viernes 14 de agosto de 2020
Ocio | avena |

Ñoquis de espinaca y ricota sin harina para disfrutar hoy 29

Dale un giro a la tradicional receta italiana con esta versión fácil que incorpora todas las propiedades del salvado de avena y la espinaca sin utilizar harinas blancas refinadas

Los ñoquis son una comida tradicional italiana, de hecho su nombre proviene de la palabra gnocchi que significa "bollo" o "grumo" para los habitantes del país famoso por sus pastas. Con esta receta simple podrás crear una versión saludable sin utilizar harinas blancas e incorporando todas las propiedades nutricionales del salvado de avena y la espinaca.

El salvado de avena ayuda a reducir el colesterol, prevenir el cáncer de colon, aliviar el estreñimiento e incorporar fibra, lo cual aumentará tu sensación de saciedad en el estómago.

La espinaca, por su parte, está compuesta en su mayoría por agua y su contenido de hidratos de carbono y grasas es muy bajo. Además, posee un alto contenido de fibra, contiene cantidades elevadas de vitamina A, C y E; todas ellas de acción antioxidante. Las espinacas también son ricas en calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, además de presentar también buenas cantidades de fósforo y yodo. Todas estas propiedades estarán incluidas en un plato delicioso y saludable para compartir con tu familia, pareja o amigos.

¿Qué necesitamos?

Para dos personas

-2 claras de huevo

-250 gramos de ricota magra

-1 taza de espinaca cocida y escurrida

-2 cucharadas colmadas de salvado de avena (si sos celíaco puedes reemplazarlo por harina de arroz por ejemplo)

-4 cucharadas de leche en polvo

-Condimentos a gusto (sal, pimienta y nuez moscada)

-Salsa: de tomate o rúcula con una cucharada sopera de queso en hebras

Paso a paso

1. En un recipiente, mezclar la ricota con los huevos, la espinaca y la leche en polvo.

2. Procesar la preparación. Debe quedar una mezcla homogénea.

3. Agregar el salvado de avena y condimentar a gusto con sal, pimienta y/o nuez moscada.

4. Formar una masa, cortar con ayuda del cuchillo en tiras y luego en cuadrados más pequeños.

5. Dar forma con ayuda de un tenedor.

6. Colocar los ñoquis en una placa y llevarlos al refrigerador por unas cuantas horas hasta que se endurezcan un poco.

7. Una vez que la consistencia esté lista, cocinarlos en una olla con agua hirviendo durante 1 minuto cuidando que no se desarmen.

8. Para acompañarlos podes servirlos con salsa de tomate o con algunas hojas de rúcula, espolvoreando queso en hebras por encima.

Temas