martes 29 de septiembre de 2020
Policiales | Homicidio | Laguna Setúbal |

Crimen en la Setúbal: revelan nuevos detalles sobre el cadáver que apareció con signos de tortura

Fue hallado a la altura del club Azopardo, presentaba múltiples heridas de arma blanca y golpes. La Fiscalía aguarda resultados para determinar si lo arrojaron al agua sin vida.

La causa que investiga cómo fue el homicidio de Aurelio Monzón, cuyo cuerpo apareció el pasado jueves en aguas de la Laguna Setúbal, a la altura del club Azopardo, descubrió que el fallecido sufrió múltiples lesiones cometidas con elementos cortantes.

Según develó el examen de autopsia, Monzón no presentaba heridas provocadas por un disparo de arma de fuego, pero si de arma blanca, como así también de otros elementos contundentes que causaron la muerte del hombre, que según trascendió, se encontraba en situación de calle.

Muerto en Azopardo Santa Fe.jpg
Cerca de las 16.30, un empleado del Club Azopardo dio aviso al 911 porque encontró el cuerpo sobre el río

Cerca de las 16.30, un empleado del Club Azopardo dio aviso al 911 porque encontró el cuerpo sobre el río

El dato que aún aguardan los investigadores, es determinar si el cuerpo fue arrojado con o sin vida al agua, aunque existen serias sospechas de que pudo ser sumergido cuando ya se encontraba muerto.

Leer másHallaron el cuerpo de un hombre en la zona de la costa de Santa Fe

El caso está a cargo de la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Ana Laura Gioria, que tras el informe de autopsia solicitó que también se realice un estudio complementario del cuerpo en el Instituto Médico Legal de Rosario.

El cadáver de Monzón fue encontrado el pasado 6 de agosto cuando flotaba por la Setúbal. Tanto agentes policiales de provincia como de la Prefectura Naval Argentina detectaron que el hombre presentaba múltiples lesiones en todo el cuerpo. Además, constataron que tenía atados sus pies, como un claro signo mafioso.

Leer másConfirman que el hombre hallado en la costa fue asesinado

El mismo pudo ser identificado luego de que el personal policial detectó que el cuerpo presentaba, en la zona del pecho, un tatuaje, coincidente con el de un hombre sobre quien existía un pedido de paradero del 27 de julio.