lunes 25 de octubre de 2021
Policiales teléfonos celulares | Celular | Santa Fe

Condenas e inhabilitaciones a los comerciantes que activaban teléfonos celulares robados 

Nueve de los once investigados por vender y reparar celulares robados en Santa Fe ya admitieron su responsabilidad en los hechos investigados y serán condenados a través de procedimientos abreviados.

Una investigación comandada por la fiscal Gabriela Arri logró que los comerciantes del rubro de venta y reparación de teléfonos celulares admitan su responsabilidad en los hechos imputados y se encaminen a ser condenados a través de procedimientos abreviados. Siete de los once imputados firmaron los acuerdos en una audiencia desarrollada este domingo en los tribunales santafesinos ante el juez Sergio Carraro.

Tras exponerse los detalles del procedimiento abreviado los imputados recuperaron la libertad con fianzas de entre 200 mil y 20 mil pesos, y la prohibición de realizar actividades comerciales vinculadas con la telefonía celular.

Leer más ► Una investigación destapa cómo es el mercado negro de los celulares robados o perdidos en Santa Fe

Gabriela Arri Fiscal.jpg
Gabriela Arri, la fiscal a cargo de la causa.

Gabriela Arri, la fiscal a cargo de la causa.

Todos condenados

Siete de los once detenidos ya se encaminan a ser condenados en el marco de la causa en la que se los imputó por modificar el código de identificación de los celulares de origen ilícito para que los aparatos puedan volver a estar operativos e insertados en las calles. “Se le cambian el número de identificación y dejan de estar en banda negativa, por llamarlo de alguna forma, y pueden ser utilizados sin ningún problema, ya que fueron desbloqueados”, explicó Arri.

Se trata de Mauricio C.; Mariana H.; David B.; Diego Rubén G.; Alejandro V.; Mauro Aníbal R.; y Damián C., quienes serán condenados por “encubrimiento agravado por ser realizado con ánimo de lucro y sin contar con la habilitación correspondiente para hacerlo”. Ante la evidencia acumulada en la investigación, los imputados reconocieron ser responsables del delito investigado por la fiscal.

El delito endilgado comprende penas de 1 a 6 años de prisión, y el acuerdo arribado por las partes establece una condena de 3 años de prisión de ejecución condicional, multas económicas e inhabilitación por cinco años para dedicarse a la actividad comercial en el rubro de telefonía.

En tanto, dos de los otros cuatro imputados que recuperaron la libertad tras la audiencia imputativa están citados a comparecer en la fiscalía el martes para firmar el acuerdo, y situación similar se espera para los otros dos.

El juez Carraro se dirigió a los imputados, todos ellos sin ningún tipo de antecedentes ni causa en trámite, y les realizó una advertencia por haber sido parte del gran circuito ilegal que facilita la comisión de numerosos delitos que se ven cada día en los tribunales: estafas, robos, amenazas… ninguno de los imputados tenía habilitación para trabajar con teléfonos celulares, por lo que la justicia de Santa Fe les impuso una prohibición para volver a realizar estas operaciones.

dolinksy 5.jpg
El juez Sergio Carraro dará tratamiento a los abreviados expuestos en la audiencia y dictará la sentencia correspondiente

El juez Sergio Carraro dará tratamiento a los abreviados expuestos en la audiencia y dictará la sentencia correspondiente

La causa

El pasado miércoles se realizaron 32 allanamientos en la capital provincial que tuvieron como resultado el secuestro de más 400 teléfonos móviles que fueron denunciados ante el Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) y que estaban en manos de comerciantes del rubro de venta y reparación de celulares. En tales procedimientos, fueron hallados también múltiples “Box Cracked” que permiten desbloquear un teléfono y a su vez cambiarle el IMEI, lo que comúnmente se conoce como el DNI de cada dispositivo.

Parte de los teléfonos secuestrados se encontraban denunciados ante el Enacom desde por lo menos el 25 de enero pasado. En este sentido, según estableció la pesquisa, esos aparatos aparecieron en los distintos locales que fueron allanados por los investigadores el pasado miércoles; en un local de Pasaje Bustamante al 2200, fueron hallados cinco teléfonos que habían sido denunciados por robo o perdida y además se encontraron cinco Box Cracked. En otro comercio, ubicado en Castelli al 3900, los investigadores secuestraron 24 teléfonos de los cuales cinco habían sido denunciados ante el Enacom. En tanto, en un local de Diagonal Martínez al 1800 había 189 teléfonos, entre los cuales había diez estaban denunciados, y en donde había tres Box.

Ahora, con los responsables ya encaminados a sentencias condenatorias e inhabilitaciones para desempeñarse en el rubro, el Ministerio Público de la Acusación determinará de qué manera se puede encontrar a los dueños originales de los celulares secuestrados para proceder a su devolución.

Dejá tu comentario