con el goteo de combustible encendido. Argumentó que se provocó esas heridas cuando intentó apagarla (en el lugar solo estaban ellos dos).

- Vacca no pidió informe ambiental de su domicilio donde Cabrera cumpliría la prisión domiciliario y tampoco tuvo en cuenta ni tomó medidas protectivas para la hija de ambos de 3 años que quedó con él.

Tribunales de Santa Fe _ph Maiquel Torcatt_marca.jpg
El procurador Jorge Barraguirre recordó que ejercer la magistratura requiere contar con dotes y saberes técnicos, pero también con capacidades prudenciales.

El procurador Jorge Barraguirre recordó que ejercer la magistratura requiere contar con dotes y saberes técnicos, pero también con capacidades prudenciales.

Con respecto al caso Aguirre por tenencia ilegal de arma de guerra, se lo acusa a Vacca de haber hecho lo mismo que con Cabrera otorgándole prisión domiciliaria al margen de la normativa legal, ya que la situación del imputado no encuadraba en ninguno de los supuestos del Código Penal y del Código Procesal Penal.

Según la acusación no tuvo en cuenta que ya había estado vinculado a hechos similares y tampoco pidió informe ambiental para saber si en la casa que ofreció la defensa para cumpla la domiciliaria efectivamente vivía su hermana como se decía y si esta se hacía responsable.

Sobre el final, el procurador Barraguirre sostiene: “Ejercer la magistratura requiere contar con dotes y saberes técnicos, pero también con capacidades prudenciales que lleven, a quienes la titularizan, a desempeñar el cargo de modo mínimamente razonable por debajo del cual el desempeño judicial es completamente anti-funcional”.

Aquí es donde surge un debate cada vez más actual en la Justicia santafesina: qué ocurre con la mala praxis judicial. En este caso, la Policía subsanó el error del juez al encontrar a Cabrera en la ciudad de Pérez, a 65 kilómetros de donde cumplía la prisión domiciliaria. Siempre da vueltas la misma pregunta: ¿Entonces aquí no pasó nada?