Europa se despide de un verano con temperaturas récord que causaron miles de muertos

Europa verano calor

La racha de temperaturas que se vivió en junio y julio en países como Reino Unido, Países Bajos, Bélgica y Alemania habría sido “extremadamente improbable” sin el cambio climático, según un análisis publicado por la ONG World Weather Attribution.


Redacción Aire Digital

Con el paso de los años y el recrudecimiento de las temperaturas veraniegas, Europa vive picos de calor cada vez más altos contra los que no está preparada. Cuando ya se asoma la llegada del otoño, algunos países publicaron las cifras de muertos y afectados por las abrasadoras olas de calor que se sucedieron desde junio, y dejaron claro que estos fenómenos representan un problema para la salud pública de sus habitantes.

La cifra de muertos por la ola de calor ascendió hasta las 1.435 personas en Francia, según los cálculos del Ministerio francés de Sanidad, lo cual aumenta la tasa de mortalidad un 9,1% por arriba de lo habitual. Dos episodios de calor récord golpearon a Francia y otras partes de Europa del 24 de junio al 7 de julio, y del 21 al 27 de julio.

Europa verano calor

El Ministerio de Sanidad se mostró optimista pese a las cifras, ya que según los números publicados se registraron 15.000 muertos menos que durante la ola de calor del año 2003, aunque en aquella ocasión las temperaturas fueron más altas. Francia lo atribuyó a un exitoso sistema de prevención y una mejor concienciación por parte de los ciudadanos.

Sin embargo, las olas de calor van camino de convertirse en un nuevo visitante habitual del verano europeo, y la evidencia demuestra que gran parte del continente no está hecho para enfrentar el calor extremo. Menos del 5% de todos los hogares europeos tienen aire acondicionado, según un informe de 2017, y el transporte público puede verse afectado debido a las altas temperaturas.

Aunque Francia fue el único país en informar sobre el incremento de muertes durante el período de calor, países como Alemania y España también registraron fallecidos cuyas muertes se relacionaron directamente con las altas temperaturas.

 

Alteraciones en las competiciones deportivas

Otra de las consecuencias inesperadas del calor fue la alteración de competiciones deportivas que son tradicionales en verano. Mientras Alemania vivía uno de los días más calurosos de su historia, los corredores de Fórmula 1 del circuito de la ciudad de Hockenheim tuvieron que hacer frente a temperaturas en la pista que alcanzaron los 60 grados. Algunos pilotos expresaron en las redes sociales lo difícil que iba a ser competir sin aire acondicionado en los vehículos.

El Tour de Francia también vivió alteraciones a causa del clima. Durante la etapa 19 de la carrera ciclista, cerca de la frontera con Italia, la competición tuvo que detenerse debido a una tormenta de granizo provocada por la humedad tras la ola de calor. Ello hizo que la carretera fuera intransitable debido a inundaciones y deslizamientos de tierra.

 

 

El cambio climático

La racha de temperaturas que se vivió en junio y julio en países como Reino Unido, Países Bajos, Bélgica y Alemania habría sido “extremadamente improbable” sin el cambio climático, según un análisis publicado por la ONG World Weather Attribution, que concluyó que el calentamiento causado por los humanos es con toda probabilidad el causante de los picos de calor.

En toda Europa, la ola de calor de julio fue “mucho más extrema que cualquier otra ola de calor que hayamos visto en los últimos años”, dijo un científico de la red al medio Carbon Brief. Sin ir más lejos, la ciudad de Cambridge, en el Reino Unido, alcanzó el 25 de julio los 38,7 grados, un nuevo récord en todo el país, y Francia registró 45,9 grados, un número que también rompe esquemas.

Europa verano calor
El cambio climático en Groenlandia. Foto: Revista Time

En agosto se vivió un suave descenso de las temperaturas, pero las Naciones Unidas advirtieron que el frente cálido se dirigía a Groenlandia, lo cual podría causar daños ambientales. A la ONU le preocupa que las olas de calor que se están viviendo puedan causar un derretimiento récord de la segunda capa de hielo más grande del mundo.

Los científicos han señalado aumentos anormales de la temperatura como evidencia adicional de la desestabilización provocada por el hombre del sistema climático de la Tierra. Activistas en toda Europa han pedido apuntalar las medidas para frenar las emisiones y combatir el cambio climático.

NOTICIAS DESTACADAS