España envió un buque militar para rescatar a los migrantes del Open Arms

España open arms

La situación a bordo del buque humanitario sigue deteriorándose. Para la ONG, la respuesta del gobierno español “llega demasiado tarde”


Redacción Aire Digital

El Gobierno español decidió mandar a las costas de la isla de Lampedusa (Italia) un buque de la Armada para trasladar al centenar de migrantes que se encuentran a bordo del barco Open Arms. El buque Audaz partió a las 17.00 horas (12.00 en la Argentina) desde la base naval de Rota, en Cádiz, para trasladar a los pasajeros hasta un puerto donde puedan desembarcar de forma segura.

“Tras analizar distintas opciones el Gobierno de España, de acuerdo a las recomendaciones logísticas de la Armada, considera que ésta es la más adecuada y la que permitirá resolver esta misma semana la emergencia humanitaria que se vive a bordo” del buque de la ONG española, anunció el ejecutivo en un comunicado.

A bordo del Audaz viajará también una delegación de médicos y psicólogos que atenderán a los migrantes en la travesía hasta el puerto español de Palma de Mallorca. Se estima que el viaje del buque, desde Rota, hasta el Open Arms, en Lampedusa, demorará unos tres días, ya que la distancia entre ambos es de 1.012 millas náuticas (1.875 kilómetros).

El Audaz, uno de los seis Buques de Acción Marítima (BAM) con que cuenta la Armada española, tiene más del doble de tamaño que el Open Arms y cuenta con una mejor infraestructura para trasladar a los migrantes rescatados por la ONG.

 

Una respuesta tardía

Mientras, la situación a bordo del buque humanitario sigue deteriorándose. Según informó la ONG, a lo largo del día de hoy diversos migrantes continuaron lanzándose al mar para tratar de alcanzar tierra, mientras los propios guardavidas de a bordo y la guardia costera italiana intentaban rescatarlos.

Para Open Arms, la respuesta de España llega demasiado tarde. “Hemos estado 18 días esperando una solución y ahora nos encontramos con que casualmente el Gobierno español y el italiano se ponen de acuerdo en comunicarnos a la vez que lo mejor es ir a España y que España ofrece sus puertos y la Guardia Costera sus barcos para escoltarnos. Me parece surrealista”, declaró esta mañana en una entrevista el fundador de la organización.

 

Desde el barco, insisten en que “la situación es insostenible” y “se complica cada minuto”. “Estamos al límite y tememos por la seguridad de los migrantes y la nuestra propia. A bordo se viven escenas de mucha tensión que llevan a confrontaciones que no siempre podemos controlar”, declararon los tripulantes. Durante esta madrugada, ocho personas fueron evacuadas para recibir “asistencia médica urgente”.

 

El papel de Italia

Por su parte el Gobierno italiano, con el Ministro del Interior Matteo Salvini, líder del partido ultraderechista Liga Norte, no habilitó el desembarco del barco en ninguno de sus puertos a pesar de que el 14 de agosto un tribunal italiano habilitó la entrada del Open Arms a aguas italianas y autorizó el desembarco. 

En la tarde del martes, cuando el buque español ya se encontraba de camino hacia Lampedusa, la Fiscalía de Agrigento (Sicilia) ordenó que el buque humanitario sea incautado y se proceda al desembarco de los rescatados, según informaron los medios italianos.

NOTICIAS DESTACADAS