viernes 14 de agosto de 2020
Ocio | Harry Potter | Películas |

Los secretos más curiosos de Harry Potter

¿Cuántas veces se dibujó el rayo en la frente de Harry?¿Hubo algún accidente durante el rodaje?¿Pudo haber cambios en el reparto? Todas estas incógnitas en esta nota.

Harry Potter es una de las sagas más conocidas a nivel mundial tanto por jóvenes como mayores. Han sido 8 películas proyectadas en la gran pantalla, sin contar con la precuela de Animales Fantásticos, las que cuentan la historia de este joven mago. Pero claro, todo ese tiempo es más que suficiente para acumular bastantes anécdotas y curiosidades que se ocultan detrás de las cámaras de estas películas. Hoy te contamos los 15 mejores secretos que se esconden tras la saga de Harry Potter.

Los secretos tras las cámaras en la saga Harry Potter

Tanto si sos un verdadero fanático del joven mago como si simplemente quieres conocer algunos detalles interesantes sobre la saga, estamos seguros de que la selección de curiosidades que hoy te traemos te van a llamar la atención.

J.K. Rowling eligió personalmente a varios actores

Algo bastante curioso entre los actores que dan vida a los personajes de esta historia es que la propia J.K. Rowling, creadora de Harry Potter, se encargó personalmente de su elección.

El primer actor contratado para desempeñar su papel fue, aunque parezca raro, Rubeus Hagrid el guardián de las llaves y los terrenos de Hogwarts. Robbie Coltrane es el actor encargado de darle vida a este personaje y, según comentó la escritora, no se imaginaba a otra persona desempañando este papel.

Siguiendo con otros miembros del reparto, Richard Harris dio vida a Albus Dumbledore durante las dos primeras películas antes de fallecer en 2002. Él fue otra de las elecciones de J.K. Rowling que, en un primer momento, rechazó el papel por verse demasiado mayor para representarlo a sus 70 años. Pero, tras la insistencia de su nieta, este terminó aceptándolo poco tiempo después. Algo curioso del papel de este actor en las dos primeras películas es que, debido a lo mayor que era, le costaba memorizar sus frases. Por este motivo, Daniel Radcliffe (Harry Potter) ensayaba con él constantemente, por lo que terminaron creando una relación muy estrecha.

Alan Rickman fue otra de las elecciones de la escritora. Este actor, que era un gran conocido en los teatros de Inglaterra pero no demasiado en la gran pantalla, encarnó a Severus Snape durante toda la saga. Si eres seguidor de esta, sabrás los verdaderos sentimientos que este profesor tenía con Harry Potter. Por este motivo, y a pesar de que los dos últimos libros aún no estaban publicados, J.K. Rowling contó en primicia a Rickman las intenciones de su personaje para que, conociéndolas, pudiese realizar la mejor interpretación posible.

severus snape.jpg
Severus Snape, profesor de las artes oscuras de Hogwarts.

Severus Snape, profesor de las artes oscuras de Hogwarts.

El castillo de Hogwarts no fue el que esperaban

El castillo de Hogwarts no fue como inicialmente tenían pensado. Los directores de fotografía encargados de elegir las localizaciones «reales» para grabar las escenas de la película, querían utilizar la catedral de Canterbury como la imagen del colegio de magia y hechicería. El problema vino cuando el decano de este institución se negó a esto porque la parecía un sacrilegio utilizar la imagen de un templo cristiano para una representación pagana.

Sin embargo, poco tiempo después recibieron una oferta para utilizar la catedral de Gloucester para el emplazamiento. ¿Quién crees que la envió? Pues nada más y nada menos que el reverendo Nicholas Bury, quien era un fan de los libros elaborados por la escritora J.K. Rowling.

Robin Williams fue rechazado para el reparto

Las decisiones de esta escritora no se limitaron a elegir parte del reparto, sino que, también rechazó a otros actores. Robin Williams se ofreció a participar en la primera película de esta entrega representando el papel de Hagrid totalmente gratis ya que, como él mismo reconoció, era un gran fan de los libros de Harry Potter. La actriz Rosie O’Donnell también se ofreció a representar el papel de Molly Weasley y, una vez más, también fue rechazada.

