viernes 26 de noviembre de 2021
Policiales teléfonos celulares | robo | Santa Fe

Una investigación destapa cómo es el mercado negro de los celulares robados o perdidos en Santa Fe

Once comerciantes del rubro de venta y reparación de teléfonos móviles fueron imputados en tribunales en una audiencia en donde se ventiló qué sucede con aquellos aparatos que terminan siendo denunciados por robo o extravío. El caso tendrá un nuevo avance el próximo domingo.

Una investigación de la Agencia de Investigación Criminal (departamento de Complejas) permitió a la Justicia poder determinar cómo opera el mercado negro de los celulares que son robados o extraviados en Santa Fe y la región y cuyo destino, nunca se había logrado establecer o por lo menos blanquear.

Por la causa, que encabeza la fiscal Gabriela Arri, se desplegaron el pasado miércoles un total de 32 allanamientos en la capital provincial que tuvieron como resultado el secuestro de más 400 teléfonos móviles que fueron denunciados ante el Enacom (Ente Nacional de Comunicaciones) y que estaban en manos de comerciantes del rubro de venta y reparación de celulares. En tales procedimientos, fueron hallados también múltiples “Box Cracked” que permiten desbloquear un teléfono y a su vez cambiarle el IMEI, lo que comúnmente se conoce como el DNI de cada dispositivo.

Tras los allanamientos quedaron detenidas once personas (diez hombres y una mujer) que fueron formalmente imputadas este viernes ante el juez penal Sergio Carraro en una audiencia de la que también participaron los abogados Sonia Bustos (defensora pública), Daniel Rocca, Esteban Yossen, Carlos Patiño y Fernando Roldán.

Leer más ► Detuvieron a once personas por venta y reparación de teléfonos adulterados

Los once detenidos fueron identificados como Ezequiel Elías F.; Mauricio C.; Mariana H.; David B.; Diego Rubén G.; Sergio Darío Fe.; Sergio Damián F.; Alejandro V.; Juan M.S.; Mauro Aníbal R.; y Damián C. Todos acusados por “encubrimiento agravado por ser realizado con ánimo de lucro y sin contar con la habilitación correspondiente para hacerlo”.

Tras la imputación recuperaron la libertad Ezequiel Elías F., Juan M.S. , Sergio Darío F. y Sergio Damián F. (estos dos últimos son padre e hijo), los cuales quedarán sujetos a la investigación y deberán presentarse de manera periódica ante sede judicial y además tendrán prohibido realizar trabajos vinculados al rubro de venta y reparación de telefonía. En cuanto a los siete restantes, continuarán detenidos hasta el próximo domingo, fecha en la que se debatirá si transitan la causa en prisión preventiva o con medidas alternativas.

De dudosa procedencia

De la imputación realizada por la fiscal Arri surge que parte de los teléfonos secuestrados durante el último miércoles se encontraban denunciados ante el Enacom desde por lo menos el 25 de enero pasado. En este sentido, según estableció la pesquisa, esos aparatos aparecieron en los distintos locales que fueron allanados por los investigadores el pasado miércoles.

celulares2.jpg
Los celulares que fueron parte del secuestro de los investigadores.

Los celulares que fueron parte del secuestro de los investigadores.

Por ejemplo, en un local de Pasaje Bustamante al 2200, fueron hallados cinco teléfonos que habían sido denunciados por robo o perdida y además se encontraron cinco Box Cracked. En otro comercio, ubicado en Castelli al 3900, los investigadores secuestraron 24 teléfonos de los cuales cinco habían sido denunciados ante el Enacom. En tanto, en un local de Diagonal Martínez al 1800 había 189 teléfonos, entre los cuales había diez estaban denunciados, y en donde había tres Box.

Golpe al mercado ilegal

Sobre la investigación, la fiscal Arri remarcó que este tipo de procedimientos sirvieron para lograr darle un golpe al mercado negro que existe en la ciudad de Santa Fe desde hace años y que hasta el momento nunca había sido desbaratado.

Gabriela Arri Fiscal.jpg
Gabriela Arri, la fiscal a cargo de la causa.

Gabriela Arri, la fiscal a cargo de la causa.

“Si bien esperábamos encontrar una gran cantidad de celulares denunciados como sustraídos nos sorprendió la cantidad de Box que encontramos. De hecho, se hablaba de que en la provincia se creía que había un número muy inferior, pero a raíz de una tarea de inteligencia que hemos llevado a cabo durante más de dos meses pudimos dar con más de 25 dispositivos. Por lo tanto, creo que es un golpe muy importante al mercado negro de celulares ”, consideró la funcionaria judicial en diálogo con AIRE.

La fiscal explicó además cómo es el funcionamiento de los Box secuestrados y aclaró que permiten modificar el código de identificación de los celulares para que los aparatos puedan volver a estar operativos e insertados en las calles. “Se le cambian el número de identificación y dejan de estar en banda negativa, por llamarlo de alguna forma, y pueden ser utilizados sin ningún problema, ya que fueron desbloqueados”, destacó.