lunes 10 de enero de 2022
Ocio verduras | Vinagre | frutas

Cómo usar el vinagre para lavar frutas y verduras

La limpieza de frutas y verduras es fundamental en todo sentido de la palabra. En esta nota verás cómo usar el vinagre para hacerlo. Se trata de una opción rápida y casera.

No te olvides de seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

3.png

Vinagre: todo lo que hay que saber para lavar frutas y verduras

La limpieza de frutas y verduras es fundamental en todo sentido de la palabra. Al comprarlas, uno nunca sabe sobre qué superficies estuvo y por qué contactos pasó antes de llegar a nuestras manos.

Además, siempre existe la posibilidad de que queden restos de contaminantes sobre las mismas, lo que le da a esta tarea un carácter de vital importancia.

4.png

Leer más► Cómo cuidar el medio ambiente desde casa

Como si fuese poco, desde que el coronavirus se extendió por todo el mundo, la necesidad de limpiar frutas y verduras se hizo aún más destacada.

Por suerte para todos, existe un método tan simple como eficaz para llevar a cabo esta tarea, y el mismo requiere de dos ingredientes sencillos: vinagre blanco y agua.

image.png

La cantidad que hay que usar de cada elemento depende sobre todo del total de frutas y verduras que haya que lavar. Sin embargo, la clave está en respetar siempre las siguientes proporciones: 1 parte de vinagre por cada 2 de agua (por ejemplo, 250 ml y 500 ml respectivamente).

Una vez que esta mezcla se encuentra lista, hay que introducir los elementos a limpiar en el recipiente y dejar que reposen durante al menos 10 minutos. Transcurrido este tiempo, retirar y enjuagar con abundante agua.

Frutas y verduras: otros productos naturales para limpiarlas

image.png

Otra opción que es eficaz para lavar estos alimentos también incluye el vinagre, aunque en combinación con el bicarbonato de sodio. Para esto, en un litro de agua hay que colocar una cucharada de cada cosa y luego introducir los productos a limpiar, dejándolos en remojo durante 1 hora.

Leer más► Mitos sobre el desastre nuclear de Chernóbil

Si se piensa en opciones simples y ecológicas, otra que hay que tener en cuenta es la de usar limón y sal. En medio litro de agua, agregar una cucharada de sal y el jugo de un limón, y luego utilizar esta preparación para limpiar los alimentos en cuestión.

2.png

En relación a esta última variante, presenta una ventaja bastante particular. ¿De qué se trata? De que no existe ninguna posibilidad de que queden restos de olores feos.

Si bien el vinagre es diluido y enjuagado con abundante agua, su aroma es tan intenso que puede que se siga sintiendo incluso una vez que se termina con la limpieza.

Por lo demás, para no correr ningún tipo de riesgos, siempre se recomienda pelar las frutas y las verduras en las cuales esta opción es posible. Además de reducir el riesgo de ingerir bacterias, se evita comer la cáscara que muchas veces absorbe agentes contaminantes.