Según Rowling reconoció, la decisión de no contar con estos grandes actores en el reparto se debía a que sólo quería actores de las islas británicas.

Vivió aislado con un gato durante 1 mes

Como ya sabrás, muchos actores que deben representar a personajes cuyos sentimientos se escapan a lo «habitual» en sus vidas, deciden encarnarlos durante un tiempo para interiorizar sus sentimientos.

David Bradley, encargado de representar a Argus Filch, el celador del Colegio Hogwarts, es un claro ejemplo de esto. Este actor decidió encerrarse durante todo un mes en una casa de campo aislada con la que, poco después, sería el gato que representase a la Señora Norris. Y, un dato curioso respecto a este animal es que, durante el rodaje, desapareció y no se supo nada de ella hasta dos semanas después.

Pero este no fue el único actor que tuvo que «sufrir» para meterse en la piel de su personaje. Jason Isaacs, quien interpretó el papel de Lucius Malfoy, quiso probar lo que sentía un villano robando un ejemplar de «el Profeta» en el propio set de rodaje. Este se lo confesó al director, quien le hizo devolver la copia a su lugar.

Argus Filch
Argus Filch.

Argus Filch.

Las prótesis no son nada mágicas

Si antes de ver las películas pasaste por la saga de libros de Harry Potter, sabrás que dos de los tres protagonistas de esta historia tenían detalles característicos que no encajaban con los actores que más tarde los representaron. Por un lado, Hermione Granger poseía unos incisivos bastante predominantes y, por otro lado, Harry Potter tenía los ojos verdes. Para intentar hacer que las películas se acercasen lo máximo posible a la historia, a Emma Watson se le colocaron unas prótesis dentales y, a Daniel Radcliffe unas lentillas de color verde.

El problema de esto fue que ni Emma sabía hablar correctamente con estos dientes falsos y, en el caso de Daniel, sufrió una infección por estas lentes. Así que se decidió que estos pequeños detalles no eran tan relevantes para la historia.

¿Draco o Potter?

¿Sabías que Draco Malfoy pudo ser Harry Potter? A ver, nos referimos al actor que representó este papel. En las audiciones, Tom Felton, encargado de dar vida a Draco, realmente se presentó para encarnar a Harry Potter. Pero su camino se desvió como el cuerpo de una serpiente hasta la casa Slytherin.

Chris Columbus, el director de las películas, quiso supervisar los castings en persona. En el momento de la audición para el papel de Harry, siempre les hacía la misma pregunta a todos los candidatos: «¿Cuál es el momento del libro que te gusta más para el personaje?». Tom era el único que no se había leído nada de la saga, así que decidió copiar rápidamente la historia del candidato anterior. El director notó que no tenía ni idea de lo que estaba hablando pero, le gustó el desparpajo del joven actor. Así que, rápidamente, lo fichó para el papel de Draco Malfoy.

Harry Potter
Harry Potter

Harry Potter

Las fechas coinciden

Algo tremendamente curioso de esta historia es que, si nos regimos a lo escrito por J.K Rowling, Harry Potter nació el día 31 de Julio del año 1980, por lo que actualmente tendría 40 años. Pero lo llamativo de todo esto es que esta fecha es el propio cumpleaños de la escritora.

Otro detalle curioso relacionado con los números en esta historia lo vimos en la escena en la que Arthur Weasley y Harry Potter están en la cabina telefónica que les lleva al ministerio de magia y hechicería. Arthur teclea el número «62442» que, atendiendo a orden de letras del teclado numérico, forman la palabra «Magic», es decir, «Magia».

Las gafas de Harry Potter

¿Crees que Harry sólo usó un único par de gafas durante la saga completa? Para nada. Fueron un total de 160 lentes las que Daniel Radcliffe utilizó durante todos los rodajes al encarnar a su personaje. Ah! Y entre 60 y 70 varitas diferentes.

El origen de Harry Potter

El origen del personaje de este joven mago no fue arte de magia como algunos creen. Este se le ocurrió a J.K. Rowling en 1990, mientras esperaba la llegada de un tren en la estación de King’s Cross en Inglaterra. Lugar que luego tomaron en las películas para albergar a la estación en la que los magos tomaban el tren mágico de camino a Hogwarts.

