lunes 6 de julio de 2020
Policiales | Santa Fe | dinero |

Bajo fianza: policías acusados de quedarse con dinero de un robo quedaron libres

Los uniformados fueron imputados por el fiscal de Delitos Complejos, Ezequiel Hernández, y se dispusieron medidas alternativas a la prisión por lo que transitarán el proceso en libertad.

La Unidad Especial de Violencia Institucional y Delitos Complejos investiga a dos policías de la provincia de Santa Fe que prestaban servicio en la subcomisaría 13 de la URI. El viernes por la tarde fueron imputados por el fiscal Ezequiel Hernandez y recuperaron la libertad bajo una serie de medidas alternativas que deberán respetar mientras se desarrolla la investigación.

La audiencia fue presidida por la jueza Rosana Carrara y los imputados fueron asistidos por la defensora pública Sonia Bustos, en representación de Martín S., y Jorge Cuesta en representación de Martín S. El acto procesal comenzó a desarrollarse a distancia por videoconferencia, pero se dieron ciertas complicaciones técnicas que obligaron a las partes a trasladarse a tribunales.

Martín S. y Osvaldo S. fueron imputados como coautores de los delitos privación ilegal de la libertad por abuso funcional, apremios ilegales, encubrimiento calificado por ser cometido por funcionario público y con ánimo de lucro, y falsedad ideológica en instrumento público calificada por ser cometida por funcionario público con abuso de sus funciones, todo ello en concurso real.

Leer más ► Detuvieron a dos policías que prestan servicios en la Subcomisaría 13

hernandez fiscal.jpg
Ezequiel Hernández, el fiscal de la causa.

Ezequiel Hernández, el fiscal de la causa.

Robarle al ladrón

El hecho investigado por Hernández ocurrió el 31 de mayo, cuando los dos policías estaban prestando servicio en la subcomisaría 13 de Sauce Viejo. Cerca de las 3 de la mañana aprehendieron a un hombre en un domicilio ubicado en calle 15, entre calles 6 y 4 de Sauce Viejo, sin que exista orden de detención ni hecho delictivo en flagrancia, y lo trasladaron a la dependencia policial.

Según atribuyó Hernández en la audiencia, los dos uniformados golpearon al hombre privado ilegítimamente de su libertad para obligarlo a declarar contra sí mismo y que indique donde se encontraban los elementos y el dinero que lo acusaban de haber robado. Luego, lo llevaron en un patrullero hasta barrio El Pozo, y lo obligaron a que sindique cuál era su domicilio y donde estaba el dinero sustraído.

Hernández precisó que entonces ejecutaron un allanamiento ilegal, convenciendo a la madre del hombre para que los deje ingresar al domicilio, diciendo que de esa manera evitarían tener que pedir una autorización para allanar y ayudarían a su hijo.

Al ingresar al domicilio, los uniformados se apropiaron y ocultaron una cantidad determinada de dinero que provenían del delito cometido. Todo ello se realizó sin seguir las formalidades prescriptas por la ley, ya que no existieron testigos de la actuación, no se inventario ni registro el dinero secuestrado, no fue filmado el acto, y no contó con el conocimiento o aval de un/a fiscal.

Los policías son investigados por abusar de su función a fin de quedarse con dinero robado

Finalmente, Hernández atribuyó a los dos policías haber insertado declaraciones falsas, a sabiendas, en el acta de procedimiento realizada en relación a las circunstancias en que se produjo la detención del hombre, la forma en la que obtuvieron la información acerca del lugar donde se encontraban los elementos y el dinero sustraídos, la forma en la que se obtuvo el dinero secuestrado, y el monto.

Se presume que los uniformados realizaron esta actividad para quedarse con el dinero secuestrado en el allanamiento ilegal. El monto oscilaba entre los 6 mil y los 8 mil pesos, y los policías imputados detallaron en el acta de procedimiento que habían recuperado menos de 500 pesos.

Alternativas

Tras concretarse la imputación se precisaron una serie de medidas alternativas a la prisión preventiva para que los dos hombres investigados atraviesen el proceso en su contra en libertad.

A las habituales de constituir guardador, fijar domicilio y presentarse en la sede del MPA se fijó una fianza de ocho mil pesos para cada uno, acorde al monto que se sospecha sustrajeron en el operativo realizado.

Dejá tu comentario