Estalló un nuevo episodio en la guerra del petróleo: ¿Cómo afecta a la Argentina?

La suba del crudo complica los planes del Gobierno de congelar por 90 días el precio doméstico de los combustibles, aunque beneficia a las exportadoras.


Por Andrea Romanos

Este lunes 16 de septiembre el mundo despertó con la noticia de un ataque con drones a instalaciones petroleras en Arabia Saudita, el mayor productor mundial de crudo. Con el ataque se interrumpió el suministro del 5% global de petróleo, mientras su precio internacional dio un salto de casi el 20%, el mayor incremento desde la Guerra del Golfo en 1991. Ante esta nueva coyuntura, ¿de qué forma se puede ver afectada la Argentina? 

En nuestro país el complejo tablero de juego hace que la situación tenga diversas lecturas. Por un lado, la suba del crudo complica las intenciones del Gobierno para congelar por 90 días el precio doméstico de los combustibles, una medida adoptada para rebajar los efectos de la inflación después de las PASO. 

Este mismo lunes se oficializó el subsidio que recibirán las empresas para compensar la suba del crudo. El Gobierno dispuso un subsidio de 116,10 pesos (2,06 dólares) por barril de petróleo entregado al mercado durante septiembre, de los que el 88% irá a las empresas productoras y el 12% a las provincias que otorgaron las concesiones, según una resolución publicada el lunes en el boletín oficial.

Pero fuentes del sector aseguran que la medida es insuficiente, especialmente tras lo sucedido en Arabia Saudita, porque los nuevos precios sólo hacen que acentuar la brecha entre el precio local y el internacional. En este contexto, el economista Diego Martínez Burzaco, de MB Inversiones, explicó a El Cronista que el mayor costo será “resolver el problema hacia el futuro”. 

Sin embargo, la suba internacional sí beneficiará a las principales empresas exportadoras, que podrán vender su petróleo más caro en el exterior. Por ejemplo, Pan American Energy (PAE) exporta el 30% de su producción de crudo pesado. El precio también será beneficioso, aunque en menor medida, para YPF. 

petroleo argentina

¿Una oportunidad para Vaca Muerta?

El ex secretario de Energía y miembro del equipo directorio de YPF, Daniel Montamat, explicó en la cadena CNN cómo algunos países productores fuera de Oriente Medio, como la Argentina o Venezuela, pueden favorecerse del aumento del precio del barril. 

“Desde el conflicto de la guerra árabe-israelí, la guerra de Irán a Irak, la invasión de Kuwait”, todas ellas “zonas calientes”, cualquier abrupto hace que se revaloricen “aquellas reservas que están estratégicamente ubicadas fuera de esa zona”, señaló el exfuncionario.

Gendarmería Nacional quedó a cargo de la seguridad en el área del yacimiento de Vaca Muerta

El Ministerio de Seguridad de la Nación informó la extensión de la jurisdicción de la Gendarmería Nacional en las tareas de seguridad en la formación geológica de Vaca Muerta.

En ese sentido, apuntó a la reserva patagónica de Vaca Muerta como un lugar de gran potencial. Pero en el contexto del congelamiento que instauró el Gobierno, advirtió que su explotación no está libre de complicaciones: “Vaca Muerta ya está en desarrollo, pero necesita muchísimas más inversiones, que son sensibles a establecer los precios en función a la referencia internacional”.

 

Los países que más dependen de petróleo de Oriente Medio

Tras el ataque, Donald Trump contribuyó a reducir la escalada del precio del crudo autorizando a utilizar el petróleo almacenado en la Reserva Estratégica de Petróleo de Estados Unidos, el mayor depósito de crudo para situaciones de emergencia que existe en el mundo, aunque puntualizó que todavía es pronto para saber si recurrirán a ella.

Estados Unidos, por su parte, continúa creciendo en términos de producción está encaminado a convertirse en 2023 en un país autosuficiente en materia petrolífera, según se desprende de un reciente documento sobre el mercado petrolero divulgado por la Agencia Internacional de la Energía (IEA). Por tanto, ya no le afecta de la misma manera una situación como esta. Sin embargo, ¿qué países podrían sufrir más con la nueva coyuntura? 

 

En estos momentos, China es el principal importador de petróleo mundial, ya que adquiere alrededor de 10 millones de barriles por día, con lo cual la suba de precios podría perjudicarle bastante. Sin duda, Europa es otra pata importante en la cuestión, ya que el continente es enormemente dependiente del petróleo del Medio Oriente. 

En Asia, países como Japón, Corea e India confían y dependen en gran medida en los suministros que proporciona esta región.

NOTICIAS DESTACADAS