domingo 5 de julio de 2020
Ocio | albóndigas | Receta |

Cómo hacer albóndigas de espinaca con mucho queso

Preparar albóndigas de espinaca y queso es realmente muy fácil y además no se deja de lado el buen sabor ni nutrición. Ya que es recomendable comer verduras.

Las albóndigas de espinacas forman parte de esas rápidas, sencillas y deliciosas recetas que se pueden hacer en el hogar. Esta elaboración queda perfecta para acompañar esos días en los que se desee probar algo con intenso sabor y diferente a lo usual. Para realizar estas albóndigas correctamente, lo mejor es elegir espinacas que estén completamente frescas y en su estado más óptimo. Además, es importante seleccionar una buena cantidad de las mismas, pues suelen disminuirse considerablemente durante la cocción.

¿Qué necesitamos?

Leer más► Cómo hacer papas fritas ¡pero sin aceite!

  • 2 kg de espinacas
  • 200 g de queso
  • Seis dientes de ajo
  • Dos huevos grandes
  • 50 g de harina
  • 10 g de perejil
  • Aceite de oliva extra virgen
  • Sal al gusto

Paso a paso

Leer más► Lentejas: recetas fáciles para incorporarlas en tu dieta diaria

Ponemos la manteca en una sartén y salteamos las espinacas hasta cocinarlas. Mientras le ponemos la sal, pimienta, ajo en polvo y nuez moscada para condimentare las espinacas.

Cuando las espinacas están listas agregamos la harina y revolvemos para que todo se integre y esta se cocine un poquito. Con el agua que han soltado las espinacas debería formarse una crema.

Agregamos el queso rallado y sacamos al momento del fuego. Seguimos moviendo hasta que la mezcla se compacte y quede espesa. Si te parece que esta demasiado espeso, agregar leche.

Formamos bolitas medianas. Ponemos una olla con agua a hervir. Ponemos entonces las bolitas y las vamos sacando cuando vemos que van subiendo a la superficie.

Las retiramos las albóndigas de espinaca y queso. Finalmente saltemos y espolvoreamos con el resto del queso rallado al servir.

Lo mejor de estas albóndigas es que pueden ayudar a complementar cualquier otra receta durante diferentes comidas, tales como los almuerzos, meriendas o cenas.