martes 29 de septiembre de 2020
Policiales | Homicidio | robo | Seguridad

El caso Oldani abre la polémica: ¿deben los fiscales asistir a la escena del crimen?

El asesinato del empresario turístico ocurrido en pleno centro santafesino, en horas de la tarde, generó un sinfín de cuestionamientos y críticas al accionar policial y fiscal. Un ministro, un ex juez, un fiscal y un abogado penalista cruzaron opiniones por Aire de Santa Fe.

Un cartel manuscrito con la frase “Clausurado”, pegado con cinta adhesiva en la puerta del local “Turismo Oldani”, dentro de la galería Rivadavia, era lo único que daba cuenta que no se podía ingresar al lugar. Horas antes, su propietario Hugo Oldani, había sido víctima de un robo y perdido la vida tras recibir un disparo en el abdomen.

El móvil de Aire de Santa Fe llegó al lugar ni bien ocurrió el atraco. Oldani había sido trasladado de gravedad al hospital Cullen y en la escena del crimen apenas había presencia policial. Primera cuestión llamativa: un violento episodio se había producido en pleno centro de la ciudad, a escasos metros de la comisaría primera; un hombre luchaba por su vida tras haber sido herido de un disparo, y no se divisaba en la zona más que un par de motocicletas de las fuerzas de seguridad.

A priori, lo que se divisaba en el lugar no condecía con la gravedad de la situación que se había desplegado minutos antes, de donde los agresores habían huido a bordo de un automóvil a toda velocidad por algunas de las calles más transitadas de Santa Fe.

Leer más ► Falleció Hugo Oldani, el comerciante baleado en un local del centro santafesino

crimen agencia oldani_marca.jpg

Todo se volvió más confuso todavía cuando se dio con el vehículo involucrado en el crimen al día siguiente, mientras que su propietario se presentó a radicar una denuncia por amenazas en una comisaría de Recreo y brindó un relato digno de ficción sobre lo ocurrido. Allí la pregunta pasó a ser: ¿cómo no lo detuvieron?. Mientras tanto, no se escuchaban voces vinculadas a la investigación que expliquen qué pasaba.

Y este silencio fue ocupado por otras voces. Primero, el ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Sain, quien hizo foco sobre las actividades económicas al margen de la ley que presume tienen lugar en la galería. Luego, el ex juez de instrucción José Manuel García Porta criticó cómo la Fiscalía lleva adelante la investigación. La opinión del ex magistrado fueron rebatidas por el fiscal Jorge Nessier, quien explicó cómo se trabaja desde el Ministerio Público de la Acusación frente a determinados delitos, y por último el abogado querellante que representa a la familia Oldani, José Mohamad, también apoyó el trabajo realizado por la fiscal Cristina Ferraro en la causa.

oldani turismo auto secuestrado.jpg
Arenales al 9200. Allí fue encontrado el automóvil que fue utilizado para el crimen.

Arenales al 9200. Allí fue encontrado el automóvil que fue utilizado para el crimen.

Obediencia con cuestionamientos

Primero, el ministro de seguridad de la Provincia, Marcelo Sain, quien puso un manto de sospecha sobre actividades que supone se realizan en la galería. El funcionario cuestionó también que no se haya detenido al dueño del automóvil.

“Se identifica el auto, es muy raro que una persona vaya a robar con su propio auto, por lo que se abren varias hipótesis: tal vez no fueron a robar sino a realizar algún tipo de tratativa. Si es cierta la versión del muchacho que lo apretaron para trasladar a la gente, ¿por qué se entregó 24 horas después del hecho, por qué no en el momento? Si a usted le pasa algo así, ellos se van y usted se va a la comisaría. Claramente esta persona es sospechosa, ahora, la estrategia de la fiscal deberá explicarlo la fiscal en su momento. La fiscal ordenó que se le tome la denuncia como víctima de las amenazas. Esto es extraño, pero hay que seguir investigando”, manifestó Sain en diálogo con Luis Mino en el programa Ahora Vengo.