La cicatriz que dejó marca

Otro detalle curioso es que, la cicatriz en forma de rayo fue dibujada en la frente del actor Daniel Radcliffe más de 5.800 veces durante las 8 películas de esta saga. Le habría sido más fácil tatuársela, ¿no crees? Aunque claro, luego está el problema de que es algo para toda la vida.

Demolición por culpa de los fans

El mundo del fandom es algo muy bueno pero, a la vez, también puede convertirse en totalmente horrible. Si no que se lo digan a los encargados de construir una y otra ves la cabaña de Hagrid que, para evitar que los fans se llevasen “souvenirs” después de cada rodaje, fue demolida al finalizar las grabaciones de cada película y vuelta a construir en la siguiente.

El profesor que rejuveneció

Existe un personaje dentro del reparto que ha cambiado hasta 3 veces su estética en las películas. Se trata de Warwick Davis, que encarnó al profesor de encantamientos Flitwick. Este personaje comienza siendo un hombre enano calvo, con barba blanca y vestido con túnica académica, es decir, una estética bastante caduca. Pero, al llegar a la tercera entrega de las películas, Flitwick se convierte mágicamente en un hombre más joven, moreno y vestido con un esmoquin.

«El cambio entre La cámara secreta y el prisionero de Azkaban es la pregunta que me hacen la mayoría de los fans» comentaba Davis en una entrevista. Su personaje no apareció como tal en la tercera película, así que decidieron «colocar» a Davis como director del coro que se ve al principio de la película. Al director le gustó tanto el cambio que, en la siguiente entrega, decidió mantenerlo para representar el papel del profesor de encantamientos.

Pero la cosa no queda ahí, Warwick también fue el encargado de dar vida, con unos cuantas horas más de maquillaje, al duende cajero del banco de Gringotts en «Harry Potter y la Piedra Filosofal» y fue la voz de Griphook en esta misma película. Este actor lo abarcó todo en la saga.

14 autos destruidos para una sola escena

¿Recuerdas la escena en la que aparece por primera vez el sauce boxeador? Ron y Harry llegan volando en el coche de Arthur Weasley, aterrizando por error contra este árbol mágico que acaba golpeando una y otra vez el coche. Lo curioso de esta escena es que 14 Ford Anglias, el modelo de coche que utilizaron, fueron destruidos durante el rodaje de la escena.

Un examen de sus personajes

Durante el rodaje de las películas, el director les pidió a los tres actores principales que escribieran un ensayo sobre sus personajes. La sorpresa fue que todos resultaron tener personalidades idénticas al papel que representaban: Emma (Hermione) entregó 16 paginas, Daniel (Harry) sólo escribió una y Rupert (Ron), digamos que alegó que «Ron tampoco habría hecho los deberes».

45 horas dentro del lago negro

Una de las partes más complicadas de grabar fueron las escenas dentro del lago negro de la película «el cáliz de fuego». Daniel Radcliffe estuvo un total de 45 horas bajo el agua para poder completar todas las tomas, lo que le llevo a sufrir varias infecciones de oído.

Un accidente en el rodaje lo dejó paralítico

Esta es la anécdota más trágica de esta recopilación y, por supuesto, todos habríamos preferido que no hubiese sucedido. Como en prácticamente todas las películas del cine, las escenas de riesgo son representadas por especialistas en lugar de por los actores principales. Daniel Radcliffe contó con 2 dobles que hacían estas escenas por él.

En una de las últimas grabaciones de «las reliquias de la muerte», mientras se realizaban las pruebas de la escena en la que Harry volaba por los aires tras una explosión, David Holmes, su doble, sufrió un grave accidente. Uno de los cables que debían tirar del actor hacia atrás lo hizo demasiado fuerte, golpeándole contra una pared y dejándolo paralítico en el acto. Holmes se recuperó de ese accidente aunque la parálisis fue decisiva. A día de hoy Holmes, que siempre ha estado apoyado por sus compañeros de rodaje, ha superado todo esto y ahora es un empresario de éxito, conduce coches por circuitos y sigue en contacto con varios de sus compañeros.

FUENTE: El Output