Los socialistas y Podemos vuelven a negociar para formar gobierno en España sin muchas esperanzas

El Partido Socialista (PSOE) del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, retomó las negociaciones con la fuerza de izquierda Unidas Podemos para formar un nuevo Ejecutivo.


Redacción Aire Digital

El Partido Socialista (PSOE) del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, retomó este martes las negociaciones con la fuerza de izquierda Unidas Podemos para formar un nuevo Ejecutivo, sin que haya indicios de que pueda producirse un desbloqueo que evite el llamado a nuevas elecciones.

Se trata de la segunda reunión negociadora entre el PSOE y UP desde que Sánchez fracasó en su primer y segundo intento de investidura a finales de julio, luego de frustrarse un acuerdo entre ambos partidos para formar una coalición.

Tras la primera reunión que tuvo lugar el jueves último, ninguno de los partidos se movió de su posición, de ahí que existan pocas esperanzas de llegar a un acuerdo, aunque nada se puede descartar.

Leer más ► Bachelet sobre el incendio en el Amazonas: “Estamos quemando nuestro futuro, literalmente”

Unidas Podemos insiste en querer formar un gobierno de coalición, mientras el PSOE pretende gobernar en solitario con apoyo externo de la fuerza de izquierda y otros partidos, a los que ofrece un “acuerdo programático”.

Sánchez pretende emular al primer ministro de Portugal, António Costa, que logró unir a la izquierda bajo el liderazgo de los socialistas.

Antes de que comience la reunión con UP en el Congreso de los Diputados de Madrid, la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, insistió hoy en que “no hay confianza” entre ambos partidos, de ahí que no pueden compartir el gobierno.

“Unidas Podemos mantiene una posición inflexible desde el primer momento”, subrayó Calvo en una entrevista televisiva.

Leer más ► La justicia británica rechazó la demanda contra la suspensión del Parlamento

Calvo dijo que solo “faltan ellos”, en referencia a UP, ya que los socialistas dan por hecho el apoyo de los nacionalistas vascos y la abstención de los independentistas catalanes de ERC (Esquerra Republicana de Catalunya).

Además, la vocera parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, dijo que su partido no iba a volver a cometer “el error” de negociación una coalición.

Por su parte, el líder de UP, Pablo Iglesias, reiteró también que “no” va a apoyar a Sánchez gratuitamente, sin entrar en el gobierno, porque las bases de su partido votaron negociar una coalición.

Los socialistas tienen tiempo hasta el 23 de septiembre para llegar a un acuerdo con UP, partido cuyo apoyo es decisivo para que Sánchez, quien ganó las elecciones de abril pero no cuenta con mayoría absoluta, pueda superar un nuevo intento de investidura como jefe del Ejecutivo en el Parlamento español.

Leer más ► Robert Mugabe: de héroe de la independencia a dictador

El líder socialista fracasó en su primer y segundo intento a finales de julio, cuando el PSOE accedió a gobernar en coalición pero no quiso ceder a Unidas Podemos los cargos que éstos reclamaban. Ahora, Sánchez dio un paso atrás, lo que dificulta el acuerdo, ya que no entrar en el gobierno supone para UP una humillación.

NOTICIAS DESTACADAS