miércoles 19 de febrero de 2020
Policiales | inseguridad |

Asalto en la autopista: ¿cuándo se produce la legítima defensa?

Un hombre fue atacado por tres asaltantes en el ingreso a la ciudad de Santa Fe. Disparó e hirió de gravedad a uno de los ladrones. ¿Se puede hablar de legítima defensa en este caso? Todo lo que hay que tener en cuenta al evaluar los hechos.

Sucedió en el ingreso a la ciudad de Santa Fe a pocos metros del puente sobre el río Salado de la autopista a Rosario. Alrededor de las 20 del martes, un hombre de 50 años que se conducía en su moto fue atacado por tres ladrones. Dos ellos portaban armas blancas, mientras que el tercero tenía una supuesta arma de fuego que terminó siendo de juguete.

En el intento por robarle la moto, forcejearon e hirieron al conductor, que es empleado de una empresa de seguridad privada. En estas circunstancias y al verse agredido, disparó con su arma y una bala impactó en uno de los ladrones: un chico de 15 años que permanece en estado delicado en el hospital Cullen.

Según las primeras investigaciones, la fiscal Ana Laura Gioria considera que se trató de un caso de legítima defensa, por lo que el hombre de 50 años regresó a su casa y no se le iniciará ninguna causa.

El caso reavivó la discusión entre aquellos que consideran que ante una agresión la víctima de un delito tiene derecho a defenderse de cualquier manera y quienes tienen una mirada garantista y hacen hincapié en que sea la Justicia la que actúe.

El Código Penal el artículo 34 habla expresamente de la legítima defensa. En el programa Creo, que conduce José Curiotto por Aire de Santa Fe, el exfiscal general de la provincia, Julio de Olazábal, explicó que el Código exime de responsabilidad penal a quien actúe en defensa propia o de sus derechos siempre que se reúnan tres circunstancias: agresión ilegítima, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla y falta de provocación por parte del que se defiende.

De Olazábal resaltó que "nadie está obligado a soportar una agresión" y describió estas tres situaciones planteadas por el Código. Cuando se habla de una "agresión ilegítima" se trata de un ataque material a la persona o a un bien jurídico que le pertenece. Pero si la agresión se produce como respuesta a una provocación previa, la reacción no se considera legítima defensa. "Por ejemplo, si yo insulto a alguien en la calle, esa persona me golpea, yo me defiendo devolviéndole el golpe y la persona muere, no se considera legítima defensa. Porque yo provoqué la situación", aclaró.

¿En qué caso una agresión es considerada legítima? De Olazábal puso otro ejemplo: "Un juez ordena un allanamiento en mi domicilio. Yo puedo considerar que es una agresión, pero se trata de una decisión legítima y no puedo impedirla o repelerla".

Un punto muy importante a la hora de evaluar una situación es la racionalidad del medio de defensa. Esto significa que debe haber "una defensa proporcional al ataque. Es decir que, si alguien me insulta, yo no puedo sacar un arma de fuego y matarlo", explicó.

Esto no significa que la defensa deba ser idéntica al ataque. Por ejemplo, que una persona puede defenderse con un cuchillo sólo si es atacada con un cuchillo. De hecho, puede suceder que alguien sea agredido con un arma blanca y, al ver peligrar su vida, se defienda con un arma de fuego. En este caso también se trata de una situación de legítima defensa. "Lo importante es que la defensa debe ser idónea para frenar el ataque, que sea un modo adecuado para que cese la agresión que estoy sufriendo", remarcó De Olazábal.

Cuándo se producen los hechos

A la hora de analizar un caso, resulta clave también tener en cuenta la temporalidad. A modo de ejemplo, si un ladrón amenaza a su víctima con un arma, le roba el celular y luego escapa; la persona asaltada no puede perseguirlo y matarlo, porque la agresión inicial con el arma ya había cesado.

"Si la otra persona cesó en el ataque entonces ya no me debo defender. Si el atacante huyó y lo que hice fue perseguirlo ya no me estoy defendiendo, estoy tratando de recuperar mis bienes y tomar venganza. Hablamos de defensa cuando hay un ataque. Tiene que ser actual, me están apuntando, me están golpeando", insistió.

Una situación particular se produce cuando la agresión es dentro del domicilio. De Olazábal explicó que "se trata de un caso de defensa particular. Si esa persona se resiste a salir de mi hogar, lo puedo atacar. Lo único que exige el Código es que la persona se resista a irse. Si no lo hace, lo puedo atacar. Incluso, si se trata del patio o el jardín de ingreso a mi casa. Es decir, dentro de todo lo que constituye mi domicilio".

Temas

Dejá tu comentario