SAIN FUERZAS FEDERALES.jpg

En relación a las actividades que presume desplegan algunos locales, el ministro confirmó que “nosotros estamos muy atentos acerca de lo que pasa en esa galería”, y puntualizó: “La economía de Santa Fe tiene un alto nivel de economía negra que por algún lugar circula, pero no vamos a vincular este hecho con el homicidio del señor que es víctima”.

En relación a esta actividad posiblemente ilícita y el homicidio del comerciante, Sain puntualizó que “eso contextualiza el hecho, por qué ocurre en ese lugar, por qué ocurre a esa hora, por qué les abre la puerta, qué había en ese bolso. Esto no es un robo al voleo, se conocía la actividad que se llevaba adelante”.

"La fiscal se toma su tiempo... la inspección debería haber sido de inmediato"

Sobre las decisiones tomadas por la fiscal de homicidios en los primeros momentos posteriores al crimen, el funcionario remarcó que “nosotros somos muy obedientes de lo que diga la fiscal. La fiscal se toma su tiempo, precintó el lugar en su momento pero todavía no había hecho la inspección del lugar, porque la escena es clave. No solamente para poder descifrar los pormenores del propio hecho del disparo, sino porque eso se produce en un escenario que puede determinar el contexto de ese homicidio. La inspección debería haber sido de inmediato, el secuestro de los elementos, las computadoras... es imprescindible que la escena se haga de manera inmediata, pero no con las medidas de rutina habituales, sino entender que es lo que funcionaba allí para ver si eso tiene alguna relación con el evento en cuestión. bueno, ahí son los tiempos de la justicia”.

Audio ► la palabra de Sain en Ahora Vengo

Embed

"No juzguemos a las víctimas"

Las palabras del ministro fueron cuestionadas fuertemente por José Mohamad, abogado que representa a la familia de la víctima, entrevistado en el programa de Aire de Santa Fe Será Justicia: “El ministro está como quienes cuestionan una violación porque la víctima tenía una pollera corta. Debería preocuparse porque mataron a un prohombre de la ciudad que participó en todas las asociaciones intermedias de la sociedad en la esquina más transitada de Santa Fe, donde el ministro y las fuerzas que responden al ministro fueron incapaces de brindarnos seguridad. Lo demás son fuegos de artificio. No juzguemos a las víctimas. Si realizaba alguna actividad que le parecía sospechosa debería haberlo investigado cuando estaba en vida”, remarcó Mohamad.

mohamad abogado.jpg
José Mohamad, el pretenso querellante, estuvo en la audiencia.

José Mohamad, el pretenso querellante, estuvo en la audiencia.

A cuatro días del crimen del comerciante la Fiscalía emitió dos pedidos de captura: para quien obró “de campana” y para el conductor del automóvil. Sí, el mismo que se había presentado en la comisaría con una historia irrisoria tras el secuestro del vehículo. En este sentido, el querellante se refirió al trabajo realizado hasta el momento por la fiscal Cristina Ferraro y al episodio del conductor. La investigación desplegada hasta el momento permitió endilgar las responsabilidades de los dos imputados que quedaron en prisión preventiva el pasado miércoles.

"En el futuro se van a esclarecer aún más los hechos"

Sobre esto, el letrado expresó que “se acreditaron hechos, hay probanzas que llevaron a que la titular de la acción dispusiera la detención del señor Ruffino”, y a continuación avaló la tarea desplegada por la fiscal: “Los actos que llevó adelante la doctora Ferraro se ajustan a derecho y están dentro de los plazos normales de un hecho de esta naturaleza. Ustedes saben que hay que ver horas y horas de grabación, entablar paralelismos para llegar a los paraderos de las personas... en relación a los tiempos entiendo que son razonables y la investigación está bien dirigida y que en el futuro va a esclarecer aún más los hechos”.

Audio ► La palabra del abogado querellante José Mohamad, en Será Justicia

Embed

"Los fiscales tienen miedo"

En la línea de las opiniones, el ex juez de instrucción José Manuel García Porta también brindó su parecer sobre el caso, puntualmente sobre el trabajo de la Fiscalía. García Porta expresó en diálogo con Luciana Trincheri y Adriel Driussi en el programa Pasan Cosas que “es necesaria la presencia de los fiscales en determinados hechos, para poder preservar la prueba. Se puede alterar la escena”.

