jueves 22 de abril de 2021
Policiales Villa Gobernador Gálvez | Crimen | Los Monos

El crimen del cementerio: una antigua profecía de Guille Cantero y la ejecución de dos hermanos ligados al clan Bassi

Este martes mataron en el cementerio de Villa Gobernador Gálvez a Marcelo Procoop, que esperaba el féretro de su hermano que fue asesinado el sábado. Detrás de estos homicidios aparece la pista de una venganza de Los Monos.

La profecía que Ariel “Guille” Cantero largó en junio de 2013, cuando se entregó, un mes después del crimen de su hermano Claudio, alias Pájaro, la viene cumpliendo. “(A los Bassi) Les vamos a entregar los cuerpos sin cabeza. Y no va a quedar ni un pollo en el gallinero”, prometió.

El martes a las 10.30 cuatro sicarios en moto llegaron al cementerio San Lorenzo, de Villa Gobernador Gálvez. Marcelo Procoop esperaba dentro del predio que llegara el cortejo fúnebre que traía los restos de su hermano Javier, que fue asesinado el sábado a las 20 en la puerta de su casa, en Edison al 800, en esa localidad.

homicidio cementerio villa gobernador gálvez _JJG 009.jpg
Los familiares de Marcelo Procoop se escondieron porque no sabían si los sicarios iban a seguir disparando.

Los familiares de Marcelo Procoop se escondieron porque no sabían si los sicarios iban a seguir disparando.

Las dos motos comenzaron a dar vueltas. Buscaban a alguien. A los pocos segundos divisaron a un hombre robusto de 36 años, que caminaba por el cementerio hacia la entrada. Bajaron de las motos y fueron hasta él. Le dispararon 12 tiros. Marcelo Procoop murió en el acto por los tiros que le asestaron en el pecho, en la cabeza y en un brazo. Los familiares y amigos de la víctima empezaron a correr para protegerse. No sabían si los asesinos iban a seguir disparando. Pero los sicarios se subieron a las dos motos y salieron a toda velocidad del cementerio. Minutos después llegó el féretro de Javier. Los familiares fueron a enterrar a uno y terminaron con dos muertos.

Las primeras hipótesis apuntan a que estos dos crímenes podrían estar relacionados a una vieja venganza de la banda de Los Monos. Marcelo Procoop era muy cercano a la familia Bassi, histórica enemiga de la organización narcocriminal que se originó en el barrio Las Flores, en el sur de Rosario. Una de las hipótesis que manejan los investigadores es que al que querían matar desde un principio era a Marcelo. “Creemos que los sicarios fueron a ejecutar el sábado a este hombre y lo confundieron con su hermano, porque son de contexturas físicas parecidas”, apuntó una fuente judicial a Aire de Santa Fe.

Esa línea en la pesquisa apareció cuando los investigadores empezaron a indagar en el perfil de Marcelo Procoop. Sus antecedentes penales dejaron entrever la extensa amistad con los enemigos del clan Cantero.

guille cantero.jpg
En junio del 2013, después del asesinato de su hermano el

En junio del 2013, después del asesinato de su hermano el "Pájaro" Cantero, "Guille" Cantero advirtió que la venganza contra el clan Bassi iba a ser brutal.

Este hombre, oriundo de Villa Gobernador Gálvez, fue detenido en abril de 2016 –según recuerda el diario El Ciudadano- junto a Marcelo Bassi, uno de los hermanos de Luis, alias Pollo, líder de ese clan narco.

Los Monos golpearon duro a la familia Bassi. Entre diciembre de 2013 y octubre de 2014 fueron asesinados en el mismo escenario, la remisería Cinco Estrellas de Villa Gobernador Gálvez, Maximiliano y Leonardo, hermanos de Pollo, y Luis, su padre.

El clan Cantero acusó a esta banda de ser la responsable del crimen del líder de Los Monos Claudio Cantero, alias Pájaro, que fue ultimado el 26 de mayo de 2013, en la puerta del boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez. La justicia absolvió a Pollo Bassi por el crimen de Cantero en marzo de 2017, aunque sigue preso por otro homicidio.

Marcelo Procoop, hermano de la víctima, habló con los periodistas el domingo pasado sobre el crimen de su hermano. “Yo salí a hacer un mandado y mi mamá me llamó para que volviera. Cuando regresé mi hermano estaba muerto”, contó a un móvil de Canal 3 de Rosario.

Javier, de 36 años, fue empleado metalúrgico y después de un accidente laboral dejó de trabajar. Sus familiares dijeron que tenía un certificado de discapacidad y actualmente estaba desempleado. Vivía con sus padres en la casa ubicada en Edison a 800.

Leer más ► El fiscal que investiga la red de juego clandestino va a fondo para imputar a Traferri

Durante la pandemia, contaron los parientes, Javier se dedicó al cuidado de su padre y su madre. “Con todo este tema del coronavirus no salía mucho. No venía gente a casa, cuidaba mucho a mis viejos”, relató Marcelo dos días antes de ser asesinado.

El hombre dijo que él creía que su hermano “no andaba en nada raro”. “Yo estuve dos semanas de viaje. No sé qué pudo haber pasado”, señaló Marcelo Proccop, que este martes fue acribillado en el cementerio de Villa Gobernador Gálvez, cuando esperaba a las 10.30 los restos de su hermano para sepultarlo.

El fiscal Gastón Ávila advirtió que los familiares de Procopp están en estado de shock. “Están asustados y tienen mucho temor porque la persona que falleció expuso el domingo ante las cámaras de televisión lo que había pasado con el hermano. Si bien no dio datos precisos del crimen, porque no fue testigo presencial del hecho, hay mucho temor porque dos días después matan a otro miembro de una misma familia", aseguró el fiscal de Homicidios.

Ávila anunció que ordenó a la policía de Santa Fe que brinde protección a la familia. El funcionario del Ministerio Público de la Acusación ordenó que se dispusiera una custodia en la casa de los parientes de Procoop. “Todos tienen miedo y temen que vayan a asesinar a otro integrante de la familia", admitió Ávila.

Dejá tu comentario