En relación a la situación de Ruffino, a quien primero se le secuestró el automóvil, luego realizó una denuncia en la comisaría y se libró una orden de detención en su contra días después, el ex juez manifestó que “debería haber sido detenido en el acto. Está toda la posibilidad de la participación. El sistema es muy tirano en los plazos, tienen 24 horas para la imputación, entonces los fiscales tienen miedo”, evaluó.

garcia porta foto para web.jpg
José Manuel García Porta, ex juez de instrucción

José Manuel García Porta, ex juez de instrucción

Sobre el vínculo con la policía, García Porta expresó que “nosotros (los jueces de instrucción) orientábamos y dábamos las directivas a la policía como jueces, hoy la relación es mala. La policía en la prevención, que es la que está en la calle y recibe datos, hay que escucharla. Los fiscales ahora no están en la calle. Esa relación tiene que cambiar rotundamente”.

Por último, el ex magistrado cuestionó el funcionamiento del sistema procesal penal que desde hace seis años rige el proceder judicial en la provincia. Para García Porta, “todo lo que se quiso corregir no se ha corregido. No hay una investigación, transan fiscal y defensor y terminan todo en un abreviado”.

Audio ► la palabra del juez retirado García Porta, en Pasan Cosas

Embed

"La presencia del fiscal se evalúa en cada caso"

Ante estas duras palabras del ex funcionario, el fiscal Jorge Nessier brindó un panorama distinto. Nessier se desempeñó como fiscal de homicidios durante cinco años, actualmente atiende a las audiencias en la Cámara de Apelaciones y ocupa el lugar del fiscal regional cuando este se ausenta por licencia. "Tengo 31 años en el poder judicial, con distintas funciones en el área penal. Puedo señalar que hemos tenido avances significativos en varios aspectos”, aseguró.

Desde un primer momento Nessier intentó no entrar en polémicas con García Porta: “Seis años de sistema permiten dar ya un tipo de balance y relevamiento. Más allá de comprar a los funcionarios de uno y otro sistema hay que comparar sistemas”, aclaró. En este sentido remarcó que las estadísticas oficiales dan cuenta de un 55% de casos esclarecidos, por encima del promedio en América Latina.

Jorge-Nessier.jpeg
Jorge Nessier, fiscal

Jorge Nessier, fiscal

En lo que hace a la presencia de los fiscales en los lugares donde se cometen los delitos, Nessier explicó que “en todos los casos se evalúa si corresponde o conviene que el fiscal se haga presente. A veces si la víctima todavía está en el lugar, o si hay circunstancias que lo justifica. En estos seis años hemos ido avanzando en alguna medida en el marco de la investigación respecto de los organismos que colaboran con los fiscales, analizan la escena del hecho inmediatamente, en comunicación constante con el fiscal”.

"La presencia del fiscal se evalúa en cada caso"

Por último, el fiscal se refirió a la polémica que anualmente se da en el mes de enero: la feria judicial, ahora, con la propuesta del diputado Pullaro de erradicarla definitivamente. Nessier refirió que en el departamento La Capital durante enero trabajaron 16 fiscales: “No hubo un solo caso que no se atendiera durante la feria, en todo caso duplicamos nuestra labor. El fiscal regional también se quedó trabajando en enero. En Santa Fe se trabajó como todos los años”, y luego comparó que con el anterior sistema sólo quedaba un juez de instrucción, un secretario y un juez de cámara durante toda la feria.

Audio ► La palabra del fiscal Jorge Nessier en Pasan Cosas

Embed

En la audiencia de prisión preventiva la fiscal Ferraro estuvo acompañada por el fiscal regional Carlos Arietti, en clara muestra del apoyo institucional con el que cuenta la Fiscalía en el caso, a pesar de las críticas realizadas.

A poco de cumplirse dos semanas del crimen, la causa cuenta con dos personas ya imputadas y en prisión preventiva, mientras se procura dar con los otros cómplices. Tal vez aún sea demasiado prematuro evaluar si se trata de una investigación exitosa, o tal vez a partir de lo ocurrido se realicen cambios en el proceder de los fiscales y su concurrencia a la escena del crimen.

Dejá tu comentario